Sólo lo que la muerte no se pueda llevar, es verdadero.







Sólo lo que la muerte no se pueda llevar, es verdadero. Todo lo demás es falso. Todo lo demás está hecho del mismo material del que están hechos los sueños.
Unos quieren una casa un poco más grande, un saldo un poco mayor en el banco, un poco más de fama, un poco más de renombre, más poder. Otros quieren llegar a ser presidente o primer ministro.
Si persigues cosas que la muerte se va a llevar, entonces tu vida es un cuento y el resultado final es gran dolor.
Entonces, ¿qué es lo que hay que hacer?
Piensa en algo más elevado, algo que esté más allá de la muerte, algo que no pueda ser destruido, algo que sea indestructible, algo que trascienda el tiempo. Y no se creará el dolor.
Si buscas lo supremo, cada momento de tu vida tendrá más y más paz, más y más calma, serenidad, frescor, fragancia.
Si buscas lo supremo, si buscas la Verdad, o buscas a Dios, o el nirvana, o como quieras llamarlo... si vas en busca de lo más profundo y de lo más elevado de la vida, y no persigues cosas materiales e ilusiorias, entonces la misma búsqueda traerá una nueva cualidad a tu ser.
Te sentirás enraizado, integrado; te sentirás centrado. Y verás que una nueva alegría surge en tu corazón, una alegría que no viene de fuera.
La verdadera alegría nunca viene de fuera, es la alegría material la que viene de fuera.
La muerte se lleva sólo lo que viene de fuera. La muerte sucede fuera, nunca sucede dentro. La muerte sucede en el exterior, nunca sucede en el interior; el interior es eterno.
Tu interioridad está más allá de la muerte. Siempre ha estado ahí, siempre estará ahí; pero tú no eres consciente de ello. Tú sigues
persiguiendo sombras, mientras que lo verdadero espera a que mires dentro, a que te vuelvas hacia dentro, a que te sintonices con lo de dentro.
Busca aquello que es inmortal; y tarde o temprano llamarás a las
puertas del Cielo.

Osho



http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/


SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario