EL ORIGEN DE LA BARAJA ESPAÑOLA.

El origen de la baraja es-300x230


Las cartas de la baraja española se originaron, al igual que otros mazos europeos, de las antiguas Cartas de Tarot que, se piensa, provienen del Antiguo Egipto, aunque no se sabe cuál es su verdadero origen.

Comenzaron a usarse durante la Edad Media y hubo varios mazos famosos en el Renacimiento. Con el transcurso del tiempo, fueron sufriendo distintas transformaciones. Por ejemplo, la baraja italiana se  dividió en palos, que representaban a las distintas clases sociales. La española perdió los arcanos mayores, las reinas y el diez, además de imponer el uso de las 40 cartas en su mazo clásico.
Esta baraja española se divulgó rápidamente entre la gente y terminó siendo una de las preferidas. Como medio de adivinación, si bien esta baraja no resulta tan completa como la antigua de Tarot, resulta  particularmente efectiva para describir personas, características físicas y situaciones cotidianas del futuro inmediato del consultante.
La baraja española, como medio de adivinación, se difundió especialmente entre los gitanos. Desde el punto de vista esotérico, las cartas trabajan fundamentalmente con dos símbolos básicos: los números y los gráficos. Los números tienen gran importancia, porque su significado despierta profundos mensajes en el inconsciente de la persona que utiliza las cartas.

Oros:
Símbolo: La carta más favorable de la baraja. Señala triunfo en el amor y en otros ámbitos. También, éxito material, ganancias, dinero, logro de objetivos, solución a problemas pasados y buena salud. Representa el triunfo de la voluntad sobre la realidad. El consultante tiene iniciativas y poder.
Plano afectivo: Éxitos románticos, noviazgo, casamiento, hijos.
Al revés: Favorece más el plano sentimental que el material. Éxito en el amor, compromiso, seducción, magnetismo. En su faz negativa, falta de energía para llevar a cabo las metas. Necesidad de apoyo y comprensión.

Copas:
Símbolo: Estabilidad general, sensación de protección y armonía familiar. Representa el hogar, el medio ambiente. Problemas familiares que se resuelven. Alegría, seguridad personal, festejos. Buen momento para invertir en bienes raíces, decorar la casa o mudarse.
Plano afectivo: Ilusiones en el amor. Describe la relación del consultante con su familia o entorno.
Al revés: Desorden y despreocupación general, en especial, por el estado de la casa o por problemas familiares. Tendencia a la irresponsabilidad y a la superficialidad. Desprotección; inestabilidad emocional, confusión.

Espadas:
Símbolo: Carta desfavorable, su aparición señala una crisis o un problema importante. Cuando la carta aparece con la punta de la espada hacia arriba, es maléfica y expresa traición, ruina, corte, pelea. La persona debe defenderse o atacar. Crisis nerviosa, tensión. Mala relación del consultante con su entorno; injusticias, dolor, frustración.
Plano afectivo: Incoherencia, inmadurez.
Al revés: Es menos peligrosa que al derecho. Represión, indefensión. Dolor, rencor, deseos de venganza, falta de vitalidad. Situación del pasado que se debe resolver. Debe expresar sus sentimientos.

Bastos:
Símbolo: Voluntad del consultante para hacer frente a los problemas. Al derecho, es más negativa.
Discusión, tensión o preocupación. Circunstancias que escapan al control del consultante. Lo positivo: usted es fuerte, tiene energía. Es necesario reflexionar y hacer consciente emociones negativas. Cuidado con los celos.
Plano afectivo: Necesidad de ser amado, celos, posesividad.
Al revés: Al revés es menos negativa. La preocupación o las exigencias limitan la voluntad. Hay fortaleza física, pero falta motivación. Depresión y aislamiento. Falta de ayuda.


fuente: Revista Predicciones.

 


Gracias por leer, comentar y compartir las notas.

Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario