SUGERENCIAS PARA ENVIAR ALEGRÍA A LA TRISTEZA


 Reconoce tu tristeza, comprende que es irreal y, luego, déjala ir. No intentes fingir felicidad cuando estés triste. Sé consciente, en cambio, de esa tristeza y pregúntate si deseas seguir en ese estado emocional. Si la respuesta es no, reconoce que ese sentimiento triste es consecuencia de lo que decides pensar, y así empezarás a comprender la tristeza. Esta está situada totalmente en tu mente; no existe en el mundo.
Una vez que reconozcas tu absoluto derecho a estar triste, decide cuánto tiempo quieres permanecer en ese estado, comprende que es consecuencia de tu energía inferior y, luego, déjala ir. Esto se lleva a cabo poniendo pensamientos alegres en tu momento presente y observando cómo se aleja la tristeza.
Esta pequeña técnica de ser capaz de reconocer, comprender y dispersar puede durar unos segundos o, si quieres, semanas enteras. La cuestión es que al ser consciente de la tristeza mientras la sientes te das la opción de sustituirla por la alegría, que es la solución espiritual al error de la tristeza.
 Irradia la energía de la alegría a los que parecen estar experimentando tristeza. Escucha las historias dolorosas y tristes de los demás con empatia y con el compromiso de vivir en la alegría. Entonces estás aportando una energía más elevada a la situación. La tristeza no puede sobrevivir en la energía más rápida del espíritu. Esto es similar a intentar pelear con alguien que no quiere hacerlo. Al final, el antagonista o desaparecerá o abandonará su actitud pendenciera. Ocurre lo mismo con los que están decididos a permanecer en la tristeza. Perciben que te estás negando a unirte a ellos en sus pautas de energía inferior y buscarán un alma más predispuesta, o bien tu presencia y tu compromiso inquebrantable de aportar alegría disolverán la tristeza.
Mis respuestas a los que insisten en estar tristes suele ser algo así: «Las cosas mejorarán si decides ser feliz a pesar de todos estos acontecimientos», o «Ahora te sientes triste, pero estoy seguro de que lo superarás y algún día mirarás atrás con una sonrisa en los labios». Trato de cumplir mi compromiso de poner feli-cidad donde hay obstáculos cuando tropiezo con personas que están luchando con dificultades en su vida. De esta manera puedo irradiar esa energía y ayudarles a erradicar la energía de la tristeza. Aristóteles lo expresó así: «La felicidad es el sentido y el propósito de la vida, el objetivo y el fin de la existencia humana. ..». Es un buen consejo para recordar cuando te enfrentes con los pensamientos de tristeza, tuyos o de los demás.
 Busca el beneficio que te proporcionan los que te dan tristeza. Sí, encontrarte con alguna energía inferior a la energía del espíritu te proporciona un beneficio. ¡Estas personas son tus mejores maestros! Te recuerdan que aún no te controlas y te dan la oportunidad de elegir la alegría y la paz. Con su expresión de tristeza aprendes a superar esa energía y emplearla como guía.
Toda experiencia de tristeza proporciona valiosas lecciones para aprender y puertas de la conciencia espiritual superior para abrir. Por lo tanto, da las gracias cuando aparezcan semejantes oportunidades.

LA FUERZA DEL ESPIRITU

Wayne W. Dyer

1 comentario: