EL FENG SHUI EN TU HOGAR


                                                                                                                                                                              


Es importante encontrar un lugar óptimo que afecte positivamente tus posibilidades tus actividades diarias.

Los espacios energéticamente armonizados favorecen la vitalidad, armonía y fluidez de quienes los frecuentan, pues  podemos reconocer los canales por los que fluye la energía a través de diferentes técnicas y así poder actuar sobre ellos.

Sin saberlo, permanentemente buscamos modificar la energía de nuestros espacios, lo hacemos al abrir las persianas de la oficina en la mañana para que entre la luz, las ventanas para sentir el aire, ubicando diferentes colores en las paredes, usando iluminación artificial e instalando sistemas de sonido para generar distintas ambientaciones. 

Es importante saber que los principales cambios se dan al interior de nosotros y que esa es la condición más fuerte para cambiar todo nuestro entorno.

A continuación, algunos factores que te ayudarán a modificar positivamente los lugares en donde desarrollas tus actividades principales:

-Seguir siempre la intuición: con esto me refiero a sentirse cómodo  en el lugar. La intuición es esa primera sensación que tenemos frente a una persona o un  espacio. Existen factores que a través de la razón no identificamos, pero en los que nuestra percepción si nos puede ayudar.
-Lo primero, como en todo, es que algo nos guste: no importa si a los demás no, esto aplica no solo a los espacios sino también a los objetos con los que los decoramos.
-Es recomendable tener imágenes que nos generen bienestar: no importa el tipo de arte o filosofía que relacionen, lo que prima es el bienestar que pueden generar.
-Hay cosas lógicas y de sentido común: los lugares repletos de objetos, que visualmente son densos, no dejan fluir de manera adecuada la energía.
-Los objetos que no son decorativos y que se utilizan por antigüedad, obstaculizan la energía. En lo posible se deben sacar para que la energía pueda ser renovada.
-Las plantas son excelentes para ayudarnos a limpiar y a redistribuir la energía, son también  un indicador de cómo esta circula en nuestros espacios.
-La energía en los espacios abiertos o construidos debe circular de una manera suave y permanente.

-Para la entrada: coloca “algo” que te haga sentir bien. Puede ser una foto con tu familia, un recuerdo divertido o un objeto que te guste mucho. La idea es que al llegar a tu casa sientas positividad y buenas energías.

-Para el cuarto de baño: Evita que se vean medicamentos o que haya objetos que no están relacionados con el aseo. Velas aromáticas, toallas secas de colores pastel y objetos delicados son ideales para generar la intimidad que este espacio requiere.

-Para la cocina: El comedor y la cocina deben estar siempre separados, aunque sea por un biombo o separador, o incluso por dos tipos de luz diferentes. Es muy positivo tener hierbas en la cocina.

-Para la sala de estar: es aconsejable tener distintos tipos de asientos. El estado de ánimo y la personalidad de cada uno de los integrantes del hogar estará más en paz si puede sentarse donde se sienta realmente cómodo.

-Para el dormitorio: evita colocar espejos detrás de tu cama, ya que según esta disciplina estarás debilitando la sensación de respaldo. Si hay una ventana dispuesta allí, trata de mover la cama a otra ubicación. Si no puedes hacerlo, colócale cortinas muy pesadas.





Gracias por leer, comentar y compartir las notas.

Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario