PURIFICACIÓN DE AÑO NUEVO

Mujer echando sal sobre hombro - Allison Achauer/Getty Images




Si tiene una racha de mala suerte o siente que carga con usted “malas energías”, quizá esté necesitando un ritual de purificación y protección.


Combinado con el ritual de purificación y protección de su hogar y sitio de trabajo, realice rituales de purificación para su cuerpo físico y energético.
Si se siente agotado, enfermo, irritable, de mal humor y con una racha de mala suerte, es recomendable que realice un ritual de purificación para su cuerpo para limpiarle de mala energía y protegerlo.

Rituales poderosos para purificar el cuerpo

Para purificarse de malas energías y sus consecuencias, realice cualquiera o todos estos rituales al menos una vez a la semana o cada vez que lo sienta necesario.
  1. Sal de mar: En un contenedor mediano (del tamaño de una ensaladera), mezcle agua destilada y sal de mar purificada (la encuentra en farmacias o supermercados).
    La mezcla es media taza de sal por cuatro tazas de agua.
    Coloque esta mezcla debajo de donde duerme y reemplace cada 3 a 5 días. Por las mañanas, durante la ducha,  frote suavemente sal de mar sobre su cuerpo empezando por los pies y terminando en su cabeza sin olvidar la espalda y brazos.
    Deje la sal sobre su cuerpo al menos un minuto y enjuague. Repita por la noche.
    Repita el ritual por siete días y después repita una vez al mes o cuando lo sienta necesario.
    Si tiene la oportunidad, báñese en el océano.
     
Rayos de sol: Idealmente después de un baño de sal de mar, salga de su hogar y siéntese a la luz del sol, independientemente del clima.
La idea es que reciba luz natural que es purificadora y transmuta la energía que ha absorbido de los ambientes que frecuenta.
Dedique al menos 30 minutos a este ritual.
Para aumentar el poder de la purificación del sol, concéntrese en su respiración, manteniéndola profunda y pausada.

Cristales: Los cristales tienen la capacidad de transmutar la energía negativa en positiva y además protegernos.

Canela: Ponga a hervir canela seca en un galón de agua pura.
Deje enfriar completamente y agregue salvia. Deje reposar toda una noche e idealmente deje a la luz de la luna llena o creciente.
Después del baño, rocíe lentamente el agua de canela con salvia sobre su cuerpo y no enjuague.
Si desea, puede colar la mezcla. Nunca use esta mezcla con agua caliente sobre su cuerpo. El agua debe estar siempre a temperatura ambiente.

http://nuevaera.about.com/



No hay comentarios:

Publicar un comentario