Lo que nos dejó Stephen Hawking!



El gran científico Stephen Hawking dejó este mundo la noche del 14 de marzo. Hawking estaba gravemente enfermo, pero, a pesar de su padecimiento, hizo una gran contribución al desarrollo de la ciencia y supo hablarnos acerca de las cosas más complicadas con un lenguaje claro.

CI es para tontos

Hawking no sabía cuál era su coeficiente intelectual y nunca se interesó en eso. Estaba seguro de que este índice solo les interesa a los fracasados.

Todo nuestro planeta es una pecera con paredes convexas

Stephen Hawking creía que cada ser humano solo es un pez que vive en una pecera con paredes convexas. Y nuestras ideas sobre el mundo son distorcionadas, porque lo miramos desde el interior, sin tener la oportunidad de estudiarlo por fuera.
Sin embargo, a pesar de esta teoría, Hawking siguió explorando el Universo, destruyendo todos los estereotipos sobre él.

El Universo apareció de la “nada” y la gravedad

Hawking afirmaba que la procedencia del Universo no representa ningún gran misterio. Pudo haber nacido solo de la “nada”. De acuerdo con la teoría de Big Bang, al principio, el Universo existió como una partícula diminuta pero muy caliente con una gran densidad, una masa infinita y, por lo tanto, una gravedad infinita.
Hace aproximadamente 14 mil millones de años, esta explotó y creó el espacio para nuestro Universo.

Es curioso que Hawking realizaba muchas de sus investigaciones cuando no podía moverse ni hablar

Stephen Hawking padecía de esclerosis lateral amiotrófica. La enfermedad se manifestó cuando el futuro gran físico solo tenía 18 años. Los doctores le pronosticaban 2,5 años de vida, pero Hawking logró vivir hasta los 76.
Él hablaba de la ciencia de una manera muy fácil y sencilla, como de algo muy entendible. Soñaba con que sus libros fueran populares entre las personas alejadas de la ciencia, que se vendieran en quioscos e instalados en las salas de espera de los aeropuertos.

La ilusión es el enemigo del conocimiento

De acuerdo con Hawking, el principal enemigo del conocimiento no es la ignorancia, sino la ilusión del conocimiento. Nos parece que lo sabemos todo, mientras que el mundo alrededor no deja de sorprendernos. Hace algunos años, ni siquiera la ciencia ficción pudo haber propuesto la existencia de los agujeros negros en el Universo, y hoy están reconocidos por la sociedad científica.
Según Hawking, la investigación y el descubrimiento de algo nuevo son mucho más interesantes que el dinero que ganarás por esto.

El lugar paradisiaco no se encuentra en la Tierra

Cuando le preguntaban a dónde le gustaría viajar, Hawking contestaba que ese lugar seguramente no está en la Tierra. Según el científico, si tuviera un par de miles de millones de dólares libres, hubiera rentado una nave espacial y volaría fuera de aquí.
A pesar de que el físico nunca logró viajar al espacio, sí pudo sentir la sensación de la gravedad cero. Esta oportunidad se le presentó por la empresa estadounidense Zero Gravity, permitiéndole a Hawking viajar en un avión equipado que, al ganar la altura suficiente, cae en picada, y en ese momento, durante 25 segundos, se siente la gravedad cero a bordo.

El pasado solo es un espectro de las posibilidades

Según Hawking, no importa qué recuerdos guardemos sobre el pasado, porque los eventos del pasado no ocurren de una manera específica. Ocurren de todas las maneras posibles. Y, hasta que no aparezca un observador externo, simplemente flotan en un estado incierto.
En esa idea se basa la mecánica cuántica que Albert Einstein negaba categóricamente.
“Dios no juega a los dados”, decía Einstein.
Sin embargo, Hawking, poniendo de ejemplos los agujeros negros, afirmaba que Dios no solo jugaba a los dados, sino que también los lanzaba a dónde nadie podía verlos.

El tiempo es relativo

Pero había algo en lo que Hawking coincidía plenamente con Einstein: que el tiempo es una unidad relativa. Y, cuanto más cerca está un objeto a la Tierra, más lentamente transcurre el tiempo para este.
Hawking creía que esta circunstancia tenía que estar tomada en cuenta a la hora de programar los sistemas GPS, lo cual debió evitar los errores que, a la hora de determinar las posiciones globales, según el científico, podrían acumularse con la velocidad de 10 km al día.

El fatalismo es un engaño

Stephen Hawking no creía en que todo en nuestra vida estuviera predeterminado y bromeaba con que incluso los fatalistas bien marcados miran hacia los lados antes de cruzar la calle.
El físico mismo se consideraba optimista y, a pesar de que no estaba seguro de que la humanidad viviría ni otros mil años (porque existe una gran multitud de escenarios donde todo lo vivo en este planeta diminuto podría perecer), él creía que, para ese momento, la humanidad ya habría volado lejos de aquí, porque ya habríamos explorado el espacio exterior.

En la vida no hay lugar para la tragedia

“La vida habría sido muy trágica si no fuera tan divertida”, decía Hawking. Y hoy, cuando todo el mundo está conmocionado por su partida, estas palabras son como un medicamento para la tristeza de muchas personas.

La reacción de sus seres queridos a la muerte del científico

Stephen Hawking tiene tres hijos adultos. Su hijo mayor se interesa por el software, su hijo menor y su hija optaron por estudiar idiomas.
Fueron ellos quienes contactaron a la prensa y expresaron que estaban profundamente tristes por la muerte de su padre. “Fue un gran científico y una persona extraordinaria, cuyo esfuerzo y legado vivirán durante muchos años. Su valentía y persistencia con humor inspiraron a las personas en todo el mundo”, dijeron los hijos de Hawking. También citaron las palabras de su padre.

“No sería un gran universo si no fuera el hogar de las personas que amas" 

https://genial.guru


No hay comentarios:

Publicar un comentario