TU NIÑO INTERIOR






A medida que descubras los antiguos mensajes negativos que
hay dentro de ti, sé dulce, bondadoso y consolador con tu niño
interior.

Piensa: «Todos los cambios que llevo a cabo son cómodos, fáciles y divertidos».

Me amo totalmente en el ahora.


El amor es el borrador más grande que hay, borra incluso las
impresiones más profundas, porque el amor cala más hondo
que nada. 

Si las impresiones de tu niñez fueron muy fuertes, y
tú sigues diciendo que la culpa era de «ellos» y que no puedes
cambiar, te quedarás atascado. 

Trabaja mucho con el espejo, ámate en el espejo, de la cabeza a los pies, vestido y desnudo.

Mírate a los ojos y ámate, y ama al niño que llevas dentro.


Cada uno de nosotros está siempre trabajando con el niño de tres años que todos llevamos dentro.
Lamentablemente, nos pasamos la mayor parte del tiempo
gritándole, y después nos preguntamos por qué será que nuestra
vida no funciona.


Con amor abrazo a mi niño interior.


Cuida a tu niño interior.  

Es él quien está asustado. Es él quien
sufre. 

Es él quien no sabe qué hacer. 
Ocúpate de tu niño.
Abrázalo y ámalo y haz todo lo que puedas por satisfacer sus
necesidades. 

No olvides hacerle saber que, suceda lo que
suceda, tú estarás siempre a su lado. 

Nunca le volverás la espalda ni te escaparás de él. 
Siempre amarás a ese niño.

Louise HAY


http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/


No hay comentarios:

Publicar un comentario