APLICACIONES DEL FENG SHUI PARA EL HOGAR




radiodelmar

Espero que esta breve pero completa descripción de las aplicaciones del
Feng Shui te sea útil y puedas disfrutar tú también de una casa
armoniosa. Comencemos por...

La entrada y el recibidor

La entrada principal (el área que te conduce a la puerta delantera, el
umbral y la zona que queda justo detrás de la puerta) es importante por
dos razones:
* es la zona de las primeras impresiones, y
* a través de ella entra a tu casa la energía vital o chi
Piensa en tu entrada principal como la avenida de la buena suerte que
atrae a personas útiles y nuevas oportunidades a tu hogar. Despliega la
alfombra de bienvenida y hazla fascinante.
Procura que el color y el diseño de la puerta de tu casa sean
especialmente acogedores, de modo que siempre sientas que eres
bienvenida. En el Feng Shui, tradicionalmente se incluye el color rojo
para atraer la prosperidad y los motivos de celebración, por eso muchas
personas pintan de ese color la puerta de su casa. Aunque el rojo
brillante chino es el más apropiado, cualquier tono de la gama de rojos
que te guste irá bien, incluidos el rosa, el terracota, el burdeos (bordó),
el púrpura y el magenta.
También puedes elegir una puerta con un motivo artístico y resaltar la
zona que la rodea con flores de color rojo, púrpura o rosa, árboles de
corteza roja o frutos del bosque, o bien con macetas, alfombras y
estatuas de tonos rojizos
Cuando el recibidor es pequeño, procura no sobrecargarlo. Quita
cualquier mueble que dificulte la apertura total de la puerta y coloca
algún cuadro que tenga profundidad, o bien un espejo para hacer que
resulte más espacioso y, al mismo tiempo, rechazar energías poco
agradables. Independientemente del tamaño del recibidor, siempre es
posible convertirlo en un cálido lugar de bienvenida. Mantenlo limpio de
objetos transitorios como juguetes, maletas, equipo deportivo,
desechos reciclables y correo.
Lo primero que se ve al entrar
Sea cual sea la primera habitación que ves al entrar en una casa, suele
ser la que te causa una impresión general de sus habitantes. Ver la sala
es muy positivo, porque sugiere relaciones sociales y relajación. Cuando
la primera habitación que se ve es la cocina, el comedor, un dormitorio,
el cuarto de baño o el cuarto de planchado, puede parecer que la casa
está centrada en otras actividades, como dormir, comer y hacer las
tareas del hogar.
Si vives en una casa así, reorganiza la distribución de los muebles o
coloca separaciones de ambientes, de modo que no sean esas las
primeras estancias que se vean al entrar.
Otro de los retos para el Feng Shui es no permitir que se vean varias
habitaciones desde el recibidor, pues esto podría desorientar de igual
modo a invitados y ocupantes. Si estás en un caso así, destaca la sala
(tenga la dimensión que sea) marcando un camino claro hacia ella,
utilizando artísticamente pantallas o biombos, esculturas, cuadros,
plantas y muebles.

Directrices rápidas para la entrada y el recibidor:

* Crea un recibidor fascinante, dentro y fuera.
* Procura que esa zona esté bien iluminada, arreglada y sin trastos.
* Si te es posible, en el exterior incluye sendas sinuosas, alguna
fuentecita, asientos y otras "marcas estéticas".
* En el interior coloca uno o más objetos que den
la bienvenida en el recibidor o en el área que
esté justo detrás de la puerta principal.
* Realza otras entradas que uses a menudo

Embellece tu sala con ingenio

Por lo general es el ambiente más grande de la casa; así, debe ser
armónico y agradable. Representa la forma de manifestarnos a quienes
entran en casa.
Puesto que es una habitación social y activa, en el Feng Shui la sala se
asocia al elemento fuego. Es el sitio perfecto para expresarte y
desplegar el arte, los colores y las colecciones que te gustan. La sala
dice mucho sobre tu personalidad y tu visión del mundo, ¡haz que la tuya
sea un buen informe de ti misma! Aquí lo que importa es expresar tu
individualidad con cualquier estilo de diseño que te guste, y ordenar a la
vez los muebles y tesoros para asegurar el flujo armonioso del chi o
energía vital.
La comodidad y la seguridad son importantes cuando hemos de
amueblar la sala. Compra sólo asientos que te acojan con brazos
confortables, y muebles que no tengan detalles molestos o aristas
peligrosas. Las mesas con puntas afiladas pueden ser peligrosas y
energéticamente alejan a la gente y al chi, en lugar de atraerlas

Ten en cuenta la vista

Coloca la pieza principal de los muebles de la sala (generalmente el
sofá) de modo que domine la visión de la puerta. Cuando no sea posible,
cuelga un espejo para ver el reflejo de la puerta desde el sofá. Para
aumentar la sensación de bienestar y de buena circulación del chi,
organiza tus muebles formando islas a través de las cuales puedas
pasar fácilmente.
Revisa la vista que tienes desde todos los asientos de la sala y corrige
las que resulten desagradables. Para conseguir vistas ideales y la
circulación de energía por toda la habitación, procura que los rincones
estén ordenados. Defínelos con cualquier combinación de adornos, como
plantas, esculturas, luces y muebles, o bien suavízalos con telas

Demasiado de algo bueno

Muchas salas están repletas de objetos decorativos. La visión de tantos
objetos empuja hacia la puerta, en lugar de invitar a entrar.
Hay quien piensa que para practicar el Feng Shui debe adoptar una
actitud zen o tener una visión minimalista, pero eso no es cierto. El
Feng Shui y la abundancia material no son opuestos, pues se busca el
equilibrio perfecto entre los extremos y cada persona tiene una opinión
diferente sobre lo que constituye el exceso y el defecto
Si tienes tantas cosas que al desplegarlas todas se produce un exceso,
ve alternando tus colecciones, exhibe una parte y guarda el resto. Esto
ofrece a cada uno de tus tesoros la oportunidad de brillar sin tener que
compartir el escenario con cientos de cosas bonitas. Luego, cámbialos
cuando gustes y guarda el resto. Esto asegurará el flujo del chi en tu
sala y el placer de redescubrir y disfrutar de las cosas que te gustan

Armarios parlantes

Repisas, trinchadores o consolas están reservadas
para objetos de decoración como jarrones, cajas
de adorno y candelabros. Cada uno de estos
objetos evoca el recuerdo de alguna persona a la
que probablemente no hubieses recordado por ninguna otra razón;
algunos de ellos son estupendos, otros no tanto. Pero, por un momento,
esas personas están hablándote.
Te recomiendo deshacerte de una serie de objetos parlantes que,
aunque bonitos, no se encuentren entre el conjunto de recuerdos que
deseas conservar. Así sólo te quedarás con voces dulces que te traerán
recuerdos y sentimientos maravillosos.
Echa un vistazo a las "joyas de tu casa" y deshazte de las que te
traigan recuerdos, asociaciones o sentimientos desagradables. Escucha
lo que cada una tiene que contarte y decide si realmente deseas
tenerlas en tu espacio. Entra de lleno en el presente, en tu zona de
poder, y despréndete de cualquier cosa que no tenga nada bonito que
decir. Al hacerlo se activará tu energía y la de tu entorno

Los colores de nuestra vida

El color es una herramienta personal y poderosa para realzar tu hogar.
A la antigua dueña de una casa puede que le gustaran las paredes de
color verde aguacate, mientras que a la actual esos colores le dan
claustrofobia o náuseas. Da prioridad a la eliminación de los colores que
te ofenden y rodéate de los que te alimentan y nutren.
Haz pruebas antes de pintar, de cambiar la tapicería o los muebles. Si
quieres comprar una silla de color púrpura, por ejemplo, envuelve una
cualquiera con un papel o una tela de ese color y déjala durante un
tiempo. Observa el efecto de la luz sobre el color que tendrás que ver
mañana, tarde y noche. Algunos colores cambian por completo según se
vean con luz natural o artificial. Asegúrate de que te gustan todos los
matices y tonos que introduces en tu hogar. Si al final de la semana ya
no estás tan enamorada de un color, prueba otro y da las gracias por
haberlo descubierto antes de realizar una gran inversión.
Los colores se pueden usar como una "solución rápida" cuando una
habitación resulta demasiado monocromática, usando el ciclo de control
de los elementos, mismo que veremos más adelante. Por lo pronto, te
adelanto que puedes elegir colores rojos y púrpuras para dar calidez a
un entorno que sea principalmente blanco. Introduce amarillos y ocres
para equilibrar las habitaciones que tienen mucho negro o tonos
oscuros. Añade blanco y tonos claros tipo pastel para un entorno azul o
verde. Agrega tonos oscuros o negros para equilibrar el exceso de
colores ardientes como el rojo y el púrpura.

¿Qué hacer con las bestias electrónicas?

Coloca los televisores y demás equipos electrónicos en muebles con
puertas, o bien cúbrelos con fundas o telas que hagan juego con la
decoración del sala, de modo que se puedan esconder cuando no se usen.
Nuestro lema para el equilibrio es: fuera de la vista, fuera de lamente. Este sencillo cambio puede mejorar extraordinariamente tu
calidad de vida, promoviendo una serie de actividades sociales y
familiares, así como momentos de paz y tranquilidad.


LIBRO: Feng Shui o el arte de vivir

Saiku

http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/APLICACIONES DEL FENG SHUI PARA EL HOGAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario