PADRES e HIJOS






Los padres han cargado con la idea, a través de las eras, de que los hijos les pertenecen y éstos tienen que ser fotocopias. 

Una fotocopia no es algo hermoso, y la existencia no cree en copias, ella se regocija en la originalidad.

Tienes que ayudarles a superarte sin que te imiten. Este es en realidad el deber de los padres, pues los niños imitan y, naturalmente, a quién van a imitar sino a los padres, que son los más cercanos.


Hasta ahora, los padres han disfrutado mucho el que los niños traten de ser como ellos. El padre se siente orgulloso de que su hijo sea como él. Pero así una vida se desperdiciará; el hijo entonces no sería necesario, bastaría con el padre.
Por este erróneo concepto de orgullo en la imitación de los hijos a los padres hemos creado una sociedad de imitadores.


Cada niño sabe que el mundo que él ve es diferente del de sus padres. Y esto, en lo referente a ver, es absolutamente cierto.


Sus valores son diversos. Él puede recoger caracoles en la playa y los padres quizá le digan: «Tira eso, ¿por qué pierdes el tiempo?» Y para él, era lo más hermoso.


Él puede darse cuenta de que sus valores son diferentes. Los padres persiguen el dinero, él persigue mariposas. No puede comprender el interés por el dinero: ¿qué se puede hacer con él? Y los padres no entienden lo que se puede hacer con las mariposas o las flores.


Cada niño conoce las diferencias, el único problema consiste en que tiene miedo de sostener que tiene razón.


En lo que a él se refiere, deberían dejarle solo. Es cuestión de tener un poco de valor, que al niño no le falta, pero toda la sociedad está organizada de tal forma que incluso una hermosa cualidad como el valor del niño es objeto de condena.


Si los padres realmente aman a sus hijos tendrían que ayudarles a ser valientes, inclusive en contra de ellos mismos. Les ayudarían a tener valor frente a sus maestros, frente a la sociedad, frente a todo lo que fuere a destruir su individualidad.


La idea de que los niños son tu posesión es errónea. Han nacido a través de ti, pero no te pertenecen. Tú tienes un pasado, ellos tienen sólo futuro.
Ellos no van a vivir de acuerdo a ti. El vivir igual que tú sería casi equivalente a no vivir. Tienen que vivir de acuerdo con ellos mismos, en libertad, con responsabilidad, peligrosamente, aceptando los desafíos.


En cuanto comprendes que los niños no te pertenecen, que pertenecen a la existencia y que has sido solamente el pasaje, debes estar agradecido a la existencia por haberte elegido como el medio para traer a esos hermosos hijos. Pero no tienes que interferir en su crecimiento ni en su potencial. No debes imponerte a ellos.


Ellos no van a vivir los mismos tiempos, ni van a enfrentarse con los mismos problemas. Serán parte de otro mundo. No los prepares para este mundo, ni para esta sociedad ni este tiempo, porque así crearías problemas para ellos, se encontrarían mal adaptados y descalificados.


Mi punto de vista es que la función de los padres no es ayudar a los niños a crecer; ellos crecerán sin ayuda.
Su función es mantener, nutrir y ayudar a lo que está ya creciendo, sin dar direcciones ni ideales. No decirles lo que es bueno ni lo que es malo sino dejar que lo encuentren por su propia experiencia.


La función del padre o la madre es enorme, porque ellos traen un nuevo huésped al mundo, que no tiene conocimientos, pero sí un gran potencial. Y a menos que este potencial crezca, él permanecerá infeliz, y ningún padre quiere que sus hijos sean infelices.


Quieren verlos felices, sólo que su forma de pensar es incorrecta. Piensan que si sus hijos se vuelven doctores, ingenieros, científicos, serán felices. Pero no saben..

.
Los hijos serán felices sólo si se vuelven aquello que tienen que ser. Solo pueden desarrollar la semilla que llevan dentro.

OSHO 


http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/

SAIKU


Gracias por leer, comentar y compartir las notas.
Todo lo que compartan de este blog, deberá tenernos como fuente, además de las que adjuntamos,  como reconocimiento a nuestro trabajo de búsqueda y selección.



Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha

No hay comentarios:

Publicar un comentario