El mejor momento de tu vida será cuando aceptes que todo lo que te fue mal era necesario






Los momentos de claridad más importantes de tu vida aparecerán cuando mires todo lo que has hecho y te des cuenta de que todo lo que no resultó bien era necesario:


Ese momento en el que te das cuenta de que tu juventud complicada fue difícil pero necesaria

Las experiencias que has vivido y todo aquello que has visto han formado la persona que eres hoy en día.Es probable que en algún momento mires para atrás, veas todo lo bueno y lo malo, y aceptes que todo eso tenía que pasar. Que todo era completamente necesario.

Ese momento en el que te darás cuenta de que, si no hubieras fallado, nunca habrías aprendido tus lecciones

Las personas se equivocan todo el tiempo. Y usualmente cometen el mismo error en múltiples ocasiones. Equivocarse es una de las mejores cosas del mundo, ya que nos recuerda que somos imperfectos. Nos recuerda lo mucho que necesitamos aprender de nuestros fallos para convertirnos en quienes verdaderamente somos.

Algunos de tus errores más grandes se convertirán en tus posesiones más preciadas. Algún día te darás cuenta que si nunca te hubieses equivocado, nunca podrías haber sido exitoso.

Ese momento en el que te das cuenta de que una pena de amor te ha cambiado para siempre


Una pena de amor te cambiará para siempre. Cambiará el material del que estás hecho y te convertirá en una persona completamente diferente.
Un corazón roto es una de las experiencias más emocionalmente debilitantes del mundo. Sólo podría compararse con romperle el corazón a la persona que amas.

Que te rompan el corazón es algo que se queda contigo hasta que alguien lo repara, pero romperle el corazón a quien amas se quedará contigo por el resto de tu vida. Puede ser una gran carga, pero créeme cuando te digo que es algo necesario.

 El momento en el que te das cuenta de que tu ‘trabajo soñado’ en verdad nunca fue tu trabajo soñado

A algunos les toma más tiempo que a otros llegar a cumplir el propósito de su vida. No es culpa de nadie. Darse cuenta de cuál es nuestro propósito en la vida se encuentra tanto dentro como fuera de nosotros.
Tener ese momento en el que te das cuenta de que no vas por el camino que realmente deseas es uno de los sentimientos más bellos del mundo.


El momento en el que te das cuenta de que tus mejores amigos no son realmente tus amigos


A lo largo de la vida, tenemos más amigos que pares de jeans. La mayoría de las personas que alguna vez pensamos que estarían con nosotros para apoyarnos, un día deciden abandonarnos.
Darse cuenta de que alguien que creías que era un buen amigo en verdad no es tu amigo es una de las lecciones más importantes de la vida. Te darás cuenta que es mejor no tener amigos que tener impostores.
Aprenderás a apreciar a tus verdaderos amigos


Ese momento en el que te das cuenta de que estar perdido durante tanto tiempo era la única forma de encontrar a la persona en la que te transformarías

. Si nunca estás perdido, entonces nunca podrás ser encontrado. Si pretendes tenerlo todo bajo control con tal de mostrar que todo está bien, entonces nunca serás exitoso en la vida.
Tienes que aceptar que estás perdido y luego encontrar el camino a través de la niebla.

Algún día encontrarás a la persona en la que te debías convertir, y aceptarás la necesidad de haber tenido una búsqueda tan larga.

El momento en el que te das cuenta de que el amor de tu vida aún te estaba esperando

Los seres humanos comparan todo con las cosas que ya saben. Usualmente nos damos cuenta que algo que pensamos que era increíble es, en realidad, bastante común y muy poco especial.
Puede que aquella persona que creías que era el amor de tu vida se marchase simplemente porque no era tu verdadero amor.

El día que conozcas a la persona con la que pasarás el resto de tu vida es el día en el que te sentirás más vivo que nunca. Probablemente más vivo de lo que nunca volverás a sentirte.

El momento en el que te das cuenta de que tu mundo se cayó a pedazos, pero que todavía estás de pie

La vida es increíblemente compleja. No estoy hablando de la vida en general, sino de cada una de nuestras vidas personales. Es casi imposible tener todo bajo control.
A veces las cosas deben caerse y romperse. A veces perderlo todo es la única manera de llegar a la cima.

El momento en el que te das cuenta de que ni siquiera la pérdida en sí misma puede detenerte es el momento en el que te vuelves perfecto. Perfectamente imperfecto pero, sin embargo, perfecto.


http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/


Gracias por leer, comentar y compartir las notas.


Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario