ACALLAR EL DIÁLOGO INTERNO.



                                                                                                                                                                                sincrodestino




Probablemente en más de una ocasión te habrás dado cuenta de que estás sumergido en un diálogo interior que no termina, es como si fuese un disco rayado que se repite al infinito y tú lo único que deseas es que termine de una vez y por todas. 
Es algo que nos ha pasado a todos, fundamentalmente cuando debemos solucionar un problema o estamos pasando por una situación muy tensionante.
Sin embargo, el problema de este tipo de diálogo interior estriba en que no es beneficioso, no se trata de esa conversación que sostenemos con nosotros mismos cuando queremos solucionar un problema, se trata más bien de una voz molesta que nos recuerda continuamente cosas negativas que desearíamos y deberíamos evitar. 
Es esa voz que te dice que no lograrás lo que te propones o la que te detiene y te impide actuar mostrándote un cuadro catastrofista.
En esos casos, lo mejor es acallar el diálogo interior, limpiar la mente. 

¿Cómo hacerlo? El budismo y sus técnicas milenarias vienen a darnos una mano.

Eliminar las ideas indeseadas controlando la respiración
Una excelente estrategia es concentrarse en la respiración. Cuando te des cuenta de que ese diálogo malsano ha comenzado, ve a un lugar tranquilo y concéntrate en tu respiración.
Cierra los ojos y toma lentamente el aire por la nariz, reténlo y luego expúlsalo aún más lentamente por la boca.
Focalízate en la manera en que se mueve tu pecho con cada inspiración y expiración.
Esfuérzate por hacer que cada inspiración y expiración sean siempre más largas.
Mientras tanto, percibe como tu mente se va despejando y te llena una sensación de tranquilidad.

Si lo prefieres, las primeras veces puede ser de ayuda que te repitas mentalmente un mantra cada vez que hagas la expiración: “estoy tranquilo”, “mi mente está vacía” o “me siento relajado”, lo que prefieras.

Cada persona necesitará tiempos diferentes para poder alcanzar ese estado de tranquilidad mental, lo usual es que las primeras veces te tome un poco más pero después, cuando tengas práctica, ni siquiera tendrás que ir a un lugar tranquilo, podrás realizar este ejercicio de respiración incluso en una oficina llena de gente.
Es posible que las primeras veces notes cómo las ideas indeseadas intentan colarse en tu mente. Es algo normal, no les prestes demasiada atención y continúa con el ejercicio.

La técnica del anclaje

Otra técnica para acallar el diálogo interior consiste en crear un anclaje.

Es decir, tenemos que lograr que cuando hagamos un sencillo movimiento, nuestros pensamientos indeseados desaparezcan como por arte de magia, para ello tenemos que establecer una conexión entre el movimiento y los pensamientos obsesivos.



SAIKU


Gracias por leer, comentar y compartir las notas.
Todo lo que compartan de este blog, deberá tenernos como fuente, además de las que adjuntamos,  como reconocimiento a nuestro trabajo de búsqueda y selección.

Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario