Las Nueve Etapas de la Meditación en la calma mental"




La Meditación es una técnica de familiarización aplicada sobre un objeto específico, la respiración . Elegir un punto de concentración y establecer la mente allí sin permitir que divague, que se olvide del objeto, volviéndola a traer constantemente, será el primer trabajo del meditador. 

1º- A esta primera etapa de nueve se le llama emplazar la mente. En el diagrama del monje que asciende por el camino de la calma mental, los hábitos monásticos simbolizan la práctica de la virtud para empezar a cultivar la serenidad. Después, mediante la atención y la vigilancia, representadas por un gancho y lazo, el hombre va detrás de su mente intentando domesticar a los dos animales, el elefante y el mono, que representan aquí el sopor o pereza y la agitación. Que el monje vaya tras ellos quiere decir que, en estos primeros niveles, estas dos tendencias se impondrán a la voluntad del practicante. Cuando se ha conseguido cierta asiduidad en la técnica y somos capaces de prestar atención al objeto de meditación, reconociendo claramente el sopor y la agitación, nos establecemos en el segundo nivel.

2º- El emplazamiento continuo, que se caracteriza por el constante trabajo de traer la mente al lugar deseado y se vincula con la aplicación sostenida. Después, por la práctica del emplazamiento continuo conseguimos descansar más tiempo en el objeto de concentración llegando así al tercer nivel.


3º- Llamado nuevo emplazamiento. Sigue habiendo pensamientos que distraen, pero no perdemos el contacto con el objeto de meditación durante tanto tiempo, por lo que aparece un nuevo enemigo, el orgullo, representado por el conejo, que simboliza también el engaño de creer que has conseguido algún estado superior, cuando no es así. Ahora, aunque seguimos perdiendo la atención, la recuperamos inmediatamente. Vamos dominando el sopor y la agitación pudiendo conseguir el cuarto nivel.


4º- El emplazamiento cercano, donde ya no pierdes el objeto de concentración. Es en este lugar donde empezamos a experimentar un Refugio Interior pues sentimos cómo la mente es capaz de ser domesticada y experimentamos cierta paz y serenidad hasta llegar al quinto nivel.


5º- Emplazamiento quinto de disciplina, donde el sopor y la laxitud, sin ser todavía vencidos del todo, son mucho más sutiles durante toda la sesión.


6º- En el emplazamiento de pacificación seguimos sin perder el objeto de concentración. El monje está delante de los animales desde el paso anterior, pero los detalles todavía no se pueden ver claramente. Hemos vencido la agitación y el sopor, pero siguen sin estar sujetos del todo.


7º- En el séptimo nivel reconocemos por primera vez la calma mental y podemos vencer sin esfuerzo a los dos oponentes cuando aparecen, haciendo que se desvanezcan sin esfuerzo. De hecho, en el diagrama vemos que nos despedimos del mono. Este nivel se llama emplazamiento de calma mental.


8º- De equilibrio donde lo único que tenemos que hacer es establecernos en la continuidad tanto tiempo como deseemos pues ya no tenemos obstáculos.


9º- El noveno nivel es la realización total de la técnica. La mente, que es representada aquí como el elefante blanco, se sienta a nuestro lado como nuestro mejor amigo. El monje tiene realizaciones y sentimientos de ligereza, En este nuevo sendero, el monje destruye los engaños más sutiles mediante la espada de la sabiduría que porta en su mano. La consecución de los nueve niveles de calma mental produce una mente gozosa que disfrutará en cada momento de su creatividad. Será capaz de realizar prodigios y, según las Escrituras, ya no tiene que renacer nunca más en el Samsara.




THUBTEN DHARGYE LING


Las Nueve Etapas de la Meditación en la calma mental"



SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario