TRUCOS PARA MEJORAR LA MEMORIA


Si estás anotando la lista del súper, los trabajos pendientes, etc... intercala algunas pequeñas imágenes relacionadas, nada especial, algunos "monitos" alusivos serán suficientes.

Si eres de los que tiene el mal vicio de estudiar o realizar un trabajo con el móvil a un lado, o la TV, desconéctalos. Pon tu móvil en modo avión por si alguien debe localizarte con urgencia y apaga el televisor mientras realizas tu actividad.
En cualquier cosa que estés anotando, siempre subraya lo más importante, aquello que no te puede faltar.

Es un muy buen ejercicio repetir la información que debes recordar varias veces. Si son 5 cosas las que tienes pendientes por hacer, repítelas a la vez que las vas enumerando: 1. ir por la comida, 2. comprar el material, etc... así tu memoria recordará más fácil todo lo que hay que hacer.

Relacionar una idea con otra cosa que recuerdes más fácilmente siempre es una buena herramienta.
Por ejemplo:
  1. Situación
    No eres bueno para recordar nombres y quieres recordar el nombre de la nueva profesora de tu hijo, que se llama Cinthia como tu prima.
  2. Ejercicio
    Relaciónalas. Asociar con alguien a quien siempre tienes presente, te hará todo más sencillo.
Quizá en tu trabajo te han explicado un concepto nuevo a desarrollar que resulta muy técnico, ante eso, minimiza la idea a palabras más simples y sencillas de recordar.
Por ejemplo:
  1. Situación
    El nuevo plato de la casa es "entrecot posado sobre cama de finas tiras de bacon y abrillantado con delicia de chabacano".
  2. Ejercicio
    Resúmelo a: carne con tocino y salsa de chabacanos.

Siempre es bueno formar tu propia lista con siglas.
Por ejemplo:
  1. Situación
    Hoy tus tareas principales son: cambiar la junta a las 12, llamar al proveedor Juan, ir al gym a las 21 horas, etc.
  2. Ejercicio
    Anota todos tus pendientes, marca las siglas: J12 (junta), LLJ (llamar Juan), G21 (gym a las 21). Este ejercicio hace que tu memoria trabaje mejor.
Si estás haciendo un trabajo de investigación, escribiendo un artículo o haciendo una presentación, entre más fuentes consultes, más información asimilarás. No es que tengas que leerlas completas y aprendértelas, con consultar varias leyendo los datos más relevantes es suficiente para recordar todo.
No solo de tu trabajo sino también de lo que leíste en el periódico, revistas o en Internet. Contar lo que leíste es un excelente ejercicio para el cerebro.
Estos ejercicios debes hacerlos una y otra vez, al cabo de unos días verás cómo tu mente es más ágil y ya recuerdas todo automáticamente. Tómate tu tiempo y ponlos en práctica.
Basado en material de academiaplay

No hay comentarios:

Publicar un comentario