La influencia de los Elementos en el comportamiento humano






Nadie duda que es posible anticiparse y pronosticar ciertos movimientos de la naturaleza, como por ejemplo el frondoso crecimiento de los árboles en primavera. Lo que los antiguos eruditos chinos se preguntaron, entonces, era si no era también posible anticiparse al comportamiento de los seres humanos, en la medida en que éstos también son parte de la naturaleza.

 Los antiguos eruditos chinos del YIN-YANG, pensaban que el universo estaba dividido en tres partes. La primera era el cielo, la segunda la tierra, y la tercera, todo lo referente a las especies vivas. Como era el ser humano quien estaba a cargo de todas las especies viva, a esta tercera parte la denominaron Human.

 Podemos encontrar el metal, el agua, la madera, el fuego y la tierra por todas partes de la tierra. Los eruditos chinos nombraron a estos elementos los Cinco Elementos. Los seres humanos viven entre el cielo y la tierra, al igual que los Cinco Elementos. Por lo tanto, los seres humanos deben tener una relación directa con los Cinco Elementos, siendo incluso parte de ellos. Y así como existen relaciones de afinidad y enemistad comprobables entre los cinco elementos (el agua y el fuego no pueden convivir), también deben existir relaciones similares entre los seres humanos. Lo mismo sucede con ciertos comportamientos previsibles de estos Cinco Elementos, que pueden sin dudas corresponderse con los de los seres humanos…

 Por ejemplo, los árboles tienen su propio ciclo de crecimiento en medio del Cielo y la Tierra. Los seres humanos deben tener ciclos vitales similares a los de árboles. Los cambios estacionales afectan el crecimiento de árboles. Los árboles crecen más rápidamente en la primavera y más lento en el otoño. Los cambios ambientales también afectan la vida de árboles. Sin un sol adecuado, los mismos crecen demasiado lento. Por el contrario, con demasiado calor, los árboles serán disecados. Sin agua, los árboles no pueden crecer. Con demasiada agua, los árboles se ahogan y pueden morir. Con tierra escasa, el árbol no crecerá alto…

 De la misma forma, el ciclo vital humano también es afectado por los mismos cambios estacionales y ambientales. Los cambios estacionales provienen del sol y de la luna, que son el reloj de los calendarios. El Calendario Chino se diseña teniendo en cuenta el sol y la luna, más el ciclo de Nacimiento de Rama (concepto tomado de los árboles). Los eruditos chinos del YIN-YANG aplicaron durante miles de años estos Cinco Elementos en el Calendario Chino. De esta manera, los seres humanos pueden saber la injerencia de estos Cinco Elementos utilizando su fecha de nacimiento y edad, y conocer así la suerte que les depara a sus vidas.

 Cuando las estaciones y el ambiente cambian, los Cinco Elementos tienen ciertas injerencias. Los seres humanos responden de una manera similar. Los eruditos de YIN-YANG pudieron hacer predicciones sobre el ciclo vital humano, desde el nacimiento hasta la muerte, utilizando este fenómeno natural.

¿Cómo se manifiestan en nuestro Ser?

El conocido psicólogo suizo y antiguo discípulo de Freud, Carl Gustav Jung (1875-1961), fundador de la Psicología Analítica, ha reconocido a la Astrología como un saber íntimamente ligado a la psique humana, afirmando que “la Astrología representa la suma de todo el conocimiento psicológico de la antigüedad”.

Una de las bases fundamentales para la psicología jungiana es la categorización de las personas en cuatro tipos psicológicos. De acuerdo a su teoría, el consciente conoce cuatro modos principales de percepción, los cuales se expresan de manera diferente en cada individuo. Son las Cuatro Funciones de la Conciencia: la Intuición, la Sensación, el Pensamiento y el Sentimiento.

Por supuesto que las cuatro no son igualmente fuertes en cada individuo. Una función domina, mientras que las otras tienden a estar “subdesarrolladas”. Para poder volverse una totalidad, debemos desarrollar las cuatro funciones de conciencia, un trabajo profundo y consciente en pos del desarrollo de la personalidad.

-El Fuego se manifiesta a través de la Intuición.

-La Tierra a través de la Sensación.

-El Aire a través del Pensamiento.

-El Agua a través de los Sentimientos.

Teniendo esto en cuenta, el primer análisis astrológico de la personalidad deriva del balance de elementos en su Carta Natal. Por ejemplo, si una persona tiene una predominancia del elemento Aire en su Carta Natal, su conciencia tiende a utilizar a la mente y al pensamiento como principal modo de percepción del mundo y la vida; con lo cual seguramente tienda a evadir los sentimientos pretendiendo controlar con la mente su mundo emocional.



http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/

 
SAIKU

Gracias por leer, comentar y compartir las notas.
Todo lo que compartan de este blog, deberá tenernos como fuente, además de las que adjuntamos,  como reconocimiento a nuestro trabajo de búsqueda y selección.

Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario