Hábitos cotidianos que reducen el coeficiente intelectual

efectos de la tv sobre el cerebro

1. Comer una dieta rica en grasas saturadas

Una dieta alta en grasas saturadas puede dificultar el funcionamiento de nuestro cerebro y reducir el coeficiente intelectual. Los estudios han demostrado que las dietas grasas pueden afectar nuestra capacidad cognitiva, reducir nuestros tiempos de reacción, dañar nuestra memoria e incluso causar sentimientos de depresión. La grasa saturada que se encuentra en la carne procesada, pasteles y galletas es el peor culpable.
El estudio de la Universidad de Montreal descubrió que una dieta alta en grasas también puede afectar nuestro estado de ánimo y que comer alimentos con alto contenido de grasas puede ser adictivo y nos hace desear comer más cantidades.

2. Realizar muchas tareas a la vez

Earl Miller es un neurocientífico del Massachusetts Institute of Technology que se especializa en el área de la multitarea y la atención dividida. Él advierte que:
“El cerebro no está diseñado para las multitareas. Cuando las personas piensan que realizan múltiples tareas a la vez, en realidad están cambiando de una tarea a otra muy rápidamente y cada vez que lo hacen, hay un costo cognitivo”.
Nuestros lóbulos frontales solo pueden tratar con cierta cantidad de información a la vez. Es similar a cuando abres demasiadas pestañas en tu navegador de internet y la computadora se congela.
La multitarea significa que somos menos eficientes en todo lo que hacemos. También significa que no profundizamos lo suficiente en la tarea como para tener avances reales. Entonces, si quieres hacer un trabajo profundo, apaga las notificaciones y concéntrate solo en lo que estás haciendo.


Resultado de imagen para Hábitos cotidianos que  reducen el coeficiente intelectual

3. El uso habitual del televisor

Un estudio austríaco confirmó algo que hace tiempo sospechábamos: la televisión puede estar pudriéndonos el cerebro. Bueno, al menos algunos reality shows y ciertos programas que pueblan la tv por cable.

4. Sueño interrumpido

Los estudios sobre hamsters han demostrado que la interrupción de los patrones de sueñopuede afectar nuestro ritmo circadiano, nuestros patrones de energía diurnos y nocturnos. Los efectos pueden durar hasta un mes y pueden afectar el aprendizaje y la función cognitiva. Tal vez esta es la razón por la que a tantos padres nuevos les resulta difícil concentrarse.
Si no puedes dormir bien por la noche, puedes tener otros efectos negativos para la salud, como una mayor ansiedad por consumir comida chatarra y mayores niveles de estrés. Cumplir con una rutina regular de descanso puede ayudar a mejorar el aprendizaje y la función cognitiva, así como la salud general.

5. Estar estresado todo el tiempo

Tener un horario demasiado ocupado y sentirse estresado todo el tiempo puede tener un efecto negativo en la salud general y la función cerebral. Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo está inundado con hormonas que afectan nuestra capacidad de pensar con claridad.

Brendan Kelley, un neurólogo de la Universidad Estatal de Ohio advierte que: “Los altos niveles de estrés no solo están asociados con un peor funcionamiento cerebral, sino que incluso pueden vincularse con un mayor riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer“.
Se ha demostrado que las técnicas de reducción del estrés como el ejercicio y la meditación ayudan a reducir el estrés y sus efectos negativos.

6. Comer demasiada azúcar

Un estudio en UCLA demostró que el consumo constante de azúcar durante tan solo seis semanas “ralentiza el cerebro, dificultando la memoria y el aprendizaje“. Se encontró que las dietas altas en azúcar afectan el funcionamiento de las células cerebrales y la capacidad cognitiva. Allen Towfigh, también explica que “los diabéticos tienen una mayor incidencia de demencia“.
Y antes de que pienses que solo reducir las bebidas gaseosas hará el truco, ten en cuenta que la fruta también es una fuente de azúcar. El estudio de UCLA utilizó fructosa, un azúcar simple que se encuentra en las frutas, la miel y las verduras.
Esto no significa que comer fruta y verdura sea malo para ti, por supuesto que no, sino que los alimentos con alto contenido de azúcar deben consumirse con moderación y como parte de una dieta sana y equilibrada. Además, comer ácidos grasos omega 3, que se encuentran en el aceite de linaza y el pescado azul como la caballa y la trucha, puede proteger tu cerebro contra estos daños.
lavidalucida
Imagen relacionada

Imagen relacionada

No hay comentarios:

Publicar un comentario