TÚ Y LA ALMOHADA...

Hay muchas maneras diferentes de acurrucarse en la noche, y no hay dos personas que tengan exactamente la misma rutina durante la noche. Algunos de nosotros preferimos encajar nuestras almohadas debajo de la nuca, otros se las colocan como mantas y peluches olvidados, mientras que otros la encuentran tirada en el suelo todas las mañanas. Probablemente tenga sentido tener su propio patrón de almohada, pero, ¿sabía que este conjunto particular de patrones de sueño puede decir mucho acerca de su personalidad? Ya sea contraída o expandida, cada tipo de almohada dice mucho sobre el temperamento de la persona que duerme sobre ella. 

Modelo 1: Encajonada

¿Amasa la almohada como una hogaza de pan cada noche antes de irse a dormir? Si la almohada siempre se aplasta debajo de la cabeza y parece que ha sido atropellada por la mañana, es un fuerte indicador de una personalidad profundamente artística e inconsciente. Usted tiene un millón de ideas, y no puede esperar a probar todas y cada una de ellas. A veces la gente piensa que puede estar un poco ido/ida, pero eso es que está demasiado ocupado para marchar al ritmo de su propio tambor.

Modelo 2: Cuchara

Hay mucha gente que creció con una cobija u oso de peluche a la hora de acostarse, así que tiene sentido que, para algunos de nosotros, el patrón podría continuar hasta la edad adulta. Si usted aprieta la almohada en forma de cuchara por la mañana, podría haber diferentes explicaciones. Podría estar buscando inconscientemente el confort y la falta de responsabilidad de la infancia. Por otra parte, podría ser justo lo contrario, puede ser una señal materna o de instintos cuidadores, y puede indicar que hay alguien en su vida que necesita su amor y apoyo.


Modelo 3: Envuelta alrededor de la cabeza

Aquellos que envuelven la almohada con fuerza alrededor de los oídos están probablemente buscando algo que falta en sus vidas. La seguridad y la comodidad de ir a dormir con una almohada suave ayuda a fortalecer y calmar a los que se sienten un poco perdidos. Es una buena manera de anclarse a sí mismo antes de hundirse en la tierra de los sueños, donde puede ser capaz de pensar qué es lo que busca, ya sea una carrera satisfactoria o simplemente un nuevo par de zapatos impresionantes. Una vez que averigüe lo que necesita en su vida, puede incluso encontrar que su posición para dormir empiece a cambiar.


Modelo 4: En el suelo

Si va a la cama todas las noches con su almohada debajo de la cabeza y se despierta con ella en el sueño, lo más probable es que tenga un desdén saludable por la autoridad. Puede seguir la línea durante el día, pero su mente subconsciente revela la verdad. Es posible que siga las expectativas y normas cuando sea necesario, pero cuando tiene la oportunidad, deja que su deseo instintivo de ser feliz tome el relevo.

Modelo 5: Debajo del cuello

La gente que enrolla sus almohadas bajo sus cuellos, tienden a compartir un cierto aprecio por la estructura y la claridad. Estos individuos están increíblemente organizados y eficientes, con un verdadero respeto por el ritmo de la vida diaria. Ellos encuentran placer en su rutina diaria y en pequeños detalles que traen alegría, como el olor del café recién hecho o un periódico crujiente. Estas personas prefieren no lidiar con cualquier cosa no planeada, sino que pueden salir fácilmente de cualquier tipo de caos si es necesario.


Modelo 6: Contra el cabecero

¿Duerme apuntalado con el cuello y la espalda contra el cabecero? Si es así, es probable que sea un tipo de persona que tenga problemas incluso para dormir, en primer lugar. Está siempre alerta y llena de energía, con un montón de energía creativa que fluye a todas horas. Cuando finalmente concilia el sueño, es probable se quede con las gafas puestas y un libro en la mano, y esté listo para saltar de la cama de nuevo a las 6 de la mañana.


Modelo 7: Sacudida y del revés

Todos tenemos noches dando vueltas en la cama, pero también puede ser que pase las noches sacudiendo la almohada como si se estuviera peleando con ella. Siempre está inquieto y tratando de conseguir lo más cómodo, de ahí las frecuentes sacudidas por las noches. Es tentador leer esto como un signo de frivolidad o inconstancia, pero en realidad es un signo de una calidad mucho más profunda: ambición. Está buscando siempre la grandeza, ya sea para dormir cómodamente o alcanzar la cima de su carrera. No se pone en peligro y nunca tiene miedo de tener una oportunidad en algo nuevo y diferente.

Modelo 8: Sandwich

Esta posición describe a las personas que duermen con un brazo enroscado debajo de la almohada, y la cara y el otro brazo en la parte superior, dejando la almohada en el medio como si fuese un “sandwich”. Usted es una persona empática y compasiva, que siempre trata de alcanzar y ayudar a lo que le rodean. Puede que adopte esta posición si trata de resolver problemas durante el día, y tener posiciones incómodas en nombre de aquellos que le rodean. Deje que sus hábitos de sueño sean su guía, la compasión es una cosa maravillosa hasta que recibe alfileres y agujas, que pueden ser una señal de que hay que probar algo diferente. No importa como se acurruque con su almohada cada noche, creo que todos estamos de acuerdo en que es una sensación increíble. 



Fuente: LittleThings/ paraloscuriosos.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario