HUERTA EN CASA: tipos de siembra .


¿Qué y cuándo  sembrar? 
Para saberlo, debemos buscar en el calendario de siembras acorde a nuestra región para saber qué plantas pueden crecer en la temporada. El calendario está dividido en siembras de primavera-verano y siembras de otoño-invierno. Debemos aprovechar el momento adecuado para las siembras ya que sembrar a destiempo dificulta el buen desarrollo de las plantas.




La influencia de cada fase lunar en el cultivo de hortalizas es la siguiente:
Cuarto creciente
La disponibilidad de luz lunar va en aumento y las plantas tienen un crecimiento balanceado, en el que se favorece el crecimiento de follaje y raíz.
imagen prohuertaEn este período dentro del suelo se producen grandes movimientos de agua que afectan su disponibilidad para las raíces. Al haber mayor disponibilidad de agua en el suelo, las semillas tendrán la oportunidad de absorber agua más rápidamente y germinar en el tiempo previsto, siempre y cuando las condiciones climáticas y del suelo sean favorables.
Esa es la razón por la cual las semillas de germinación rápida (hortalizas) que se siembran dos o tres días antes o a inicios de esta fase germinan más rápidas y en forma más homogénea que aquellas que se siembran en otros períodos.
Luna llena
En esta fase sigue aumentando la luz lunar y hay poco crecimiento de raíces, pero mucho crecimiento del follaje.
Las plantas cuentan con una mayor cantidad y movimiento interno de agua y savia. En el caso de propagar a través de estacas y esquejes (trozos de tallo) que se utilizan para la propagación vegetativa, no es conveniente cortarlas en esta fase, pues al haber mucha agua dentro de ellas las hormonas que promueven el enraizamiento (auxinas) estarán muy diluidas y no ayudarán a estimular la emisión de raíces. Además, el agua que está dentro de las estacas tenderá a salir, provocando con ello su rápida deshidratación.
Cuando se hace el trasplante en este período las plantas tienden a crecer rápido y a producir mucho follaje.
Cuarto menguante
En esta fase la intensidad de los rayos lunares empiezan a disminuir.
Este es un buen período para el trasplante y se ha visto un crecimiento rápido y vigoroso de raíces. Al existir poca cantidad de luz el crecimiento del follaje es lento, razón por la cual la planta puede emplear buena parte de su energía en el crecimiento de su sistema radicular. Con su raíz vigorosa y bien formada, la planta puede obtener nutrientes y agua suficientes para un crecimiento exitoso.
Luna nueva
En esta fase la intensidad de los rayos lunares continúan disminuyendo hasta niveles más bajos.
En esta fase se ha observado un lento crecimiento del sistema radicular y del follaje. Al parecer este es un período de poco o muy poco crecimiento, como de reposo, en donde las plantas se pueden adaptar fácilmente al medio sin sufrir ningún daño.
Muchos agricultores prefieren realizar sus labores agrícolas en este período de reposo, porque consideran que las plantas pueden adaptarse con mayor facilidad a los cambios y prepararse para el siguiente período (Luna Nueva a cuarto creciente) en el que se espera un crecimiento balanceado de las plantas. Las labores realizadas son aporques, deshierbos, podas, desahíjes, tutorados, abonamientos, etc.



ESTOS SON CALENDARIOS DE HUERTA PARA EL HEMISFERIO SUR (INTA-ARGENTINA) 
PARA EL HEMISFERIO NORTE SERÁN LOS MESES OPUESTOS.


Qué es un Almácigo o almaciguera?

Es un lugar transitorio destinado para la producción de plantas delicadas donde el suelo debe tener una preparación especial. Es el lugar de la huerta que tiene las mejores condiciones de suelo, clima (protecciones) y mayor control (riego, plagas, etc.). Se pueden realizar en la tierra en lugares especiales, (almácigos) o en cajón (almacigueras).

Porqué hacemos los almácigos?

  1. Porque con semillas chicas es difícil manejar la distancia adecuada de siembra.
  2. Porque se ahorra semilla.
  3. Porque podemos realizar un mejor cuidado de las plantas, tanto cultural, como control de plagas y enfermedades.
  4. Porque podemos controlar las condiciones ambientales y sembrar con anticipación a su época (cultivos de primor).
  5. Porque nos permite seleccionar los plantines mejores cuando vamos a realizar el trasplante al lugar definitivo.

Especies en las que se utiliza la siembra en almácigos o almacigueras.

Achicoria, berenjena, cebolla, puerro, espárrago, tomate, morrón, lechuga, repollo, coliflor, repollito de bruselas, brócoli, tomillo, orégano.





Siembra del almácigo: Se puede realizar de 2 maneras:

  1. Siembra al voleo donde se trata de poner las semillas cubriendo toda la superficie del almácigo de la manera más homogénea posible y no muy densa.
  2. Siembra en líneas, nos ayuda a ahorrar semillas, controlar mejor las malezas y obtener plantas más vigorosas.

Cómo preparamos una almaciguera?

  1. Preparamos un «sustrato» (tierra preparada): una parte de tierra buena zarandeada, una parte de arena  y una parte de compost o humus de lombriz (abono orgánico), todo homogéneamente mezclado.
  2. Conseguimos un recipiente adecuado  con una altura de 12 cm aproximadamente, la cual debe contar con orificios de drenaje.
  3. Disponemos de semilla de buena calidad.
  4. Alisamos la tierra con la palma de la mano.
  5. Regamos abundantemente con lluvia fina (NO INUNDAR).
  6. Sembramos las semillas que están indicadas para hacer almácigo en líneas distanciadas entre filas a 8 - 10 cm haciendo los surquitos poco profundos con el dedo o una tabla.
  7. Tapamos con la misma tierra preparada, lo suficiente. (No más de 2 veces y medio el diámetro de la semilla).
  8. Apisonamos suavemente con la mano, la superficie de la tierra.
  9. Regamos con lluvia fina abundante.
  10. Anotamos en un cartelito o en el cajón, la fecha de siembra y la especie sembrada.
  11. Colocamos en un lugar donde se pueda controlar continuamente la iluminación, la humedad, los cambios de temperatura y lejos de animales domésticos (perros, gatos, gallinas, etc.).
  12. Cuando los plantines tengan 4 a 6 hojas o 10 cm están prontos para trasplantar al lugar definitivo.
Preparar un almácigo en tierra, lleva el mismo procedimiento, lo que varía es que se hace al aire libre como si fuera un tablón pequeño, y no en un recipiente. Se usa principalmente para cebolla, puerro y espárrago.


SIEMBRA DIRECTA


Podemos realizar varios tipos de siembra directa:

  1. Al voleo. Este sistema sirve para el caso del perejil pero en otros casos no es conveniente pues se gasta mucha semilla, son dificultosos los trabajos culturales y hay una gran competencia entre plantas.
  2. En líneas. Este sistema es el más adecuado pues nos permite ahorrar semilla, poder realizar los trabajos culturales con comodidad así como los controles sanitarios y después de realizados los raleos correspondientes, lograr muy buen desarrollo de las plantas. Hay 2 métodos:
    1. siembra de asiento en líneas a chorrillo es el caso de aquellas plantas que acepten el trasplante (ej. lechuga) o que la semilla sea muy barata y nos permite realizar el raleo, trasplantando el sobrante en otro lugar o desecharlo. (Como si fuera un chorro de agua continuo).
    2. el segundo método es la siembra de asiento en líneas a golpes, siendo el caso más común de siembra directa, donde no solamente se tiene en cuenta la distancia entre líneas sino también entre plantas. (Se usa en acelga, espinaca, remolacha, haba, arveja, ya que la semilla es grande).
  3. En camellones. Este sistema es poco utilizado en la huerta familiar, pero es muy utilizado en la huerta comercial donde se plantan diferentes hortalizas sobre estos camellones o caballetes (Ej. papa, plantines de boniato, etc.).
  4. En casillas. Este sistema se utiliza fundamentalmente para las cucurbitáceas (zapallos, zapallitos, melón, sandía, etc) Consiste en tener una superficie de tierra preparada en línea y a una distancia que varía según la variedad entre 0,5 m a 1,50 m entre plantas y entre líneas. Se hacen unos montículos donde se ponen las semillas denominándose a esta formación «casillas».
Cuando se realiza la siembra directa, la tierra debe estar bien preparada, suelta, mullida (sin terrones grandes) pareja y húmeda.
Si la preparación del suelo es buena, mejores serán los resultados.





Profundidad de siembra:

Para cualquier sistema de siembra que utilicemos debemos recordar que las semillas NO se deben tapar más que 2 veces y 1/2 el diámetro menor de la misma para que puedan emerger con fuerza y desarrollarse de la mejor manera posible.

Cómo preparamos un cantero o tablón tradicional?

  1. Marcamos el ancho y el largo de los canteros con estacas y con piola de pescar (chaura). El ancho entre 0.80 a 1.50 m y el largo acorde a las posibilidades.
  2. Limpiamos con rastrillo y azada toda la superficie del cantero (eliminando malezas, piedras, vidrios, etc.).
  3. Con la pala de dientes damos vuelta la tierra, sacamos las raíces de todas las malezas («yuyos») y deshacemos los terrones grandes.
  4. Con el rastrillo arreglamos los bordes guiándose por la piola colocada, la cual le da la línea y la altura al cantero. Posteriormente afinamos la superficie dejándola en verano lo más plana posible (retiene más humedad) y en invierno redondeada (escurre el exceso de agua del cantero).
  5. Agregamos en la superficie abono orgánico, a razón de un balde por metro cuadrado (compost, humus de lombriz, etc.).
  6. El cantero está pronto para su uso.

Cómo hacemos un Cantero Alto o Cama Alta?

Se recomienda realizar este tipo de cantero, para realizar una mejora intensiva del suelo aunque su realización lleva más horas de trabajo que el cantero convencional.
  1. Realizamos los trabajos indicados igual al cantero convencional.
  2. Comenzamos haciendo una zanja de 30 cm de ancho por 30 cm de profundidad en la cabecera del cantero (ancho) trasladando esa tierra a la otra cabecera, depositándolo fuera del cantero.
  3. Con la pala de dientes se perfora todo el fondo de la zanja sin trasladar la tierra.
  4. Llenamos totalmente la zanja con material seco (pasto, hojas, fardos viejos, etc.) pisándolo para dejarlo más compacto.
  5. Paralela y pegada a la primera zanja se hace otra, poniendo los panes de tierra sobre el material vegetal seco, tratando de no darlos vuelta.
  6. Ahí nos queda la segunda zanja hecha, en la cual realizamos la misma operativa que en la primera.
  7. Este trabajo lo reiteraremos hasta el final del cantero, llenando la última zanja con la tierra que trasladamos de la primera zanja que realizamos y dejamos en esa cabecera.
  8. Agregamos en la superficie abono orgánico, a razón de un balde por metro cuadrado (compost, humus de lombriz, etc.).
  9. El cantero está pronto para su uso.

Especies que no se utiliza el almacigo y se siembran directo.

Todas las cucurbitáceas (melón, sandía, pepino, zapallo, zapallito, etc.) en cultivos de hoja: acelga y espinaca y en cultivos de raíz: remolacha, zanahoria, nabo, etc.

Cómo sembramos directamente en los canteros?

  1. Realizamos las siembras directas o trasplantes a las distancias entre surcos y entre plantas recomendadas en los «Calendarios Hortícolas».
  2. Debemos hacer los surcos en los canteros que preparamos para plantar o trasplantar de Norte a Sur aprovechando mejor el Sol.
  3. Al realizar una siembra directa mojamos el fondo del surco antes de poner las semillas (para que estas inmediatamente de plantadas reciban humedad y la germinación sea homogénea).
  4. Tapamos con tierra suelta no más de 2 veces y media el diámetro de la semilla, apretando suavemente los surcos con la mano.
  5. Regamos.

Cómo Trasplantamos?

  1. Al hacer un trasplante, utilizamos un plantador, realizando los pozos más profundos de lo necesario.
  2. Sacamos la planta del almácigo cuidadosamente.
  3. Introducimos la planta hasta el fondo del pozo y luego la levantamos ligeramente para que las raíces queden bien ubicadas en el mismo.
  4. Con la ayuda del plantador, paralelo al pozo (a 2 o 3 cm) donde trasplantamos, hacemos otro presionando lateralmente para que la raíz quede prensada y no queden bolsones de aire.
  5. Regamos el pozo y luego tapamos con tierra.
  6. Los próximos 7 días después del trasplante son los más importantes para nuestras plantas, por lo cual debemos protegerlas del sol (colocar media sombra de malla, pasto seco, ramas u otros) sin destrozarlas, debiéndose mantener el suelo con buena humedad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario