Acuerdos de alma y las relaciones kármicas

atracción

Cuando tenemos la certeza de que nuestro tránsito por esta vida no es casual y que somos seres espirituales, emprendiendo una experiencia humana, nos resulta sencillo entender que cada una de las personas que tocan nuestra vida, lo hacen con algún propósito específico, especialmente para despertar en nosotros un interés particular, ayudarnos en nuestra evolución o bien nutrirse de nuestra presencia para su propio desarrollo.
Las teorías afirman que los acuerdos entre almas que interactuarán en este plano se establecen previos a la encarnación, se establecen los vínculos y se realiza una especie de plan de acción que nos permitirá crecer en un aspecto determinado. Evidentemente esta información no se almacena en nuestra mente, pero cuando entendemos estas teorías podemos darle sentido a nuestras relaciones.
Los roles más cercanos, son los que tienden a darnos mayores lecciones, por eso se dice que nuestros principales vínculos ya estaban preestablecidos, llámese padres, madres, parejas, hijos, hermanos o cualquier figura que resulte importante. De hecho hay muchas afirmaciones relacionadas a que un conjunto de almas, permanece durante muchos ciclos interactuando entre sí.

Ninguna relación es la equivocada

De acuerdo a esto, podríamos sacar de nuestra mente ideas como: he estado con la persona equivocada toda mi vida, he perdido mi tiempo con esta relación, escojo muy mal a mis parejas, etc, etc, etc. Porque la realidad es que cada persona con la que interactuamos con mayor o menor intensidad viene a aportarnos lo que necesitamos en ese momento en particular y por eso es que muchas veces sentimos no superar a alguien, o bien que repetimos patrones de relaciones de forma reiterada, lo cual está asociado a que no logramos cumplir nuestra misión o tomar la lección que nos permite evolucionar.

Las almas se reconocen

Más allá de los rostros, de la relación, las almas sí saben para qué se relacionan con alguien más, e intentan darnos señales para que reconozcamos el acuerdo realizado, podemos sentir una gran empatía, podemos sentir que conocemos a esa persona desde mucho antes de lo que podamos recordar, podemos sentir que hay escenas ya vividas junto a esa persona, podemos sentir que no nos hace falta emitir palabras para escuchar al otro. Es una conexión sublime e intensa, que poco podremos explicar si no profundizamos.

Las relaciones kármicas

Los acuerdos de alma, se asocian a las relaciones kármicas, especialmente a través de ellas venimos a sanar acontecimientos de vidas anteriores, suelen ser relaciones que nos revolucionan la vida, no necesariamente en el marco de la tranquilidad, sino por el contrario pueden generarse mucho dolor, puede haber situaciones tensas y aunque haya buena disposición, las cosas parecen no mejorar y no encontramos causas que nos justificar la permanencia de ese vínculo. Estas relaciones por lo general cierran el ciclo cuando de corazón deciden perdonarse y amarse a pesar de las circunstancias y el hecho de aprender a amarse no justificará su unión, porque no será necesaria, pero si dará paz ante la ausencia y la presencia del otro.
Valoremos y honremos cada una de nuestras relaciones, sin menospreciar ninguna, ya que más allá de lo que entendemos y sabemos hay un acuerdo preestablecido para beneficio de ambas partes.

mujerguru


1 comentario:

  1. Me parece muy real y una gran verdad

    Basándome en mi experiencia personal pienso que todas las personas que pasan por nuestra vida dejan algo en nuestra alma
    Siento que todas las relaciones incluyendo las familiares completan nuestro ser
    Lo que si estoy seguro es que algunas son muy importantes porque tienen el poder de hacernos sentir que están unidas a nuestra alma

    ResponderEliminar