Los " Egregores" Cuidado con lo que Pensamos!!






Debemos tomar conciencia de nuestros pensamientos, cada vez que los emitimos porque estamos creando un Egrégor.

¿...Qué son los Egrégores?

Los Egrégores son "creaciones" nuestras, creaciones de cada uno de nosotros, todos creamos Egrégores

Esta energía PENSANTE de creación nuestra es un Egrégor, es como un HIJO creado por su Creador (nosotros).
Este Hijo existe en un plano etérico y como es nuestro hijo, nosotros lo debemos mantener ¿verdad?, este hijo si lo hemos polarizado con Odios, sufrimientos y rabias, esta será su esencia.
Constantemente estamos emitiendo pensamientos desde nuestro cuerpo mental, es una actividad incesante y muchas veces sin la conciencia del todo despierta.
Con el poder de la mente gobernamos las células de nuestro cuerpo, lo que ocurre en nuestra mente se refleja y manifiesta como un espejo en nuestro cuerpo físico, emocional, espiritual, etc. La función de la mente es pensar, recibir ideas y esas ideas estimulan al campo emocional y llevan al cuerpo físico a la acción para plasmarla en algo tangible.

Los pensamientos son energías que se acumulan en nuestros cuerpos y otra parte de ellos se expanden y salen a la atmósfera, es decir, tiene masa (cuerpo) , y aunque no lo crean adquieren vida, personalidad, son entidades que funcionan de acuerdo a la dirección que le hemos dado.

El ojo humano no está capacitado para "ver" estas energías, sin embargo hemos podido percibirlas en algunas oportunidades y nos afectan positiva o negativamente, muchas veces nos ha pasado que "sentimos" antipático a alguien que recién conocemos, aún sin saber casi nada de el, sin embargo hay personas que nos atraen y buscamos su compañía sin tener una razón muy clara. Lo mismo nos pasa en los lugares que visitamos.


Tipos de pensamiento

Existen dos tipos de pensamientos; los positivos y los negativos. Los pensamientos negativos son opacos, oscuros, de baja vibración, afectan a quienes van dirigidos y rodean al individuo que los emitió en una atmósfera pesada, oscura, como algunos llaman con "malas vibraciones". Así el individuo crea lo que se llama Egrégor negativo.
Por el contrario, los pensamientos altruistas, positivos, siembran en nuestro subconsciente un semillero maravilloso con vibraciones luminosas, estimulándolas en lo positivo, en lo luminoso, nos proporcionan salud, belleza, energía, etc. Estos son los Egrégores positivos.
Cuando sentimos que alguien nos ha hecho daño, empezamos a emitir pensamientos de ira, venganza y hasta lo expresamos con palabras, en ese momento nuestro cuerpo emite ondas electromagnéticas que salen al espacio donde se encuentran con otras cargas afines, es decir, ondas similares de pensamiento de odio, tristeza, abandono, despecho de otras personas, y se una a ellas como si fueran imanes.
Descargar los pensamientos es decargar energías, éstas se convierten en materia. Estas fuerzas electrónicas lanzadas al espacio toman cuerpo y fabrican un ente de condición negativa, por correspondencia este ente pertenece a quienes lo fabricaron y periódicamente regresa a ellos y les recuerda que o quien les hizo daño, entonces se convierte en un "recuerdo" y cuando se evoca se siente mas daño aún, porque el Egrégor está fortalecido y aumenta a costa de quienes domina, así se forma una conciencia colectiva de derrota, tristeza, odio, resentimiento, violencia, etc. Creando un plasma egregórico que nos cubre con su atmósfera densa y oscura.
Es por esto que debemos tomar conciencia de nuestros pensamientos y pedir sea elevada nuestra su vibración, ya que cada vez que los emitimos estamos creando un Egrégor.
Así formamos la "conciencia colectiva" con nuestros pensamientos, así mismo afectamos a nuestro entorno, familia, hogar, ciudad, país, planeta. Todos tenemos cada vez mas la certeza de que somos habitantes de una misma tierra, y que todo lo que ocurre en ella nos afecta en mayor o menor grado, debemos en conciencia despierta, emitir pensamientos positivos y de esperanza, para crear un Egrégor colectivo luminoso que nos ayude en la manifestación de nuestro positivismo y en la evolución de cada ser y del planeta que habitamos emitiendo mas armonía desde nuestro cuerpo mental.



¿Qué hacer?

En una sola palabra, para combatirlos y restarles fuerzas hasta debilitarlos por completo debemos pedir la elevación de la vibración a "galáctica". Recuerda todo lo que piensas se manifestará y se materializara, así que pensemos y sintamos en positivo.

¿Cómo hacerlo?

1.- La primera práctica es quemar la representación del egregor negativo en su símbolo – por ejemplo: quemar una imagen de una pistola- el fuego todo lo purifica, pensando y sintiendo la desconexión con él y experimentando la liberación personal con pensamientos de gratitud por haber sido liberados. Le quitas poder sobre ti, siéntete libre de la inseguridad, pero mantente prudente y precavido.
2.- Cuidar nuestros pensamientos, palabras, emociones y sentimientos al pensar en ellos. No darles más fuerzas o vibración negativa. De esa manera cambias tu vibración y ya no lo alimentas. Si sientes rabia con una noticia, razona… puedes decir. "Anulo y cancelo su poder sobre mi y los míos
3.- Cambiad tu vibración u elevarla a "galáctico", para destruir un grado de ella en lo no deseable, aplica la ley del principio de polaridad y concéntrese a la atención en el polo opuesto al que se desea suprimir.
4.- Bendice mucho durante el día lo que veas, escuches, sientas que es bueno para ti. Bendice lo más que puedas y antes de acostarte, repasa tu día y bendice por lo menos a alguien a algo, bendícete a ti mismo. Llénate de energía positiva. afirmando: "bendigo el bien en está situación y que se manifieste de inmediato". Pregúntate que enseñanza te está dando… al tener conciencia de tu aprendizaje y dar las gracias de corazón, te liberas. Recuerda que en primaria al aprender a sumar ya la maestra no te mandaba más tareas sobre la suma… solo la aplicas cuando la necesitas, las enseñanzas de alma son iguales.
Palabras colmadas de sinceridad, convicción, fe e intuición, actúan como bombas vibratorias altamente explosivas, cuyo estallido desintegra las energías condensadas de las dificultades, operando la transformación deseada, evita pronunciar palabras desagradables, aun cuando se refieran a hechos reales.
Cuando, ante un conflicto, repetimos afirmaciones explosivas y sinceras, con plena comprensión, sentimiento y determinación, éstas atraen infaliblemente la ayuda de la energía positiva, hazlo con confianza infinita, desechando toda duda, si crees en el poder de la oración, entrégate a ello con paz y fe, "pide y se te dará", déjalas volar al Universo sin presión para que colmen tu petición, dales a las Fuerzas Divinas la oportunidad de operar ininterrumpidamente.
Como consejo final les digo; cuidado con lo que piensen en el momento cuando las emociones estén alteradas, ya que eso producirá grandes efectos en nuestras vidas y las del entorno.


Égregor:

Un egregor es una entidad o espíritu de origen artificial, creado y alimentado por el poder y la energía de los pensamientos, las emociones y muchas veces la fé, que se hayan en el plano astral, el mental o el emocional, y obviamente, desde el astral pueden afectar al físico, mientras que en los otros dos pueden afectar a aquellos que los crean o mantienen. Por ello pueden ser creados consciente o inconscientemente, y pueden ser personales, grupales, colectivos, nacionales y mundiales. Los que han sido creados inconscientemente, debido a un cúmulo de sentimientos, como pueda ser ira, suelen tener una imagen abstracta, mientras que los conscientes, tendrán la forma que los creadores o los que lo mantienen imaginen.
La creación de un égregor puede tener muchos orígenes, y en la mayoría de casos, no se es consciente de que se ha creado uno. Estos egregores pueden ser manifestaciones de sentimientos muy fuertes que tenemos dentro, incluso emociones reprimidas, así como deseos o necesidades. También pueden ser ideas surgidas de nuestra imaginación que han cobrado fuerza a través del deseo, o las emociones, en cuyo caso tendran la forma que habiamos imaginado. Y obviamente, un égregor puede crearse conscientemente, sabiendo que son y cómo se crean, una persona puede desear e imaginar una entidad, y darle fuerza a través de un poderoso sentimiento, mucho deseo y/o algún procedimiento mágico o energético. También es posible que surgan no de una mente, sino de dos o muchas más. Ésto quiere decir que cuando muchas personas creen en algo, como por ejemplo, una deidad, aunque esa deidad no existiera realmente antes, ésta empieza a existir como un égregor que con cada creyente y adorador cobra tanta fuerza como un verdadero dios, por lo que puede ya considerarsele tal. No sería de extrañar que muchas (quizás todas) las deidades que existen tengan este tipo de origen, así como muchas otras clase de criaturas, por lo que determinar el verdadero origen de una entidad es complicado.
Un égregor existe mientras su creador o sus creyentes crean en él y lo recuerden, o la energía que los crea y mantiene, permanezca.
Eso último quiere decir que los egregores que representan sentimientos a gran escala como amor o ira, seguirán existiendo mientras haya alguien que los alimente con ese mismo sentimiento. También significa todo esto que un dios, un hada o lo que sea, cuyo verdadero origen sea un égregor, dejará de existir cuando nadie lo recuerde y nadie pueda creer en tal entidad. Quizás esta desaparición no es completa, y sólo se trate de una suspensión, como algo perdido en el tiempo-espacio, y si algún día alguien recupera alguna información, recuerdo o creencia en tal ente, este se active de nuevo.
Igual, aunque no sean egregores,  muchas entidades requieren del pensamiento y fé humanos para intervenir, contactar y/o habitar este mundo, y cuando tal cosa no sucede, tienen que volver su lugar de origen, o a otro lugar, o les pasará lo mismo que a lso egregores,que quedan suspendidos en el tiempo-espacio hasta que alguien los recuerde.

Un acto importante, que haya conllevado gran esfuerzo o haya intervenido la voluntad de mucha gente puede crear un égregor, que puede continuar desprendiendo la energía de tal acción incluso mucho tiempo después de que tal acto haya concluido.
Así mismo, un hechizo o ritual, en el plano astral es cómo un égregor, que en ocasiones puede permanecer tras finalizar ese hechizo, hasta que vuelva a ser usado, acumulando cada vez más energía. Ésta es la razón por la que cuando un hechizo es heredado en una familia, y usado por cada generación, suelen ser muy potentes.

Los elementales artificiales son considerados también egregores, llamados también egregores elementales, pues el poder básico que los alimenta es uno o más de los elementos.

Un égregor puede ser creado de cosas positivas, como amor, esperanza, deseos de ayudar a alguien... como creado de cosas negativas, como rencor, odio, ira, envidia, deseos de destrucción...
También es posible determinar,si se desea, el tiempo o el límite de éste que tendrá un égregor (o un égregor elemental) para su existencia, el cual suele ser cuando acabe su tarea, pero tal cosa debería de hacerse durante su creación. En principio el creador del égregor debe de ser capaz de ordenarle algún cambio de la tarea, así como hacer que se disuelva, osea, que desaparezca. También puede que el creador determine que lo que desea es que viva por siempre.
Si alguién es capaz, puede "matar" a un égregor ajeno, haciendo que este se disuelva, si era un elemental, hará que vuelva al elemento que lo sustenta. También es posible "robar" el control de un égregor o un elemental, introduciendo en su núcleo tu propia energía, y sustituyendo la del creador original, lo que hará que el égregor sea como creado por tí, pero esto no es tan fácil.

Sobre si un égregor tiene voluntad propia, es un tema díficil de tratar, pues varia mucho según ciertas características. Un égregor de nivel bajo creado para una tarea concreta no debería de tener voluntad, quizás si un égregor inconsciente vaga libre tendrá algo de voluntad, pero ésta ira dirigida seguramente ha actos relacionados al pensamiento o emoción que lo crearon. Cuando ya se trata de egregores que alcanzaron un enorme poder, antigüedad y polifascismos, como ocurre con los dioses de esta clase de origen, probablemente tengan ya una "voluntad" más libre."

VICENTE BELTRÁN ANGLADA.



Gracias por leer, comentar y compartir las notas.


Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

3 comentarios:

  1. muy cierto,los egregores serian los reptilianos en otro plano no astral se alimentan delos estads bajos,emociones,odios,sentimientos crean el caos y roban nuestra energia,q invento los obeliscos robadores dealmas,esto no serasiempre asi

    ResponderEliminar