DERMATOGLIFO: 4 clases de manos y dedos.




Interpretaciones domésticas y cursos rápidos de adivinación no soportaron el examen riguroso de cada milímetro de la piel, el estudio de huellas y ramificaciones naturales.
Desde las observaciones de los chinos que refirió Marco Polo, inquietudes de los caldeos, obsesiones de los faraones egipcios y los escritos más antiguos del mundo hallados en Varanasi (ciudad sagrada de la India) se llegó en Francia a al Dermatoglifo.
Los pediatras han aportado lo suyo al método Dermatoglifo. Coinciden en que lo primero que se descubre cuando alguien, a pocos meses de nacer, comienza a conocerse, es la mano. Ocurre un fenómeno simultáneamente: el niño deja fija su atención en la palma. Los impulsos inconscientes que conducen a esta actitud ya tienen explicación: la geografía palmar suma las líneas de nuestros padres, abuelos y bisabuelos. Se sostuvo por largo tiempo en círculos científicos que los pliegues palmares eran resultado de la posición fetal y por eso se nacía con los puños cerrados. Los aportes alemanes del laboratorio Böehringer determinaron que al iniciarse el sexto mes de gestación el feto tiene ya formadas las líneas de la palma de la mano: comienzan a constituirse entre el tercero y cuarto mes (explicaron en sus informes); se producen por un líquido que fluye del encéfalo del feto hacia las extremidades.

Podría decirse que hay tres líneas que gobiernan la palma de la mano: la línea de la Vida, de la Cabeza y del Corazón, y es innegable que a través de ellas se conocen entretelones de instintos y sentimientos. Pero la lectura científica es más complicada, nada tiene que ver el largo de la línea de la Vida con los años que vivirá la persona y en nada se relaciona la línea del Corazón con problemas cardíacos o sentimentales. Las ramificaciones en la línea de la Cabeza tampoco significan aptitudes literarias ni inteligencia.

En líneas generales, se inicia el estudio de la mano luego de recabar datos de la infancia y adolescencia de la persona y, si es posible, de observar las palmas del padre y la madre.
Quedará claro que no existen dos manos iguales, con los mismos trazados. Las formas y sus interpretaciones.
Desde los tiempos en que los hombres estrechaban las manos para estar seguros de que ninguno tenía armas, se dice que son una carta de presentación.

Con gran amplitud el Dermatoglifo determinó a través de cuidadosas estadísticas y comparaciones cuatro tipo de manos y dedos para tener en cuenta.

Una mano seca insinúa que prevalece la mente ante los sentimientos y, si la persona es nerviosa, rara vez exteriorizará lo que siente.
En una mano húmeda prevalece la mala circulación en el organismo.
La mano blanda indica la falta de concreción y la poca inclinación al trabajo.
La mano dura señaló atracción por deportes y falta de temor ante los obstáculos cuando se fijan objetivos.

 Los dedos fueron observados cuidadosamente.

Los largos correspondían a personas casi obsesionadas por el orden, que actuaban pausadamente.
Los dedos cortos correspondían a personas que tomaban rápidas, pero intrascendentes decisiones, con poco control sobre sí mismos.
Los dedos lisos, sin nudosidades rodeando las falanges, revelaron a personas optimistas y comunicativas, que manejan eficazmente grupos reducidos.
Los dedos nudosos indicaron tendencias al escepticismo y poca voluntad de cambios.


SIETE TIPOS DE MANOS

Mano elemental: 

La palma está bastante desarrollada, gruesa, espesa y dura.
Dedos rígidos y cortos. Las uñas cortas. El pulgar corto, recto, casi truncado. Por su forma, es la mano más corriente, vulgar; carece de delicadeza en sus movimientos.
Los seres que poseen estas manos son apáticos, groseros, más bien brutales. Son personas que realizan trabajos físicos, pesados, rudos, aunque esta forma de ser no indica siempre, necesariamente, un fondo negativo.
Se conforman, no tienen grandes metas, ni pretensiones.
Cumplen, sin embargo, su cometido; pues son personas muy necesarias para el progreso del mundo.


Mano cuadrada o útil: 

Este tipo de manos son fáciles de encontrar y distinguir, en principio, por el característico ensanchamiento de la mano, así como por la cuadratura de sus dedos.
Las personas que tienen este tipo de manos suelen ser de ideas rígidas y les cuesta adaptarse a las nuevas situaciones, a las nuevas circunstancias, esto se confirma y se incrementa de forma especial cuando el dedo pulgar carece de flexibilidad, así como la propia mano.
Suelen ser los poseedores de dichas manos personas amantes del orden y con tendencia a las auto imposiciones, lo que llevado en exceso suele acarrear angustias y sensación de que no hacen las cosas tal y como deberían; perfeccionistas, cuidadosos, sobre todo en cuestiones económicas, lo que hace que sean competentes en materias –y por lo tanto tendentes a tener actividades– de un desarrollo especialmente burocrático. Tal y como comentábamos al principio, no suelen ser amantes de los cambios ni a niveles exteriores ni interiores, pues éstos siempre pueden conllevar un rompimiento de esquemas y un ligero estado de confusión que a ellos les resulta molesto. Personas autoritarias y también perseverantes.


Mano de espátula o necesaria:
 Suelen ser anchas y fuertes. Sus dedos destacan por tener una forma “abanicada” lo que les confiere un aspecto espatulado. Las personas que poseen este tipo de manos son enérgicas, dinámicas, extrovertidas, a veces olvidan de cuidar de su persona. También tienen especial facilidad para aprovechar las diferentes situaciones que la vida les brinda. Son personas auto confiadas lo que en ocasiones les lleva a actuar de una forma excesivamente impulsiva. Prácticos, sensatos.

Cuando la mano es muy flexible puede existir la tendencia a caer en los placeres sensuales con facilidad desatendiendo entonces sus responsabilidades




Mano cónica o artística: 
Este tipo de manos son ligeramente ahusadas en la base de la mano y en la punta de los dedos.
Las personas que poseen este tipo de manos suelen ser especialmente sensibles, lo que también se aprecia en su tipo de piel, bastante fina. Nos encontramos con que suelen estar regidas por la impulsividad y la irreflexión, actuando bajo las primeras impresiones, por lo que sería aconsejable que tuvieran más calma y no actuaran de forma tan precipitada.
Son también personas tendentes al romanticismo y a la ensoñación, lo que les hace estar, con bastante facilidad en las nubes.
Todo esto unido a la impulsividad que comentábamos antes, les hace encontrarse constantemente en situaciones inesperadas, a veces nada deseables y de las que son los propios desencadenantes.
Son personas sentimentales y especialmente intuitivas. Muy creativas, dicha energía se canaliza hacia el aspecto intelectual cuando las líneas principales (línea de la cabeza, corazón y vida) están bien formadas y la mano es firme.
Dentro de las características negativas, su falta de constancia es un detalle a resaltar, pues emprenden con facilidad todo tipo de empresas, a las que dedican toda su energía para luego más tarde delegar las responsabilidades adquiridas a cualquier persona cercana.

En general son personas que les encanta embellecer la vida con pequeños detalles.


Resultado de imagen para Mano nudosa o filosófica:

Mano nudosa o filosófica: 

Cabe destacar en ella la peculiaridad de los dedos: abultados en la unión de las falanges.
Su tamaño es normal, más bien pequeño. Pulgar fuerte. Conviene destacar la importancia de los nudos. Hablan de orden y meticulosidad. Si están más desarrollados los de las falangetas, el orden en la persona será psíquico; mientras que si se trata de los segundos (falanginas), expresarán una tendencia hacia la realización material.
En todo caso, los seres que poseen este tipo de manos son bastante sinceros, nobles de sentimientos, con sentido de la moral y de la justicia.
No se fían de las apariencias y tratan de ahondar en la verdad de las cosas y de las gentes. Su mente es profunda y analítica. Están muy capacitados para los estudios filosóficos e investigaciones científicas. Es la mano del idealista.



Mano psíquica o mística: 

Son manos formadas por dedos largos y terminados en punta. Son poco frecuentes. Al igual que las manos cónicas son receptivas, sensibles, lo que les hace captar con suma facilidad las cuestiones reales y profundas de las circunstancias, pero encontrándose con problemas a la hora de proyectarse en la vida. No saben aplicar esa serie de estímulos e impresiones recibidas.

Son personas altamente imaginativas y también creativas, siendo bastante impresionables.

Si bien es cierto que este tipo de manos predomina en personas con un especial sentido espiritual, se encuentran que necesitan aprender a expresarse en la realidad cotidiana, asentarse en el plano físico.

También son especialmente idealistas, lo que les otorga una fuerza infundada que les ayuda a acometer las empresas que se propongan.




Mano mixta: La mano mixta


Sus dedos son muy distintos entre sí, pues, en realidad, están mezclados de los diferentes tipos de mano que hemos ido analizando. El índice y el anular suelen ser cuadrados, mientras que el dedo medio y el meñique pueden ser puntiagudos; pulgar tirando a grande. Estos, por resaltar los casos más frecuentes, porque la verdad es que esta mano se encuentra bajo las combinaciones más variadas; de modo que, para su estudio, se impone el análisis por separado, viendo a que tipo corresponde cada dedo. De cualquier forma, dichas manos hablan siempre de individuos cómodos, listos, prácticos, útiles. Son dados a iniciar una serie de profesiones o conocimientos variados, aunque no suelen llegar a cotas muy altas, por faltarles la constancia en estas iniciativas. Es muy frecuente encontrar este tipo de manos.


Los Dedos


En relación con sus dimensiones, los dedos tienen diversos significados. Los dedos largos, para empezar, indican una persona cuidadosa, paciente, meticulosa y metódica. Pero si son excesivamente largos, indican que la persona es excesivamente meticulosa, y son también índice de vanidad.

Los dedos cortos, por el contrario, indican capacidad de síntesis e intuición rápida, además de dinamismo físico y de pensamiento. Los dedos de longitud media indican, por fin, equilibrio entre la inteligencia y el instinto, capacidad de análisis y de síntesis conjuntamente. Son de longitud mediana aquellos dedos en los que el índice tiene la misma longitud que la palma.

Los dedos muy gruesos denotan materialismo, pero también posibilidad de éxito práctico, mientras que los dedos delgados indican una persona idealista. Ahora bien, si se encuentran en una mano poco armoniosa, indican astucia y falsedad.

Los dedos gruesos denotan tendencia a las cosas materiales, al bienestar, a los placeres de la carne y de la mesa; os dedos delgados, por el contrario, caracterizan a individuos cerebrales ajenos a los placeres materiales y volcados en la consecución de las propias aspiraciones.

Si los dedos acaban en forma de espátula, denuncian siempre modales bruscos, especialmente si la línea de la vida es profunda y colorada; pero, si la línea del corazón está acentuada, significa también buen corazón. Si la mano es blanda, existe actividad del espíritu.

- Los dedos cónicos, es decir los que se afinan en el extremo, indican buena receptividad. - Los dedos cuadrados, es decir los que tienen la última falange de la misma medida en la base que en la extremidad, representan el equilibrio, la reflexión, el orden.

Los dedos bien proporcionados revelan una buena índole.

Los dedos regordetes no prometen mucha inteligencia.

En general, las indicaciones que se pueden obtener sobre el carácter psicológico por la medida de las yemas de los dedos son las siguientes:

- Primera falange (en la extremidad del dedo): si está más desarrollada que las otras indica mayor impresionabilidad; Segunda falange (intermedia): si está más desarrollada indica carácter razonador y estudioso, y también espiritualidad.

Tercera falange (próxima a la palma): si es más larga y más gruesa, denota carácter tranquilo e indolente.

Si las tres falanges de los cuatro dedos son de la misma longitud y grosor, es señal de que el sujeto es persona equilibrada y justa.

Los dedos lisos revelan tacto, inspiración, espontaneidad, impulsividad; si son particularmente lisos indican aturdimiento, capricho y ligereza.

Si los dedos lisos son cuadrados, habrá mayor equilibrio entre la inspiración y la razón; el sujeto amará las artes, la literatura y tendrá ideas positivas.

Los dedos lisos de espátula indican un compromiso entre el orden y la apariencia del orden. Se tendrá una sensibilidad materialista que hace apreciar el aspecto utilitario de las cosas, y actividad más que delicadeza, amén de inteligencia positiva.

En los dedos nudosos se distinguen dos tipos de nudos. Entre la primera falange (la que tiene la uña) y la segunda falange está el nudo filosófico; el nudo situado entre la segunda falange y la tercera es el nudo del orden material. 




FUENTES:
http://www.mysteryplanet.com.ar/
http://www.libreriafloralia.es/
http://www.metirta.com/


http://saikualternativo.blogspot.com.ar/



 


No hay comentarios:

Publicar un comentario