Dos sencillas prácticas.





Concentración sostenida.

Elige cualquier actividad cotidiana que te resulte útil realizar en este momento y concéntrate en ella. Comienza poniendo atención en tu respiración, sintiendo tu presencia física y emocional.
Luego comienza con la tarea que has elegido, manteniéndote alerta de cuando se desvía tu atención hacia otros asuntos.
Identifica esas distracciones y tranquilamente
vuelve a poner tu atención en la actividad
que estás realizando.
Repite con paciencia el intento de centrarte en la tarea siempre que te encuentres de nuevo, divagando.







Descubrimiento y reconexión.

Pasea la mirada detenidamente, por el paisaje que te rodea, con el objetivo de descubrir cosas o matices en los que hasta ahora no te hubieras fijado.
Empieza haciéndote presente,
posando la atención en tu respiración.
Siente tu cuerpo, advierte tu postura.
Luego mira a tu alrededor como si fuera la primera vez que lo observases.
¿Tiene aspectos que no había visto nunca? Experimentarás una mayor reconexión con el mundo, porque te estás permitiendo estar presente aquí y ahora, liberándote así de las distracciones .que te ocasiona el estar atrapado en tu "dialogo interior".

 http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/

 
SAIKU

Gracias por leer, comentar y compartir las notas.
Todo lo que compartan de este blog, deberá tenernos como fuente, además de las que adjuntamos,  como reconocimiento a nuestro trabajo de búsqueda y selección.


Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario