FASES DE LA LUNA , COMO USARLAS POSITIVAMENTE.






Desde los comienzos de la humanidad se han realizado rituales religiosos y esotéricos al astro satélite de la Tierra. Los mismos iban de acuerdo al desarrollo de sus fases. En la actualidad se sigue haciendo pues, de acuerdo a estudios y estadísticas, la Luna ejerce una influencia muy fuerte sobre la Tierra y por ende en sus ocupantes. En su ciclo de 27,53 días atraviesa 4 fases que son: Luna Nueva, Cuarto Creciente, Luna Llena y Cuarto Menguante. Según se ha podido comprobar, de acuerdo a su fase es cómo influye positiva o negativamente en los seres vivos.

En la antigüedad, la mayoría de las culturas asoció a la Luna con el sentido femenino de la naturaleza, la procreación, la fertilidad, el ocultismo, las emociones, instituciones y el misterio. Al observarla y comprobar sus efectos los antiguos le prodigaron todo tipo de rituales y veneración. Aún hoy se acepta y respeta su influencia comprobada en la formación de las mareas, las plantaciones y los nacimientos de animales y personas. Para los agricultores y pescadores el calendario lunar cobra mucha importancia y es su guía. Las creencias populares indican que los agricultores siembran en cuarto creciente o menguante, no realizan ninguna tarea en luna llena ni cosechan en cuarto creciente.

Así mismo, estudios publicados nos dicen que los días de Luna Llena y Luna Nueva son los mejores para la pesca. En lo que se refiere a la salud, es sabido que los tratamientos que se inician en cuarto menguante dan mejores resultados, igual con las dietas ya que favorecen a la desintoxicación del organismo. Es una fase ideal para las intervenciones quirúrgicas de cáncer porque disminuye su avance. Los ataques de epilepsia se han asociado, durante siglos, a la influencia de la luna llena, como así también las hemorragias. En cuanto a los nacimientos, la creencia popular primero y las estadísticas después, indican que los partos se incrementan en forma muy notoria en luna llena.

Se ha comprobado que en la luna llena existe mayor agresividad en los hombres y alteración en el sistema nervioso de las mujeres; así mismo se dice que incrementa el apetito sexual, sobre todo en los hombres. Como predispone a la discusión hay que tener cuidado, pues induce a las rupturas en las relaciones y como es muy fuerte su efecto puede que no haya reconciliación después. Si analizamos los hechos cotidianos o las noticias que recibimos de los medios de comunicación respecto de accidentes y tragedias comprobaremos que en luna llena se intensifican y con resultados a veces desastrosos. Los asesinatos de personas suelen ser crueles y alevosos en esta fase, de ahí el consejo de evitar las discusiones que terminarían en violencia.

Para iniciar tratamientos para eliminar las adicciones, nada mejor que elegir la influencia del cuarto menguante. Debemos llevar este consejo a los familiares de alcohólicos, fumadores o adictos a juegos de azar. Tengamos presente, además, que estos vicios se incrementarán en las personas en luna llena, lo que deberemos tener en cuenta para ayudar a nuestros seres queridos con estos problemas, que requieren de terapias persistentes y mucho amor en el entorno del adicto. Cuando se manifiesta la Madre Naturaleza en la luna llena, lo hace con furia y agresividad y sus efectos a veces se tornan en grandes catástrofes, mientras en cuarto menguante su magnitud disminuye. Es fácil comprobarlo.

También se le adjudica a la luna llena el mejor momento para apostar a la suerte, realizarles rituales para pedirle dinero o para transacciones inmobiliarias (compra y venta de propiedades). La luna nueva aporta ayuda en rituales por trabajo y dinero. La luna llena es propicia para los encuentros pasionales con un sexo exacerbado, no así en la luna nueva. Para lograr embarazos, lo más indicado es el cuarto menguante en que la mujer tiene mayor ovulación y el hombre mejores eyaculaciones. La influencia de la luna sobre la Tierra es objeto de constantes estudios, desde tiempos remotos y más aún en la actualidad, originando debates, teorías y estadísticas que hablan se sus efectos.

La astrología, desde sus comienzos, ha aportado un sin número de conocimientos en la base a encuentros, estudios y estadísticas que indican que incide directamente sobre el comportamiento humano y que su efecto es más marcado cuando pasa por determinado signo o los afines de su elemento. Por ejemplo la luna en Libra, signo regido por Venus el Planeta del amor, predispone a las personas de Libra, Géminis y Acuario, principalmente a la armonía, la belleza y el amor, pero en general las personas tienden a ser más condescendientes, comprensivas y cariñosas con esta luna. Una lunación el Sagitario nos predispone a la aventura y la diversión. La que tiene que ver con Piscis a la nostalgia, hipersensibilidad, melancolía y hace que nuestras tareas se retrasen, es una luna lenta y romántica.

Para organizarnos nada mejor que la luna en Capricornio, la que nos otorga agilidad y lógica mental. Con la luna en Acuario se favorecen las emociones y con la luna en Escorpio se incentiva la intuición y el deseo de sexo que se incrementa si hay luna llena. A través de estudios astrológicos se ha podido analizar los comportamientos del hombre a través de los siglos y determinado que el Satélite de la Tierra, que dista 270.000 millas ejerce una influencia poderosísima, digna de tener en cuenta para llevar a cabo proyectos importantes en todos los niveles y estamentos, y para evitar males mayores, cuando su efecto es mayor como el de la luna llena por ejemplo. A tenerlo en cuenta. 


http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario