CUANDO EL ALMA NECESITA LLORAR



Los presentimientos han dejado de ser una leyenda popular, los estudios muestran que somos capaces de adelantarnos a algo que ocurrirá, en un lapso de menos de cinco segundos, no ocurre siempre, pero ocurre.

Otros estudios recientes afirman que llorar le hace bien al alma.

Esto no es nada nuevo, ya que seguro que tú lo has sentido por ti mismo, cuando agobiados por los problemas un día nos dejamos llevar por las lágrimas, cuando hemos perdido alguien que nos era importante, las lejanías, las cercanías que duelen, las frustraciones, las pequeñas victorias y las grandes derrotas, que hemos llorado, claro que sí… Pero no es lo que debemos hacer según los que piensan insisto, que debemos ser siempre controlados, que las lágrimas son una debilidad…


No pensemos tampoco en aficionarnos al llanto, la vida requiere también de entereza, pero cuando queremos llorar porque nos sentimos derrotados, por qué no dejar que esas lágrimas nos liberen del sentimiento, por qué negarle a la felicidad, unas lágrimas que siempre emanan fácilmente y que luego parecen extinguirse sin más… Dicen que después de la tormenta viene la calma, llorar es saludable por cuanto nos libera de la frustración y el estrés, que lo dicen los expertos, y después de llorar seguro nos sentiremos mejor… Aunque las cosas no cambien por una lágrima, siempre podemos y en eso estarán de acuerdo conmigo, retomar con más calma, el empeño de la vida… Llora que es sano, y llora porque eso alivia el alma. “Emociones expresadas, emociones superadas”

lamenteesmaravillosa



http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/

1 comentario:

  1. Considero que esto que afirman los expertos del comportamiento humano tiene mucho sentido. Lo explicaré de este modo: según lo que he aprendido el ALMA está, por decirlo de alguna manera revestida de cuatro cuerpos inferiores para poder cumplir el proyecto divino (proyecto de vida) que le toca desempeñar en cada encarnación: cuerpo etérico (donde están anidados todos nuestros registros y memorias de nuestras vidas anteriores), el cuerpo mental (nuestros pensamientos, nuestra inteligencia), el cuerpo emocional (las emociones, sentimientos, enojo, placer, enamoramiento, rencores etc) y el cuerpo físico que es el vehículo material que necesita el alma para su manifestación en el plano material. El ALMA, también llamada el "niño interno" acumula vivencias buenas y malas, odios y rencores, gratitud y desilusiones, no solo de esta vida sino de muchas vidas pasadas y ese "peso" acumulado presiona cada vez más nuestra alma para expulsar esas emociones contenidas, ya que de no hacerlo sobrevendrán consecuencias más graves que empezarán a perturbar el cuerpo emocional, mental y físico. Cuando el alma llora, está realizando una catarsis necesaria para expulsar esa energía mal calificada que se ha acumulado peligrosamente y amenaza con literalmente hacernos explotar. Por lo tanto, como una medida de alivio, considero que es bueno permitir de vez en cuando al niño interno se manifieste en un llanto reparador. Solo como alivio, no caer en excesos que nos lleven a depresión.

    ResponderEliminar