¿Sientes que siempre atraes a la pareja inadecuada?



Cuando se presentan problemas en el interior de la pareja, podemos preguntarnos ¿por qué nos sucede eso?, ¿por qué tiene que ser así?, ¿por qué tenemos esa mala suerte mientras los demás parecen estar tan bien en su relación? (A veces, cuando nos sentimos en dificultades, agrandamos el problema haciendo comparaciones con los que no lo tienen. Y los que PARECE que no los tienen, es posible que los tengan).

Quiero decirte que tu pareja ha sido atraída hacia ti por muchas razones, que pasan por: el ejemplo que tuviste de la relación de tus padres, por la influencia que recibiste en tu educación, por el concepto que tienes del sexo opuesto, y por muchas razones más, incluida tu misión de vida, tus lecciones pendientes y muchas más.

En resumen, podríamos decir que esa relación ha sido una consecuencia de los niveles de vibración o los niveles de consciencia que tenían cuando se conocieron. Con el tiempo de convivencia estos niveles se van modificando y si no han sido capaces de moverse en armonía, en acompañamiento, apoyo mutuo y en el mismo ritmo y sentido, se puede producir una brecha que puede llegar a sentirse insostenible.

Cuando te encuentras en una situación de distanciamiento con tu pareja, puedes pensar que el otro es el único responsable de lo que está sucediendo. Pero quiero que pienses que si se han encontrado debido a una resonancia común, esa relación debe tener algo importante para ambos. Lo que los ha unido tiene algo que ofrecerles, algo que mostrarles y seguramente mucho por aprender.


¿Sientes que siempre te involucras que con personas que no dan tanto como tu en la relación, que no llegan a comprometerse, que te maltratan de alguna manera, te menosprecian o te ignoran, son egoístas, etc.? Vamos, sientes que “siempre atraes a la pareja equivocada”.
Antes de hablar de tu conducta, la cual debes revisar para saber qué estás haciendo o dejando de hacer para que esto pase, debes revisar tus motivos y preguntarte qué beneficio te reporta atraer siempre parejas inadecuadas: ¿te permite quejarte de tu miseria ante los demás y así ser el centro de atención? ¿Vivir así es más cómodo que ser sincero contigo mism@, y definir qué quieres realmente de una relación y qué estás tú dispuest@ a dar a cambio?
Si es así, no tienes por qué seguir leyendo. Pero si lo que quieres es vivir y disfrutar la relación de pareja ideal para ti, empecemos por hablar de tu conducta, de las decisiones que has venido tomando y de los patrones que has seguido y que te hacen sentir que “siempre atraes a la pareja equivocada”.
La primera pregunta es ¿qué estás buscando? En la mayoría de los casos, las personas ni siquiera saben lo que están buscando, y en realidad, este sería el primer paso para lograr una relación de pareja exitosa.
Si estás cansad@ de tener relaciones que no te llenan o que no van a ninguna parte, empieza ya a preguntarte: ¿cómo es tu pareja perfecta? y ¿cómo es para ti una relación perfecta?
Piensa en esto varios días, y cuando sientas que lo tienes suficientemente claro, siéntate a escribir tus conclusiones. Por ejemplo, qué características debe tener tu pareja (tanto físicas como emocionales), sus valores, si debe ser independiente, cuáles son sus creencias en cuanto a religión, familia, política, etc. Clarifica lo que es prioritario para ti y aquello que te gustaría pero no es imprescindible. Define lo que esperas recibir y lo que estás dispuest@ a dar. Y del mismo modo, sigue pensando en cómo sería tu relación ideal y escríbelo todo.
Al hacer esto, estarás preparad@ para reconocerlo cuando lo tengas delante y sabrás que es el momento de arriesgarte :-)

Date el tiempo y dale el tiempo de experimentarse como individuos en la relación. No se obliguen a estar juntos. El estar juntos no es una obligación, es una elección. Una elección que se hace a diario en base a un compromiso: “Me siento bien conmigo mism@, y hoy elijo estar con X aceptándole tal como es”.
Con el tiempo descubrirán si siguen aprendiendo juntos y compartiendo su felicidad, o si por el contrario han terminado un ciclo y deben seguir caminos separados.
Y por último y más importante: practica el desapego. Olvida que buscas una relación y céntrate en disfrutar de la vida en tu propia compañía.

Lo ideal es que ambos puedan estar dispuestos a profundizar en las diferencias hasta encontrar el tesoro escondido que existe detrás de esos conflictos. Pero será suficiente con que comiences tú. Puedes preguntarte ¿Qué es eso que me falta ver aquí?, ¿Qué es eso que puedo aprender?, ¿Qué es aquello que puedo rescatar de mí para superar todo esto?

Detrás de cada problema siempre hay un aprendizaje. Puede tratarse de tu autoestima, de un sentimiento de dependencia, de no saber plantear lo que sientes o necesitas, de no conocer los límites que son aceptables para ti según tus valores. Puede tratarse de muchas cosas.

Cada conflicto en la relación es un peldaño que puedes escalar para luego invitar a tu pareja a subir. Un escalón más arriba te ofrece una atmosfera más limpia, más armoniosa, más amorosa y de mayor sabiduría.

Si te quedas en la queja no tendrás acceso a este nuevo nivel y te perderás la oportunidad de llevar tu relación a niveles más elevados donde existe más dicha, más paz y bienestar.

Si abandonas la pregunta de por qué tienes esa pareja, puedes entrar a una nueva dimensión donde puedes preguntarte ¿Qué puedo aprender de esto?, ¿Qué necesito aprender o rescatar de mí?

Entonces te aproximarás a la respuesta correcta, a la solución, a la salida definitiva de eso que te aqueja. Estarás prestando atención a lo que te pides a ti mismo y no a lo que puedas exigir al otro. El reclamo no es exactamente hacia tu pareja, el reclamo es hacia ti.

A veces la vida te presenta situaciones difíciles de superar para ti, en las áreas de salud, económica y/o relaciones.

Sabes que estas situaciones las creas tú, pero hasta la fecha no has podido comprender, cómo es que las estas creando, no encuentras una salida y te gustaría que alguien pudiera ayudarte a ver cómo salir de allí.



http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/

SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario