"Terapia de Parejas".



imagen de tripsandhotels


Cuando uno no quiere, dos no se pelean. Eres responsable, en parte, del comportamiento de tu pareja y puedes influir en él. Si no deseas tener una discusión, puedes evitarla.

Veamos dos estrategias a seguir cuando tu pareja hace algo que te molesta seriamente.

Puedes intentar preferentemente la primera y, cuando no de resultado, la segunda.
Relajación. Contar hasta 10 antes de contestar y pensar en lo que vas a decir. Después exprésale como te sientes y señala como te gustaría que se comportase.

Relajación. Contar hasta 10 antes de contestar y pensar en lo que vas a decir o hacer. Después usar el tiempo fuera diciéndole "me voy hasta que estés (o estemos) más tranquilos".


No puedes no-comunicarte, siempre estamos comunicando algo con nuestra conducta. Por ejemplo, si llegas a casa y sin saludar te sientas a leer, estás comunicando enfado, indiferencia. Hay que cuidar la comunicación no-verbal tanto o más que la verbal.

Recuerda que la buena comunicación es aquella que permite que el otro perciba lo que queremos comunicarle.

Especifica lo que te gusta y lo que te desagrada de la conducta de tu pareja, poniendo el énfasis en lo que te agrada. Pon ejemplos concretos.

Haz peticiones pero no exijas. Las peticiones muestran respeto por el otro y así es más fácil que el otro quiera colaborar.

Haz preguntas y sugerencias, no acusaciones. Las acusaciones ponen a la gente a la defensiva y raramente ayudan a encontrar soluciones.

No adivines el pensamiento al otro, es mejor que le preguntes.





imagen de psicología costa rica






Habla de su comportamiento, no de lo que es. El objetivo es cambiar conductas y poner etiquetas negativas dificulta la comunicación. Céntrate en el tema del que estáis tratando.

Plantea problemas, no lo acumules; porque si no los vas afrontando, el resentimiento te hará explotar en el momento menos oportuno.

Escucha al otro cuando habla. No lo interrumpas.

Acepta tus fallos o tus responsabilidades. No presentes contraquejas cuando te las planteen. Recuerda que tienes derecho a cometer errores o a tener limitaciones.

Ofrece soluciones. Trata de llegar a un acuerdo.

Pregunta al otro qué ha entendido, por si fuese necesario explicar con más claridad.

Haz ver al otro que le has entendido, resumiendo a tu manera el contenido de sus mensajes y peticiones.

Evita:

Hacer críticas o comentarios negativos y utilizar el sarcasmo o la ironía.



Pregúntale qué puedes hacer para mejorar las cosas.

Expresa tus satisfacción por las cosas que ha hecho tu pareja, que te agradan.

Interésate por sus actividades

Céntrate en lo actual y no saques a relucir cosas pasadas.

Busca un ambiente facilitador y apropiado para hablar de cosas que suelen ser conflictivas, con tranquilidad e intimidad; con bebida, música.

Sorprende a tu pareja de vez en cuando con algo agradable, comprándole algo que le guste, etc.

No te sientas obligado a contarle todo. No le digas verdades que pueden hacerle daño sobre cosas que ya no pueden cambiarse y que se sentirá mejor si las ignora.





Del libro de Costa y Serrat "Terapia de Parejas"


http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/



No hay comentarios:

Publicar un comentario