SANAR LA RELACIÓN CON LA MADRE.

I+ll+always+hold+y
   demeterypersefone.



La relación con la madre es la más significativa en nuestra vida, la base sobre la que se construyen todas las demás relaciones.

Con la madre fuimos uno cuando estuvimos en su vientre y luego seguimos íntimamente unidos a ella durante la lactancia. El vínculo con la madre es fundamental para la supervivencia. El niño, la niña, se miran literalmente en la madre, se ven en ella como si fuera un espejo. La madre representa al mundo en su totalidad y lo que de él proviene.

Para la mujer, representa la referencia del modelo femenino que puede reproducir o rechazar, la forma de ser mujer, de vivir la femineidad y de ser madre. Para el hombre va a representar el modelo de mujer por el que se va a sentir atraído o va a rechazar, es decir, que condicionará su elección de pareja y la relación con ella, y mientras no madure, seguirá siendo hijo… de su mujer.

En todo proceso terapéutico es fundamental explorar la relación con la madre, con el padre también por supuesto, pero la madre es la que nutre, la que se ocupaba de las necesidades del niño o de la niña, la que daba sostén. Si estuvo presente cuando se la necesitaba, si satisfizo sus necesidades afectivas o si eran ignoradas, si veía a su hijo o a su hija por sí mismos y no como una prolongación suya o una carga.

Todos albergamos en nuestro interior un niño herido que no fue amado incondicionalmente, que necesitó protegerse del dolor por ser demasiado vulnerable. Congelamos muchos de nuestros sentimientos y nos construimos una coraza defensiva para no sentir que no éramos amados como necesitábamos. Para sanar esa herida es necesario tomar contacto con el niño interior, ver dónde y de qué manera fue herido, localizar ese dolor física y emocionalmente a fin de liberar la energía bloqueada.

Conectar con el dolor, la rabia, la culpabilidad, la impotencia, la tristeza, reconocerlo, aceptarlo y de esta manera, empezar a sanar. Al reconocer al niño interior, al tomar conciencia de su vulnerabilidad pueden surgir sentimientos de soledad, vergüenza, carencia, sentirse rechazado en ciertos momentos. Hemos de darle voz, dejar que llore, que exprese sus miedos y necesidades, y también sus partes positivas, los sueños, deseos, intuiciones y creatividad, y abrazarlo todo literalmente.

Hay niños buenos, niños obedientes, reprimidos, asustados, niños que tratan de agradar a su madre, niños que intentan ser perfectos, que niegan sus necesidades, niños que se refugian en la mente y niños que viven en el mundo de Disney para evitar sentir, hay niños rebeldes e insolentes que buscan llamar la atención que no reciben.

Las heridas del niño y de la niña pueden ser por sobreprotección, por exceso de valoración y halago, por abandono, manipulación, comparación, miedo, rechazo, autoritarismo, exigencia, engaño, desconexión, abusos…

Ahora bien, y este es el mensaje que quiero trasmitir, las madres tienen también sus propias heridas y carencias de infancia, sus condicionamientos y limitaciones, sus dificultades para amar incondicionalmente y sostener al niño si ella misma no aprendió a sostenerse y valorarse. Una empieza a darse cuenta de la complejidad de la maternidad cuando es madre, o al cabo del tiempo, al reconocer su parte femenina.

Muchas veces se actúa con los hijos justo al contrario de lo que se recibió… y también esto es perjudicial. Necesitamos en primer lugar reconocer nuestras heridas, ocuparnos de ellas y sanarlas, y eso lleva un tiempo. Y también necesitamos perdonar a nuestra madre por lo que hizo o dejó de hacer, perdonar el daño que nos causó sus miedos, su ansiedad, su perfeccionismo, su autoexigencia, su necesidad de quedar bien, el abandono de sus propias necesidades por satisfacer la de otros. Perdonar su victimismo, su tristeza, su actitud depresiva, su dolor no resuelto del pasado, lo que supuso para ella la falta de Amor y comprensión de nuestro padre, sus propias carencias de infancia, tal vez la falta de madre o de padre y otros condicionamientos…

Ser capaces de ver el niño herido también en nuestra madre, sus propias heridas de infancia, lo que nos lleva a ser compasivos y aceptarla por completo, más allá de sus errores y limitaciones. Reconocer el bagaje familiar y la transmisión del linaje y comprender que no puede ofrecernos nuestra madre aquello que no tiene, que no le enseñaron o que no sabe cómo hacerlo. Antes o después, y cuanto antes mejor, llega el momento en el que hemos de perdonar, agradecer y valorar lo que nuestra madre ha hecho por nosotros. Tomar lo que de ella proviene como un legado, el que nos corresponde, el que pudo darnos, los fallos y también sus dones.

Cuando lo hacemos nos sentimos plenos y caminamos sobre la Tierra bendecidos y merecedores de todo lo bueno. Cuando no aceptamos, rechazamos lo que ella nos dio, estamos negando y rechazando nuestros orígenes, y eso es negarnos a nosotros mismos, lo que nos confunde y nos llena de dolor. Por un tiempo la rabia y el resentimiento pueden darnos una falsa fuerza, como una especie de arrogancia de creernos mejores que ella. Cuando uno no acepta a su madre no puede amarse ni aceptarse a sí mismo. Aceptarlo todo como fue porque, esa fue nuestra experiencia, ese fue el aprendizaje familiar, lo que nos ha hecho ser lo que somos, nuestro legado completo. Honrarla y aceptarla como es nos conduce a la paz y a la reconciliación.



Más allá del dolor de nuestro niño herido también está el dolor de nuestra madre y el dolor que nosotros hemos añadido al rechazarla y juzgarla en ocasiones. Un hijo sólo puede estar en paz consigo mismo si se encuentra en paz con los padres, lo que significa que los acepta y los reconoce como son. No es posible decir: «esto lo tomo» y «esto lo rechazo». Aceptar a los progenitores como son es un proceso curativo en sí mismo, el alma de la persona siente alivio y levedad.

Ascensión Belart


http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/

SAIKU

11 comentarios:

  1. es tan acertado lo que propones para la sanación!! Gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir! A tomar en cuenta. .

    ResponderEliminar
  3. Con todos mis respetos, creo que el texto entero es un enorme error. Me limitaré a señalar la parte final: "Un hijo sólo puede estar en paz consigo mismo si se encuentra en paz con los padres, lo que significa que los acepta y los reconoce como son. No es posible decir: «esto lo tomo» y «esto lo rechazo». Aceptar a los progenitores como son es un proceso curativo en sí mismo, el alma de la persona siente alivio y levedad." En el caso de padres tóxicos sólo es posible estar en paz cuando tras reconocer que lo son los aleja uno de su vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es tan difícil de comprender el perdón, aceptar y dar la otra mejilla...el dolor de nuestro ser , de nuestro niño interior es muy grande y yo puedo comprender tus palabras, siento que es verdad lo que dices, muchas veces se nos hace imposible poder vivir con tanto dolor y es verdad que estar lejos calma esas heridas. Nadie tiene la verdad absoluta. Se debe actuar por amor propio tambien y empezar a considerarnos y a valorarnos en esta vida-

      Eliminar
    2. Es que para empezar, Isabel, lo de poner la otra mejilla (que en la situación original era tras haber recibido un golpe) es también un enorme error. Y lo es porque ese planteamiento es dejarse maltratar. O sea ¿me han pegado y en lugar de hacer algo para evitar que ese comportamiento inaceptable se repita pongo la otra mejilla para que la persona que lo ha hecho vuelva a hacerlo sin problema? Pues nada, nada: la acepto y le dejo la puerta abierta para que me maltrate todo lo que quiera. Seguro que esa es la solución. Pondría aquí una excelente imagen de una campaña contra el maltrato pero no sé hacerlo, lo siento.

      Eliminar
    3. El tema del perdón (quizá habría que ver qué se entiende por perdonar, bajo qué condiciones, etc) te digo desde ya que es un tema “gatillo” entre muchos afectados por mobbing. Bastaría con citar a Alice Miller (la gran pionera del maltrato infantil, una lectura muy aconsejable para todos): “El perdón nunca ha curado a nadie”. Por cierto ya que estoy comparto un enlace estupendo sobre “Los peligros del perdón”: http://www.mentelibre.es/?p=1261 La única pega que le veo es que aconseja alejarse del león pero no dice qué hacer cuando el león te persigue y eso tb pasa. Porque en mi opinión eso de "ya nosotros decidiremos si nos alejamos de personas tóxicas y nos reconciliamos con ellas" olvida dos cosas: 1/ Que a veces por más que nos alejemos nos persiguen así que ¿acaso hay que pasarse la vida huyendo? (Yo de hecho dije expresamente "los aleja uno de su vida") 2/ Que en casos extremos no hay reconciliación posible.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo con Luis Castaño. Yo señalare la parte:"Antes o después, y cuanto antes mejor, llega el momento en el que hemos de perdonar, agradecer y valorar lo que nuestra madre ha hecho por nosotros.". Nadie esta legitimado a recomendar el perdón, sobre todo cuando no ha sufrido los mismos abusos. Nuestra madre ha hecho muchas cosas por nosotros, en mucha ocasiones, jodernos la vida. Y si, nuestra alma siente alivio, sobre todo cuando tomamos distancia del foco toxico.

    ResponderEliminar
  5. Puede resultar una muestra de madurez el reconocer que tampoco nuestra madre fue amada por la suya, pero lo cierto es que tuvo su ocasión de trascender ese dolor y darnos una infancia mejor a nosotras, sin embargo, no lo hizo, eligió regalarnos sus carencias afectivas y perpetuar el desastre. Podemos perdonarla, a la larga, pero no podemos dejar que una mala madre nos enferme, nos condicione la vida o nos sitúe en una posición de infelicidad permanente. A una mala madre lo mejor es abandonarla, sin culpabilidad, puesto que te dio la vida pero también te la fastidió, por lo tanto no hay deuda que pagar con ella. Y si necesita una terapia, puede buscarla, libremente, y si se recupera de sus carencias, será bienvenida de nuevo a nuestro lado. Pero el amor propio, la autoestima, deben estar por encima de la mala madre. Si ella hubiera hecho eso mismo con su propia mala madre, seguramente hubiese sanado su herida.

    ResponderEliminar
  6. yo también tengo esa duda... esta bien entender que una madre también fue niña y quizás le hicieron cosas mucho peor de las que ella le haría o hizo a un hijo... entiendo que hay que aceptar a esa madre tal cual como es (porque no va a cambiar) y perdonar cualquier daño que ella pudo realizar, entendiendo que a ella quizás también la lastimaron ... el tema es cuando esa madre sigue siendo toxica, se puede aceptar y perdonar y alejarse? leí en diferentes artículos que el éxito tiene cara de madre, y sanar la relación con la madre nos permite tener mejores relaciones mejor trabajo etc, el problema es cuando uno ya no quiere estar al lado de esa madre porque o critica constantemente o maltrata o compara lo que sea... que sucede allí?...

    ResponderEliminar
  7. Muy buen artículo. Buen contenido y muy bien expresado! Enhorabuena!

    ResponderEliminar