Profeta argentino: Benjamin Solari Parravicini.





Bautizado por Fabio Zerpa como el Nostradamus argentino, nació el 8 de agosto de 1898. Ya desde su niñez decía que hablaba con ángeles, hadas y duendes.

 Su padre era psiquiatra y preocupado por los amigos invisibles de su hijo, lo sometió a intensivos análisis médicos que no demostraron que tuviera enfermedad alguna.

 Por entonces el pequeño Benjamín preanunciaba una "guerra que estallaría en el 14" la Primera Guerra Mundial, que sería su primera predicción. Benjamín era el hermano díscolo de una familia muy acomodada: bohemio , mujeriego, amante de la noche y las copas, llevaba una vida disipada e irresponsable hasta que, a los 32 años, según narra Justino, su hermano menor, una noche se le manifestó violentamente la aparición de una fuerza extraña.

 Recibió hasta la mañana siguiente mensajes dictados por esa fuerza que transcribía desprolijamente en hojas de papel. Benjamín se despertaba en medio de la noche luego de una pesadilla y se ponía a escribir sin tener real conciencia de lo que hacía. Luego apagaba la luz y seguía durmiendo.

A partir de ese momento empieza a escribir lo que "le dictaban". Muchas de esas hojas las rompió por no comprender su contenido, hasta que vio que algunos de esos escritos, eran profecías que se cumplían. Su mayor producción de profecías va desde los años '30 a los años '50.

 En ellas esboza lo que va a ocurrir después. Con un perfil muy bajo, decía que tenía una misión que cumplir y ayudaba desinteresedamente a quien lo necesitaba.


 ALGUNOS DE SUS DIBUJOS(año 1935 ):





En el final de los tiempos, el hombre vivirá el vértigo de una civilización desatada en puerilidades que le arrastran a la destrucción. El nada verá. Despreciará a todo lo que la ciencia investigue, demuestre la técnica, hable el estudioso, el artista inspirado y hasta el monástico meditativo y humilde, observador del Alto, que asegurará saber y comprender el advenimiento del cambio. Porque el cambio en la tierra. ¡Ya es!





¡La hora del cambio ya es! El hombre, muy a la ligera, lo admite, tanto como para no quedar rezagado ante el semejante, él que a su vez hará exactamente lo mismo, para no confesar su tácita incredulidad. Y su incapacidad nula.







El "Joven Nuevo", realidad de la hora, el que se abandona por ignorar y temer el mañana que le espera, el que proclama poseer sabiduría y se entrega a desnaturalizar todo; incluso su físico y a emitir canciones tal vez sin conceptos. Ese joven habla de mundos habitados, de seres en ellos con superior cultura, mas lo hace por exotismo y sin interés alguno. El "Joven Nuevo" busca en la búsqueda de un dios imaginado por él, dentro del absurdo, dentro de omnubiladas conjeturas que no siente, más impacta. Vive "el joven Nuevo" en rebeldía ... ¡No verdad!






Ciencia: portas a la bacteria en detrimento humano. ¿Qué hace tu saber? Comprende y entiende, la bacteria será por ti lanzada, en terrible guerra mas recuerda, ella en anticipo terminará contigo. Llegan pestes, para tu conocer. ¡Desconocidas!





Científico : ¿Qué llevas en las manos ? En verdad tú comprendes que algo comprendes, mas entiende que de lo poco que conoces llevas un mucho de peligro, al parecer eres audaz, mas no lo eres. Aprende, observa y medita. Detén ya tu insensato correr tras el átomo ¡Aún resta un tiempo¡ La muerte es contigo y... será muerte. ¡Evítalo!






El sacerdote egipcio, que conoció la alta matemática de los asteroides -que contribuyó a la construcción de las pirámides, fue él cuidadosamente dirigido por los astronavegos azules, los que con devota dedicación enseñaron al sacerdote los secretos de las aristas. Ellos alzaron y pulieron las enormes piedras de las Pirámides. Ellos iniciaron la medida y la relatividad en ¡la quinta dimensión!






El hombre se apresta a visitar cercanos planetas. Es él ya dueño de naves aún no definidas, mas sí en proyectos. El llegará... sin llegar. Verá sin ver, dirá sin decir, regresará sin regresar. Será y no será. ¡Porque aún no es la hora! (ya hay naves que llegan con humanos a otros planetas pero la "ciencia" no lo revela).






Naves interplanetarias no visibles a la retina humana, llegarán a la tierra. Habitarán América en el extremo Sud. Allí recogerán materiales para socorrer al Mundo en el hambre y en el cataclismos de fuegos. Portarán sangre humana a sus laboratorios satélites para elaborarla artificialmente. ¡Proveerán la hemoglobina!




2 comentarios:

  1. De las Imágenes Históricas de Benjamín Solari Parravicini, Conocemos Algo. Pero Esás que Aquí Editan, No Nos Resultan Muy Familiares. Confiamos En Su Veracidad, el Trazo Es Semejante. Mas No Desconocéis, que Precisamente Ahora, cuando Todo Está Renovándose, Es Momento en que Se Siembran Intencionadas Cantidades Enormes de Polvo Inocuo, para Tapar las Novedades que Aparecen. Casi Siempre Ha Sido Así, para Desgracia de la Humanidad y el Individuo. Gracias por Vuestra Labor. Gabriel Celeste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son dibujos que no se han publicado anteriormente y que hace unos pocos años han sido dados a conocer.Comprendo lo que tú dices ,ya que todo se falsea y desvirtúa.Saludos.

      Eliminar