Habitación Antiestrés

Una de las razones por las que no puedes conciliar el sueño durante las noches, y por lo tanto no puedes descansar, puede ser que tus habitaciones no tienen una adecuada decoración. Una habitación antiestrés puede ser lo que necesitas.

modern-bedroom-decor-with-an-Eileen-Gray-side-table



1. Tonos neutros

Los colores claros y neutros son aliados a la hora de mejorar la calidad del sueño. Ayudan a reducir la agitación. Son una opción segura para tu dormitorio. El beige, marfil, blanco y gris, proporcionan menos estimulación, dando a tu habitación una sensación de paz. Estos colores neutros son simples y funcionan bien con los muebles del dormitorio y la decoración para crear un espacio confortable. Pero si te gusta el color y no quieres renunciar a ellos, el azul, amarillo y verde (todos en tonos claros y suaves) también son buenas opciones.


2. Quita cosas de la vista y de la mente


Utiliza los cajones de la mesita de noche y una cómoda para almacenar artículos de tu vida cotidiana y deja que se muestren las piezas que te traen buenos recuerdos. Puedes ponerlos en los estantes, pero ten cuidado. La exageración puede causar el efecto contrario: una habitación desordenada con información innecesaria y perjudicarás el proceso de vaciar la mente.

3. Iluminación tenue


A menudo puede ser difícil de apagar la mente de un minuto a otro, y se logra únicamente borrando la única fuente de iluminación general en la habitación. Lo ideal es tener una lámpara en la mesita de noche y dejarla encendida durante varios minutos mientras que la transición hacia el sueño se hace. Cuando los ojos empiezan a sopesar, apaga la lámpara y duerme profundamente.

dormitorio antiestrés4. 

4.Saca lo electrónico


Una charla con el grupo de WhatsApp o ver esa película en la cama antes de dormir, puede darte difícilmente una oportunidad de tener una buena noche de sueño. ¡Resiste la tentación! Los dispositivos electrónicos, esenciales en la rutina de la vida diaria, terminan dejándonos ansiosos y agitados, todo lo que no debe ser en el tiempo que tenemos para descansar.

5. Cuelga todo


La ropa del día siguiente, el traje o incluso una pieza que utilizaste pero que quieres dejar ventilando antes de devolverla al armario, se pueden colgar en ganchos en la habitación. Habitaciones llenas y desorganizadas, donde tienes todo tirado en el piso o en los muebles, no es buena idea para nada, y causan contaminación visual, y consciente o inconscientemente estarás viendo un desorden que te puede causar alteración. Instala ganchos en alguna esquina, preferentemente fuera de tu campo de visión de la cama.

6. Cuidado con los olores


Ese delicioso perfume que te gusta y que has comprado y te lo aplicas en tu habitación; también esa crema hidratante que usas todos los días, la aplicas en tu cama, y qué hay de los productos para el cabello que dejas impregnados en tu almohada… Más que tener todos estos aromas en tu cama, es conveniente que los mantengas lejos. Sin duda son olores exquisitos, pero la mezcla de todos ellos puede ser irritante y causar dolor de cabeza. Una vela aromática o alguna esencia relajante va mejor en ese espacio que buscas relajar para poder dormir.

7. Agrega más calidez


Una alfombra, por ejemplo, puede traer un nuevo ambiente a tu habitación. Otro elemento que puede traer acogimiento y calidez, es un sillón. Escoge uno cómodo y con colores cálidos que sea de tu gusto. Estos elementos hacen que sea tu habitación un espacio.

Fuente: http://www.lavidalucida.com





SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario