Los chakras y la vibración de sus sonidos







El sonido y la música constituyen la forma más efectiva y simple para restablecer el equilibrio. Los chakras y sus emanaciones electromagnéticas responden a tonos y vocalizaciones musicales específicos.
Cuando se produce un desequilibrio, pueden utilizarse tonos específicos para restablecer la homeostasis a la función de nuestros aspectos electromagnéticos.
Aparte de los sonidos orginales. Los tonos de la escala musical resuenan con los siete chakras principales del cuerpo. Cada chakra posee su nota tónica. El diapasón resulta muy efectivo para ello, aunque es caro. Podemos utilizar una simple y barata flauta para equilibrar la corriente de energía en un chakra en particular.
Podemos también cantar un aire apropiado o interpretarlo con un instrumento musical; o bien interpretar una pieza musical escrita en una clave cuyo tono sea el primario del chakra desequilibrado.
El Sonido y Vibración de los Chakras

Chakra base: 

Proporciona la energía vital, pero bien estimulado puede ampliarnos la consciencia respecto a las propias aptitudes en una vida anterior y hacer disminuir los temores. Es la sede de la kundalini. Los sonidos sagrados que lo equilibran y estimulan son:
– Tono do mayor
– Bajo e instrumentos de percusión
– Sonido vocálico de U larga.

Chakra sacro: 

Es el centro que influye en las sensaciones y emociones. Está vinculado a la consciencia y a la creatividad. Controla la mayor parte de funciones referentes a la personalidad y puede estimularse para que la persona establezca comunicación con las energías y los seres en el plano etérico. Los sonidos sagrados que lo equilibran y estimulan son:
– Tono re por encima del do mayor
– Bajo, percusión, bronces e instrumentos de viento de madera
– Sonido vocálico O larga.

Chakra del plexo solar:

 Va ligado a la función de la clarisensibilidad y en general a las energías y experiencias psíquicas. Posee también vínculos con los procesos de pensamiento racional. Cuando se activa con objetivos no físicos puede revelarnos actitudes y capacidades de otras personas. Puede estimular nuestra sintonía hacia la influencia de la naturaleza. Los sonidos que lo equilibran y estimulan son:
– Tono mi por encima del do mayor
– Flautas, instrumentos de viento de madera, de cuerda y piano
– Sonido vocálico de auh.

Chakra del corazón: 

Este es el centro transmisor de los chakras; despierta la compasión y su expresión en nuestras vidas. A través de él expresamos el amor superior y las energías revitalizadoras. Adecuadamente estimulado, se consigue una visión sobre las fuerzas más profundas en plantas y animales. Despierta el conocimiento respecto a los sentimientos y disposiciones de los demás. Los sonidos que lo estimulan y equilibran son:
– Tono fa por encima del do mayor
– Arpa, órgano, flauta, carillón y todos los instrumentos de cuerda
– Sonido vocálico de A larga.

Chakra de la garganta: 

Este centro está vinculado a las funciones del hemisferio derecho y a las funciones creativas de la mente. Puede estimularse para aumentar la clariaudiencia, también para examinar los pensamientos de los demás (telepatía) y abre la consciencia para penetrar en las verdaderas leyes de los fenómenos naturales. Los sonidos sagrados que lo equilibran y estimulan son:
– Tono sol por encima del do mayor
– Arpa, órgano, piano e instrumentos de cuerda agudos
– Sonidos vocálicos de E, I, U y A cortos.

Chakra de la frente: 

Es el centro de la clarividencia superior y el magnetismo total del cuerpo (los aspectos femeninos de nuestras energías). Nos abre hacia percepciones mayores y más claras. Está implicado en el proceso de la imaginación y la visualización creativa. Nos lleva hacia la visión espiritual. Los sonidos que lo equilibran y estimulan son:
– Tono la por encima del do mayor
– Arpa, órgano, piano, carillón de viento e instrumentos de cuerda agudos
– Sonido vocálico de E larga.
Chakra de la coronilla: Este chakra es el vínculo con nuestra esencia espiritual. Nos sitúa junto a las fuerzas superiores del universo; es muy efectivo en la purificación de nuestros cuerpos sutiles, especialmente en cuanto a prepararlos como vehículos de consciencia aparte. Puede trasladarnos a todas nuestras vidas anteriores y a la forma en que hemos llegado a la presente encarnación. Es imprescindible a la hora de integrar nuestro yo espiritual con el yo físico en las circunstancias de nuestra vida actual. Los sonidos que lo equilibran y estimulan son:
– Tono si por encima del do mayor
– Arpa, órgano, piano, carillón de viento e instrumentos de cuerda agudos
– Sonido vocálico de E larga.

http://conmigo8.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada