INFORME ASTRO-ENERGIA 2015


El 2015 se caracteriza por una energía marcadamente diferente a la ‘norma’ de los tres años pasados. La cuadratura Urano/Plutón que comenzó en el 2012 concluye en el 2015, habiéndose hecho presente despiadadamente para muchos de nosotros. Las vidas se han puesto de cabeza, las perspectivas han cambiado para siempre, las circunstancias se han reconfigurado y ahora son irreconocibles. Hemos perdido cosas, personas y lugares sin los cuales pensábamos que no podíamos vivir y descubrimos nuevas formas de ser que pensábamos nunca serían posibles. Algunos lo han sentido más profundamente que otros. Algunos en formas asombrosamente positivas. Otras han enfrentado devastación. En términos muy básicos Urano es cambio indetenible y abrupto y Plutón es poder destructor/creador. Cuando ambos trabajan de conjunto podemos garantizar el shock y las sorpresas, al igual que el renacimiento desde las cenizas de la destrucción y la posibilidad de una nueva vida si nos enfrentamos al desafío y nos aferramos a remontar las olas viendo hasta donde nos llevan hasta lograr finalmente un descanso.

En la primera mitad del 2015 muchos descubrirán donde se encuentran ahora después de muchos meses de lucha para mantener la cabeza fuera del agua. ¡De nuevo tierra y luz para ver el terreno! Será tentador mirar atrás a todo lo sucedido y reflexionar respecto a las circunstancias que nos han permitido llegar hasta aquí. La reflexión está bien, pero regodearse en la nostalgia o la melancolía por cosas pasadas debe evitarse porque hay mucho que hacer. Lo que se ha ido se ha ido y aunque estemos todavía involucrados en el proceso de ajuste, o la tristeza y la sanación de las heridas pasadas, es importante que seamos conscientes de lo que hacemos con nuestra atención, adonde permitimos que se enfoque y por qué. El futuro espera y el presente está pleno de potencial. Dedicar mucha energía al pasado en formas que nos alejen de nuestra totalidad, es energía desperdiciada en un momento en que no podemos dedicarnos a extravagancias. El año próximo nos desafía a utilizar cada onza de energía para mejorar nuestro despertar colectivo, no para amoldarnos de vuelta a un estado de inconsciencia simplemente porque es lo más fácil.

Febrero tendrá una Luna Nueva importante el día 18 (GMT) exactamente en la cúspide entre Acuario y Piscis. Es tanto una Luna Negra (la segunda Luna Nueva en un mes solar) y una Súper Luna (aunque no la Súper Luna más poderosa del año – debemos esperar hasta septiembre para eso). Habiendo dedicado las últimas semanas a nivelar nuestro terreno ahora tenemos una oportunidad para decidir lo que queremos hacer con este año. Es un momento excelente para comprometernos con nuevos comienzos, debemos asegurar que son lo suficientemente nuevos para ser merecedores de esta energía especialmente poderosa. Miren atrás a la Súper Luna del 10 de agosto del 2014 para encontrar las semillas del momento actual. Los ajustes y cambios que se requerían entonces comenzarán a dar frutos de aquí en adelante al punto en que nos hayamos comprometido a encarnarlos como una parte viva de quienes somos, no solamente una etiqueta para cuando nos sintamos lo suficientemente motivados para ser diferentes durante un tiempo. De aquí la necesidad de que los nuevos comienzos actuales sean ‘suficientemente buenos’ no simplemente una renovación de los compromisos hechos en el pasado y nunca cumplidos. El cosmos nos pide una innovación profundamente creativa en este punto. Si queremos realmente hacer nuestra parte en la evolución de este planeta, el nacimiento de la Era de Acuario, entonces aquí está nuestra oportunidad de hacernos presentes, ocuparnos y avanzar, sin detenernos.

A mediados de marzo termina la cuadratura exacta Urano/Plutón antes que esta alineación comience a disiparse a medida que avance el año. Se ha escrito mucho sobre este aspecto en años pasados, se ha dicho casi todo. Sin embargo, Júpiter añade su energía a la mezcla esta vez, recordándonos que la actualización del yo y del espíritu exige total aceptación tanto de los reinos materiales como no materiales. Debemos abrazarlo todo para ser plenos. No hay necesidad de rechazar o desconectarse de un nivel de experiencia en favor del otro. Cualquier creencia que mantengamos todavía de que lo espiritual equivale a algo especial, rarificado, super sensible y psíquico será muy cuestionado por esta alineación final de Urano y Plutón, porque ellos exigen que reconozcamos que lo ‘espiritual’ es simplemente ser conscientes de la totalidad: física, mental, emocional y espiritual. Ser espiritual es ser total – pleno y sencillo. Cuando despertemos a esta verdad de nosotros mismos, somos lo que somos: una fuerza de la naturaleza, un punto de percepción, el universo despertando a su propia presencia. Cuando podemos encarnar el espíritu en forma material, anclar las verdades multidimensionales en nuestras vidas cotidianas, reconocer el campo unificado de energía que nos conecta a todos y re-comprometernos en cada momento a conocer estas verdades más profundamente, entonces somos espirituales. Y no tendremos necesidad de una etiqueta o identidad, reconocimiento o alabanza por serlo, porque la vida en sí misma, que es todo lo que somos, no necesita nada excepto seguir su propia naturaleza. Un eclipse solar en el grado final del zodíaco un par de días después de la cuadratura final Urano/Plutón deja claro, en caso que no lo hayamos notado, que ha terminado algo ahora. Si seguimos aferrados a los vestigios de quiénes éramos, a una vieja identidad que pensábamos que era la nuestra para siempre, de amores y estilos de vida pasados, es tiempo que los liberemos finalmente y sigamos adelante.

Un eclipse lunar en Libra el 4 de abril aborda el tema de las relaciones y su papel como un espejo sostenido dentro de nuestro yo interno. Cómo manejamos nuestra propia individualidad e independencia, cómo satisfacemos nuestra necesidad de seguridad y reafirmación, cómo percibimos subjetivamente a los demás, todo esto se realza ahora, así como una disposición para reconocer la salud de nuestras relaciones clave como un reflejo de nuestro propio bienestar interno, será recompensado con introspección y revelación. Cuando llegue mayo, el asteroide Juno entra en conjunción con Júpiter simbolizando el matrimonio sagrado del divino masculino y femenino, la unión de opuestos a través de la cual nace un tercer estado independiente de estos. En este momento podemos tener una experiencia directa de lo que significa ser totalmente nosotros mismos a la vez que nos sentimos completamente uno con el otro. Podemos ofrecerle todo a las relaciones a la vez que lo retenemos todo para nosotros mismos. Tales paradojas se aclararán en la voluntad de abrazar una actitud de no un y/o – separados o fusionados – sino una voluntad de ver más allá de ellos un estado de ser en el cual podemos a la vez abrir nuestro pequeño yo al apropiarnos de nuestro Yo divino sabiendo que nada puede disminuir este último.

Venus se estaciona retrógrado en el primer grado de Virgo el 25 de Julio (GMT) y viaja retrógrado a través de Leo hasta el 6 de septiembre, regresando finalmente a Virgo en octubre. Este es un ciclo de ‘casi pero todavía no’. La diosa del amor nos recuerda que el amor por el yo es a la vez una orden divina como una jugarreta del ego. El discernimiento entre los dos es vital y el paso retrógrado de Venus a través de Leo ofrece la oportunidad de hacer exactamente eso antes de acomodarnos en Virgo recordando que, para citar la Primera Carta de Juan en el Nuevo Testamento: “primero fuimos amados”. Venus en Virgo nos recuerda que el amor es nuestro estado natural, el aliento que anima todas las cosas, y cualquier lucha que podamos tener para aceptar o entender esto subraya una concepción errada respecto a su verdadera naturaleza. Una concepción errada que debe aclararse a medida que el año avanza. Al final del 2015 podremos saber más que nunca antes que el amor está lejos de ser solamente los corazones y las flores, la dulzura y la luz que percibíamos que sería, y en su lugar es una fuerza poderosa que puede devolverle un estado de plenitud a las cosas más fracturadas y destruidas, independientemente de lo que esto conlleve.

En septiembre Saturno se despide de Escorpio y se acomoda en Sagitario durante los próximos dos años. Es tiempo de vivir las verdades que han aflorado de toda esa búsqueda y exigencia del alma durante su viaje a través de Escorpio en los tres años anteriores. A medida que Júpiter, regente de Sagitario deja claro a final de la cuadratura Urano/Plutón en marzo que la verdad es redundante si no se incorpora y honra en las pequeñeces de nuestra cotidianeidad. Saturno en Sagitario nos recuerda que la espiritualidad rarificada que exige condiciones especiales para existir no es algo positivo en estos días. Debemos ser capaces de vivir la verdad espiritual en medio de lo mundano, no dedicar nuestros días a la espera de ese momento en que podamos ser espirituales en otro lugar. Todas las nociones de ‘espiritual igual a especial’ serán repetidamente cuestionadas por Saturno en los próximos dos años. Nuestra tarea es reconocer que lo espiritual no es una etiqueta que nos define y nos identifica en la muchedumbre, sino un hecho respecto a la existencia humana que cualquiera puede elegir reconocer en cualquier momento. Todos somos espíritu en tanto carne, mundanos en tanto especiales. La mente egoica jugará con estas cosas haciendo de lo ‘espiritual’ un logro o una designación de superioridad pero no es nada de eso. Simplemente es y nosotros somos eso: espíritu hecho carne, humanos y divinos, cada momento del día.

La llegada de Saturno a Sagitario está empaquetada entre un eclipse solar en Virgo el 13 (GMT) y una super luna y eclipse lunar en Aries el 28 (GMT), marcando a septiembre como un mes muy influyente. El eclipse solar subraya las energías primarias que fluyen a través de nosotros y la necesidad de su dominio, no suprimiéndolas o evitándolas sino apropiándolas y aplicándolas con sabiduría y presencia. Si les permitimos que reinen plenamente sin la aplicación de sabiduría podemos crear circunstancias que afecten nuestras vidas, bloqueen el progreso o destruyan las propias cosas que valoramos. El reconocimiento de estas energías y hacernos uno con ellas, reconociendo que podemos ser a la vez muy compasivos y ciegamente egoístas, amantes de la paz y enojados, esperanzados y desesperados, nos empodera para aceptar quienes somos para decidir ser tan auténticos y honestos como sea posible. Esto implica sabiduría y fortaleza, una voluntad para ser tanto vulnerables como poderosos, seguros y muy conscientes de nuestra propia insignificancia en este vasto universo llamado hogar. Las energías de este mes nos desafían a estar lo más conscientes que sea posible para que cuando llegue el eclipse lunar podamos consolidar lo que esto significa en términos de nuestra vida diaria, reconociendo la necesidad creciente de que más y más personas hagan lo necesario para que su esfuerzo haga nacer la Era de Acuario sobre cuya cúspide ahora languidecemos.


El trimestre final del 2015 ve el advenimiento de la próxima alineación principal para avanzar hacia la brecha dejada por la disolución de la cuadratura Urano/Plutón a principios de año. En este tiempo tenemos a Saturno en cuadratura con Neptuno, señalando la fase final de un ciclo de 36 años que comenzó en 1989. Este aspecto continuará a lo largo del 2016 pero primero hace una alineación exacta a fines de noviembre. Aquí encontramos la tensión entre la verdad y el dogma, la realidad y la ilusión, el compromiso y la irresponsabilidad, el aislamiento y la unidad. Las creencias estarán bajo presión: ¿Podrán resistir estar bajo escrutinio? ¿Podrán mantenerse ante la experiencia? ¿Son ciertas o simplemente reconfortantes? Durante el curso de esta alineación tendremos que enfrentar donde somos más dogmáticos en nuestras vidas y aceptar claramente y con certeza lo que queremos ser, de manera irrefutable y por tanto cierta. En este momento del año estamos embarcándonos en un viaje de auto descubrimiento. Podremos ver caer íconos y héroes, pero finalmente esto puede devolvernos a nosotros mismos en el espacio de quietud de un corazón que conoce la verdad tan profundamente que no es necesario ningún dogma ni argumento. El Nodo Norte nos ayuda en nuestra búsqueda de la verdad a medida que noviembre del 2015 ve como este cambia a Virgo durante los próximos 18 meses. Por tanto así queda establecido el tema para el 2016 mientras este año llega a su final: la verdad en todas sus formas, la naturaleza de la perfección y cuán perfecto es cada momento realmente, independientemente de lo que pensemos o sintamos al respecto.


© Sarah Varcas 2014. Todos los derechos reservados. Se permite compartir libremente este artículo en su totalidad si se otorga crédito total a la autora, se distribuye libremente y se incluye la URL www.astro-awakenings.co.uk





Gracias por leer, comentar y compartir las notas.



Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.


No hay comentarios:

Publicar un comentario