La mujer y la luna: una relación íntima que nos ayuda a comprendernos mejor.

Astrología, mitos y arquetipos en derredor de la luna.


En la naturaleza los ciclos se repiten una y otra vez, como un ritual. La luna también los tiene. Son veintiocho días en los que va cambiando su forma y su energía. Según la Astrología, la medicina hindú y conocimientos ancestrales, la energía de la luna tiene relación estrecha con el ciclo femenino de la ovulación (también de veintiocho días). Algunas de las herramientas útiles para sensibilizarnos con nuestros ciclos y estar conscientes de ellos son, 
el diagrama lunar o simplemente llevar un diario de las emociones que se experimentan en cada momento.

Observar y comprender nuestras emociones en cada etapa es un camino de autoconocimiento que nos ayuda a las mujeres a vivir en armonía con nosotras mismas.

Luna nueva: arquetipo de “La Bruja”
La fase de la luna nueva, dentro de los ciclos femeninos, es la fase de la menstruación. Las mujeres en la antigüedad se reunían para compartir este momento y respetar la fase de la baja energía en sintonía con la naturaleza. Es un tiempo de reflexión, descanso y propicio para la meditación. Es la fase de la “percepción y sensibilidad a flor de piel”.

Luna creciente: la juventud, arquetipo de “La Virgen”
Simboliza la inocencia, la primavera, el encanto y la seducción. Todo crece en esta fase, evoluciona, se desarrolla. Las emociones están más estables y la energía vital pasa por su punto máximo. Es ideal para comenzar una relación, trae buena suerte en viajes y proyectos. Es la etapa después de la menstruación, el ciclo renace mientras el cuerpo se prepara para la ovulación o fase pre-ovulatoria.

Luna llena: maduración, arquetipo de "La Madre"
Significa la totalidad, la plenitud. Fuerza y poder espiritual, buen augurio y fertilidad. Es una fase para alcanzar visiones del pasado y del futuro. Esta fase se asocia con la ovulación, con nuestro ciclo fértil. Es una fase donde las emociones y las energías están orientadas al cuidado de otros, al sentimiento genuino de la maternidad. También es una fase de empatía, seguridad en sí misma y autoestima. Es un tiempo propicio para concretar y nutrir proyectos. También es una fase para dar lo mejor de sí.

Luna menguante: arquetipo de “La hechicera”
Es la fase más débil de la luna, cuando ya ha emitido casi todas sus energías y su luz se apaga lentamente hacia el ocaso. Representa la sabiduría, el consejo. Esta fase beneficia todo lo relacionado con el fin de los ciclos. Su energía sutil se invoca para lograr la finalización de una situación difícil. Es ideal para hacer retiros espirituales, reposo e introspección. El ciclo hormonal en las jóvenes dicta volver al interior para luego comenzar un nuevo ciclo. El óvulo ha sido liberado y no fue fecundado. Es el momento previo a la menstruación. En las mujeres maduras es el ciclo de la menopausia.

Influencia de la luna en la sexualidad femenina
La luna, desde el punto de vista de la Astrología, es considerada como la madre y ha sido asociada desde tiempos remotos con la sexualidad y el erotismo.
La astróloga Ana Amato dice que la luna influye en nuestras emociones y moviliza las hormonas. Explica que la luna se “impregna” de las características del signo zodiacal en el que se encuentra actuando en el momento de nuestro nacimiento y de esta manera influye en la sexualidad.

La luna en los signos de fuego: Sagitario, Aries, Leo
Son signos de acción, las mujeres de fuego son desafiantes, apasionadas. Muy intensas, cariñosas y siempre dispuestas a sorprender a su pareja.

La luna en los signos de tierra: Tauro, Virgo, Capricornio
Son signos afines a la luna y se comportan como elemento femenino. Son mujeres muy sensuales, pero que necesitan sentirse seguras en una relación para disfrutar en plenitud su erotismo.

La luna en los signos de aire: Géminis, Libra, Acuario
La base de una buena sexualidad es para ellas la comunicación y el vínculo. La luna aquí se comporta como elemento masculino y el placer llega de la interacción con los demás. Son mujeres libres, originales, sin prejuicios.

La luna en signos de agua: Cáncer, Escorpio, Piscis
Aquí la luna se encuentra en su mismo elemento; el agua. Las lunas de Cáncer y Piscis son románticas. Tienen la paciencia para esperar y encontrar el amor que les haga bien. Son lunas que si encuentran en el otro lo que buscan gozarán de las relaciones. En cambio la luna en escorpio buscará un amante desenfrenado, que le permita gozar en su tumultuoso mundo emocional y sensual.
Fuente: Fiona Sachs, de sexshop Kisme.
clarin.com

1 comentario: