“Aunque los hombres se benefician del patriarcado, también son afectados por el patriarcado”,



La Asociación Estadounidense de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), emitió un informe titulado “Pautas para la práctica psicológica con niños y hombres” en el que se exploran temas relacionados con la masculinidad tradicional y sus efectos en el desarrollo psicológico de niños y hombres adultos.

“Aunque los hombres se benefician del patriarcado, también son afectados por el patriarcado”, explicó Ronald F. Levant, profesor de psicología en la Universidad de Akron y especialista en masculinidades que ha trabajado con APA en esta materia.
La organización reconoció en el documento que existe una forma de masculinidad que tiene fuertes vínculos con la homofobiay la misoginia, por tal motivo advierte sobre los peligros de la existencia de lo que denominó como una ideología de masculinidad tradicional.
“Los componentes de la masculinidad tradicional incluyen el estoicismo emocional, la homofobia, autosuficiencia, competitividad y que no muestran vulnerabilidad… Aunque hay diferencias en las ideologías de masculinidad, hay una constelación particular de estándares que han prevalecido sobre grandes segmentos de la población”, señala el informe.
La organización señala que criar a los niños bajo “nociones restringidas de masculinidad” (también conocida comúnmente como masculinidad tóxica), las cuales se asientan en la agresión, la homofobia y la misoginia puede influir en que los niños se enfoquen en conductas violentas como el acoso escolar, burlas a personas homosexuales y hostigamiento sexual.
“Se ha demostrado que cumplir con la ideología de masculinidad tradicional limita el desarrollo psicológico de los varones, restringe su comportamiento, da como resultado una tensión de rol de género y conflicto de rol de género, e influye negativamente en la salud mental y física”, señala el informe sobre el impacto negativo de este tipo de ideología.
El objetivo principal de este informe sobre la masculinidad tradicional es mostrar que en general resulta perjudicial para los hombres y la sociedad, ya que los hombres socializados de esta manera tienen menos probabilidades de participar en “comportamientos saludables”.
http://desastre.mx/s

La mejor forma de conectar con tus hijos es a través del lenguaje del amor





Indudablemente debemos enfrentar muchos retos cuando asumimos el rol de padres, divagamos entre lo que es justo, útil y necesario, tememos cometer errores y muchas veces asumimos posturas extremas, nos resulta un tanto complicado encontrar un punto medio para mantener un equilibrio, evitar que nuestros hijos terminen siendo adultos malcriados y caprichosos o personas temerosas, inseguras y resentidas.

Cada padre asume rol de la mejor manera que considera, pero evidentemente todos buscamos de muchas maneras, satisfacer a nuestros hijos, que estén felices, contentos y conformes con nuestro trabajo como padres, que vayan siempre por camino recto y que su vida jamás se vea opacada por la sombra, sin embargo, en esta preocupación excesiva o despreocupación extrema, caemos en conductas erróneas y rara vez lo aceptamos o nos percatamos de ello, luego pretendemos que alguien nos explique por qué nuestros hijos terminan siendo completos desconocidos, no comprendemos sus actitudes, conductas y reacciones, además acercarnos a ellos luego de cierta edad, es prácticamente imposible si no hemos construido una relación comunicativa desde los inicios.
No se trata de ser extremadamente estrictos, ni excesivamente relajados, simplemente de lograr comunicarnos con nuestros hijos, saber a ciencia cierta, desde su propio pensamiento, que es lo que necesitan, o que es lo que no sabe que necesita, conocer su estado, su confusión o claridad, que sientan que realmente nos comunicamos con ellos.

Para muchos padres, esta tarea de comunicación constante con los hijos, suele resultar bastante difícil y agotadora, intentamos muchas veces con resultados infructuosos, sin embargo, existen formas de acercarnos a ellos sin invadir su espacio abruptamente, simplemente tomamos un lugar en sus cambiantes vidas, que de alguna manera ellos terminarán por reservarnos:

En principio nunca temas equivocarte,  el mayor error que puede cometer, tanto padre como hijo, es no hacer algo por miedo.

Autocontrol antes que nada, siempre encontraremos malas contestaciones, gritos y desprecios, no podemos ni debilitarnos ni iniciar una explosión de ira, si perdemos el control nuestro hijo/a se puede cerrar en banda y la comunicación se deteriorará gravemente. Es necesario que aprendamos a mantener el control mental. Una buena técnica es contar hasta 10 mientras realizamos una serie de respiraciones profundas.
Si la situación sigue tensa en mejor aplazar la “conversación” y esperar a que las aguas se calmen para poder buscar las soluciones más adecuadas al problema.
Ante los momentos agotadores con tus hijos, recuerda que es una tarea ardua, pero satisfactoria.

No dejes de establecer límites, los hijos deben aprender a vivir bajo normas y a perder privilegios cuando no se cumplen.



Busca siempre nuevas experiencias a compartir con tus hijos

No temas ser sincero con tus hijos, ábreles tu corazón, diles que son lo que más amas en el mundo, que te duele esta situación, que ¡necesitas que tu hijo sea el que te ayude a ti!
Sé firme en tus decisiones, no dudes y mantén un estilo de vida honesto con lo que estás predicando a tu hijo. Da ejemplo y hazle ver lo bien que te va y las ventajas que tiene llevar un estilo de vida como el que tú llevas.

Finalmente recuerda, que muchas personas en el mundo aprenden tras las experiencias, ser padres es una experiencia única en todo el sentido de la palabra, no la desaproveches pues cada hijo es una nueva oportunidad de hacerlo mejor.

rincondeltibet.com


LA SABIDURÍA DE LA INCERTIDUMBRE






La búsqueda de la seguridad es una ilusión. 
Según las antiguas sabidurías tradicionales, la solución a todo este dilema se encuentra en la sabiduría de la inseguridad o de la incertidumbre. Esto quiere decir que la búsqueda de la seguridad y la certidumbre es, en realidad, un apego a lo conocido. 
Y ¿qué es lo conocido? Lo conocido es nuestro pasado. 
Lo conocido no es otra cosa que la cárcel del condicionamiento pasado. En ello no hay ninguna evolución.
Y cuando no hay evolución, hay estancamiento, entropía, desorden y descomposición. 
LA INCERTIDUMBRE, POR SU PARTE, ES EL TERRENO FÉRTIL DE LA CREATIVIDAD Y LA LIBERTAD PURAS.
La incertidumbre supone adentrarse en lo desconocido en cada momento de nuestra existencia. Lo desconocido es el campo de todas las posibilidades, siempre frescas, siempre nuevas, siempre abiertas a la creación de nuevas manifestaciones.

SIN INCERTIDUMBRE Y SIN LO DESCONOCIDO, LA VIDA NO SERÍA MÁS QUE LA REPETICIÓN TRILLADA DE RECUERDOS GASTADOS. 
NOS VOLVEMOS VÍCTIMAS DEL PASADO, Y NUESTRO VERDUGO DE HOY ES EL YO QUE NOS QUEDA DE AYER.

Deepak Chopra


10 preguntas que debes hacerte para dar sentido a tu vida





Miedo a la insignificancia: la epidemia actual
Personas desconfiadas: la realidad oculta que explica su comportamiento
Ambivalencia afectiva: cuando el amor y el odio coexisten en nosotros
Hay días en los que nos levantamos y nos preguntamos por qué estamos junto a una persona que no nos quiere o no nos respeta, por qué vamos todos los días a trabajar a un trabajo que no nos apasiona, o por qué en general no tenemos la vida que habíamos soñado.

Todas esas preguntas nos llevan a reflexionar sobre una serie de elecciones que hemos hecho a lo largo de nuestra existencia y que quizás no han sido nuestras elecciones, o son caminos que hemos escogido por miedo, por falta de coraje para vivir nuestros sueños. Hay una serie de preguntas que nos podemos hacer para dar sentido a nuestra vida y saber si estamos viviendo lo que deseamos. 

A continuación, os proponemos 10.

“Sólo si me siento valioso por ser como soy, puedo aceptarme, puedo ser auténtico, puedo ser verdadero.”

-Jorge Bucay-

¿Cómo ves tu vida dentro de 5 años?
Piensa por un momento, como sería tu vida dentro de 5 años; si continuarás en la situación en la que estás. Quizás la idea de ese futuro te hace feliz y no quieres que cambie nada o a lo mejor, la idea de ese futuro es algo que no quieres vivir. Nuestro ejercicio, debe consistir en hacer una reflexión sobre si la vida que llevamos actualmente nos lleva a ese ideal de vida soñado que queremos o tenemos que cambiar las cosas que hacemos.

¿Qué harías si no tuvieras miedo?
El miedo es paralizante y cuando se trata de salir de nuestra zona de confort inventamos cualquier excusa para quejarnos sin hacer nada por buscar soluciones y cambiar lo que nos molesta. Piensa en lo que harías si no tuvieras miedo, a qué te atreverías, visualiza esa situación que te gustaría vivir y hazlo sin miedo, ¿cómo te sientes?

“Lo realmente importante es luchar por vivir la vida, para sufrirla y para gozarla, perder con dignidad y atreverse de nuevo. La vida es maravillosa si no se le tiene miedo.”

-Charles Chaplin-



¿Cuáles son tus 3 mejores talentos?
A veces, vemos todos nuestros defectos, pero no somos capaces de apreciar nuestros talentos. ¿Qué es lo mejor que haces?, ¿qué te apasiona? Y la pregunta más importante: ¿Te dedicas a ello? Estas preguntas nos harán pensar en qué destacamos y por qué no nos dedicamos a lo que más nos gusta.

¿Qué es lo más importante de tu vida?
Por un momento piensa en lo que es más importante en tu vida, qué te hace realmente feliz, y reflexiona sobre si ese algo está en tu vida o no. Quizás ha llegado el momento de cambiar algo o de cambiar todo.

¿Cuál es el sueño de tu infancia que nos has cumplido?
Cada uno de nosotros tenemos un sueño de niños que nos imaginábamos cumplido de adultos. Piensa en lo que soñabas hacer cuando eras pequeño y en qué ha sucedido para que no estés viviendo ese sueño ya. Además, puedes pensar en qué cosas es posible que hagas para ir acercándote poco a poco a tu sueño de infancia.



¿Te estás aferrando a algo que debes dejar ir?
Tendemos a aferrarnos a cosas o a personas que realmente deberíamos dejar ir, porque no nos aportan nada bueno, porque nos hacen daño o porque es hora de evolucionar y cambiar. Es importante aprender a dejar ir, nos dolerá, pero al pasar el tiempo, nos daremos cuenta que a veces hay que dejar ir cosas o personas para que entre aire nuevo en nuestra vida.


¿Vives tu vida para ser feliz o para hacer feliz a los demás?
Si pensamos detenidamente en nuestra vida, a veces podemos darnos cuenta de que estamos viviendo y eligiendo lo que hace feliz a otros, no lo que nos hace feliz a nosotros. No es cuestión de dar una satisfacción a los demás sino de ser felices. En realidad, las personas que nos quieren, desean vernos felices, pero deben distinguir entre lo que piensan que nos hace felices y lo que nos hace realmente felices.

¿Qué harías diferente en tu vida si sabes que nadie te juzgará?
La opinión de otras personas es algo que tememos siempre que nos planteamos cambiar algo en nuestra vida, pero imagina que nadie te va a juzgar, ¿qué cambiarías en tu vida? Al igual que el miedo a lo que sucederá si cambiamos, tenemos miedo a lo que opinen los demás.

¿Te dedicas a lo que te apasiona?
Muchas veces nos quejamos de nuestro trabajo, de nuestro jefe, de nuestros horarios, de nuestros compañeros de trabajo, pero no hacemos nada para cambiar eso, por miedo, por opiniones ajenas, por no cambiar nada, aunque no nos guste. Nos conformamos, sin atrevernos a arriesgarnos a vivir nuestra vida al máximo.

Si te quedara un mes de vida, ¿cómo lo emplearías?
Malgastamos mucho tiempo en las redes sociales, con el móvil o con la televisión, pero pregúntate si harías eso en el caso en que te quedara un mes de vida. Seguro que no, que nos dedicaríamos a disfrutar cada segundo de las personas que queremos, de los lugares que nos gustan, de cada pequeño detalle que nos hace felices. ¿Y por qué no empezamos ya?

“Volví a sentir unas inmensas ganas de vivir cuando descubrí que el sentido de mi vida era el que yo le quisiera dar.”

-Paulo Coelho-


lamenteesmaravillosa


“Esta educación le está robando a la gente su conciencia, su tiempo y su vida”







“La crisis de la educación no es una crisis más entre las muchas crisis que tenemos, sino que la educación está en el centro del problema. El mundo está en una crisis profunda porque no tenemos una educación para la conciencia.”



Alberto Fraile Oliver entrevista a Claudio Naranjo /

Cuando uno escucha a este psiquiatra chileno de 75 años da la sensación de estar frente al Jean-Jacques Rousseau de nuestro tiempo.

Cuenta que estaba bastante dormido hasta que en los años 60 se fue a vivir a EE.UU., allí fue discípulo de Fritz Perls, uno de los grandes terapeutas del siglo XX y formó parte del equipo del Instituto Esalen en California. Allí tuvo grandes experiencias en el mundo terapéutico y en el mundo espiritual. Contactó con el sufismo y se convirtió en uno de los introductores de Eneagrama en Occidente. También bebió del budismo tibetano y el zen.


Claudio Naranjo ha dedicado su vida a la investigación y a la docencia en Universidades como Hardvard y Berkeley. Ha fundado el programa SAT, una integración de la terapia Gestalt, el Eneagrama y la Meditación para enriquecer la formación de profesores. En este momento está lanzando un aviso muy contundente: o cambiamos la educación o este mundo se va a pique.

Dices que para cambiar el mundo hay que cambiar la educación ¿cuál es la problemática de la educación y cuál es tu propuesta?

La problemática en la educación no es de ninguna manera la que a los educadores les parece que es. Creen que los estudiantes ya no quieren lo que se les ofrece. A la gente se le quiere forzar a una educación irrelevante y se defiende con trastornos de la atención, con desmotivación. Yo pienso que la educación no está al servicio de la evolución humana sino de la producción o más bien de la socialización. Esta educación sirve para domesticar a la gente de generación en generación para que sigan siendo unos corderitos manipulables por los medios de comunicación. Esto es socialmente un gran daño. Se quiere usar la educación como una manera de meter en la cabeza de la gente una manera de ver las cosas que le conviene al sistema, a la burocracia. Nuestra mayor necesidad es la de una educación para evolucionar, para que la gente sea lo que podría ser.

La crisis de la educación no es una crisis más entre las muchas crisis que tenemos, sino que la educación está en el centro del problema. El mundo está en una crisis profunda porque no tenemos una educación para la conciencia. Tenemos una educación que en cierto modo le está robando a la gente su conciencia, su tiempo y su vida.

El modelo de desarrollo económico de hoy ha eclipsado el desarrollo de la persona.



¿Cómo sería una educación para que seamos seres completos?

La educación enseña a la gente a pasar exámenes, no a pensar por sí misma. En un examen no se mide la comprensión, se mide la capacidad de repetir. ¡Es ridículo, se pierde una cantidad tan grande de energía! En lugar de una educación para la información, se necesitaría una educación que se ocupe del aspecto emocional y una educación de la mente profunda. A mí me parece que estamos presos entre una alternativa idiota, que es la educación laica y una educación autoritaria que es la educación religiosa tradicional. Está bien separar Estado e Iglesia pero, por ejemplo en España, han echado por la borda el espíritu como si religión y espíritu fueran la misma cosa. Necesitamos que la educación atienda también a la mente profunda.

“A la gente se le quiere forzar a una educación irrelevante y se defiende con trastornos de la atención, con desmotivación.”



¿Cuándo hablas de espiritualidad y de mente profunda a qué te refieres exactamente?

Tiene que ver con la conciencia misma. Tiene que ver con aquella parte de la mente de la que depende el sentido de la vida. Se está educando a la gente sin ese sentido. Tampoco es la educación de valores porque la educación de valores es demasiado retórica e intelectual. Los valores deberían ser cultivados a través de un proceso de transformación de la persona y esta transformación está muy lejos de la educación actual.

La educación también tiene que incluir un aspecto terapéutico. Desarrollarse como persona no se puede separar del crecimiento emocional. Los jóvenes están muy dañados afectiva y emocionalmente por el hecho de que el mercado laboral se traga a los padres y ya no tienen disponibilidad para los hijos. Hay mucha carencia amorosa y muchos desequilibrios en los niños. No puede aprender intelectualmente una persona que está dañada emocionalmente.

Lo terapéutico tiene mucho que ver con devolverle a la persona la libertad, la espontaneidad y la capacidad de conocer sus propios deseos. El mundo civilizado es un mundo domesticado y la enseñanza y la crianza son instrumentos de esa domesticación. Tenemos una civilización enferma, los artistas se dieron cuenta hace mucho tiempo y ahora cada vez más los pensadores.


A la educación parece solo interesarle desarrollar la parte racional de la gente ¿Qué otras cosas podrían desarrollarse?

Yo pongo énfasis en que somos seres con tres cerebros: tenemos cabeza (cerebro intelectual), corazón (cerebro emocional) y tripas (cerebro visceral o instintivo). La civilización está íntimamente ligada por la toma de poder por el cerebro racional. Con el momento en que los hombres predominaron en el dominio político, unos 6.000 años atrás, se instaura esto que llamamos civilización. Y no es solamente el dominio masculino ni el dominio de la razón sino también de la razón instrumental y práctica, que se asocia con la tecnología; es este predominio de la razón instrumental sobre el afecto y sobre la sabiduría instintiva lo que nos tiene tan empobrecidos. La plenitud la puede vivir sólo una persona que tiene sus tres cerebros en orden y coordinados. Desde mi punto de vista necesitamos una educación para seres tri-cerebrados. Una educación que se podría llamar holística o integral. Si vamos a educar a toda la persona, hemos de tener en cuenta que la persona no es solo razón.

Al sistema le conviene que uno no esté tanto en contacto consigo mismo ni que piense por sí mismo. Por mucho que se levante la bandera de la democracia, se le tiene mucho miedo a que la gente tenga voz y tenga conciencia.

La clase política no está dispuesta a apostar por la educación.

La educación nos sumerge en un mar de conceptos que nos separan de la realidad y nos aprisiona en nuestra propia mente ¿Cómo se puede salir de esa prisión?

Es una gran pregunta y es una pregunta necesaria en el mundo educacional. La idea de que lo conceptual sea una prisión requiere una cierta experiencia de que la vida es más que eso. Para uno que ya tiene el interés en salir de la prisión de lo intelectual, es muy importante la disciplina de detener la mente, la disciplina del silencio, como se practica en todas las tradiciones espirituales: cristianismo, budismo, yoga, chamanismo… Parar los diálogos internos en todas las tradiciones de desarrollo humano ha sido visto como algo muy importante. La persona necesita alimentarse de otra cosa que conceptos. La educación quiere encerrar a la persona en un lugar donde se la somete a una educación conceptual forzada, como si no hubiera otra cosa en la vida. Es muy importante, por ejemplo, la belleza. La capacidad de reverencia, de asombro, de veneración, de devoción. No tiene que ver necesariamente con una religión o con un sistema de creencias. Es una parte importante de la vida interior que se está perdiendo de la misma manera en que se están perdiendo los espacios bellos de la superficie de la Tierra, a medida que se construye y se urbaniza.


Precisamente quería preguntarte tu opinión sobre la crisis ecológica que vivimos.

Es una crisis muy evidente, es la amenaza más tangible de todas. Se puede prever fácilmente que con el calentamiento de la Tierra, con el envenenamiento de los océanos y otros desastres que están pasando, no vamos a poder sobrevivir tantas personas como las que somos ahora.

Estamos viviendo gracias al petróleo y consumimos más recursos de los que la tierra produce. Es una cuenta atrás. Cuando se nos acabe el combustible será un desastre para el mundo tecnológico que tenemos.

La gente a la que llamamos más primitiva como los indígenas tienen una forma de tratar a la naturaleza que no viene del sentido utilitario. En la ecología como en la economía y otras cosas, hemos querido prescindir de la conciencia y funcionar sólo con argumentos racionales y eso nos está llevando al desastre. La crisis ecológica sólo puede pararse con un cambio de corazón, verdadera transformación, que sólo la puede dar un proceso educativo. Por eso no tengo mucha fe ni en las terapias ni en las religiones. Solo una educación holística podría prevenir el deterioro de la mente y del planeta.




CALENDARIO DE LOUISE HAY : ABRIL




        Bienvenida seas, Primavera. El tiempo de sembrar semillas nuevas se convierte en jubilosa expectación. Sé que todo guarda un correcto Orden Divino y que todo ocurre en el momento y el lugar perfectos.

1 de Abril
        Supero las limitaciones de mis padres y estoy a salvo. Soy libre de ser yo mismo.

2 de Abril
        Soy tolerante y compasivo. Amo a todo el mundo, incluido yo mismo.

3 de Abril
        Sólo digo palabras positivas, constructivas y amables.

4 de Abril
        Ahora me libero de toda lucha y estoy en paz.

5 de Abril
        La Vida me creó para que me realizara. Hoy libero todas las expectativas. Sé que la Vida cuidará de mí.

6 de Abril
        No hay persona, lugar ni cosa que tenga poder alguno sobre mí, porque en mi mente sólo pienso yo.

7 de Abril
        Cada experiencia que tengo me beneficia. Estoy en un proceso de cambios positivos.

8 de Abril
        Mi cuerpo representa la perfección. Estoy sano y palpitante de energía.

9 de Abril
        Me elevo por encima de toda limitación. La Divinidad me inspira y me guía.

10 de Abril
        Estoy dotado mental y emocionalmente para disfrutar del amor y la prosperidad. Todo lo que hago me satisface plenamente.

11 de Abril
        Soy una persona maravillosa. El sentido del humor y la alegría contribuyen a mi bienestar total.

12 de Abril
        La vida sólo me ofrece buenas experiencias. Estoy abierto a lo nuevo y cambiante.

13 de Abril
        Siempre soy capaz de tomar la decisión correcta. Reconozco mi capacidad intuitiva.

14 de Abril
        Cada cambio que hay en mi vida puede elevarme a un nuevo plano de entendimiento.

15 de Abril
        Me alegran mucho los éxitos de los demás. Hay en abundancia para todos.

16 de Abril
        En mi vida se suceden un milagro tras otro. Acepto las curaciones milagrosas en mi vida y en mi mundo.

17 de Abril
        Ninguna forma de pensar pasada me limita. Espero el futuro con ilusión y alegría.

18 de Abril
        Aquí y ahora opto por expulsar de mi mente y de mi vida todo pensamiento negativo, destructivo o aterrador.

19 de Abril
        Dentro de mí veo un ser lleno de amor y de belleza. Me infunde seguridad mirar en mi interior.

20 de Abril
        Mi vida y todo lo que me rodea mejoran día tras día. Me voy acercando a mi mayor bien.

21 de Abril
        Cuando creo paz, equilibrio y armonía en mi mente, eso es lo que encuentro en mi vida.

22 de Abril
        Todos somos una familia, y el planeta es nuestro hogar.

23 de Abril
        Me concentro en pensamientos positivos porque las ideas que tengo y las palabras que digo crean mis experiencias.

24 de Abril
        Me siento eufórico de felicidad, en armonía con la totalidad de la vida.

25 de Abril
        En mis relaciones siempre hay una maravillosa armonía. La persona a quien ahora busco también me busca.

26 de Abril
        Utilizo mi poder con acierto. Soy fuerte. Estoy a salvo. Todo está bien.

27 de Abril
        La Vida me sustenta en cada tramo del camino. De la forma más completa y reconfortante, me alimenta, me viste, me proporciona hogar y cariño.

28 de Abril
        Siento una energía desbordante. Me siento lleno de vida y dinamismo.

29 de Abril
        El Universo apoya plenamente todo lo que elijo pensar y creer. Pienso cosas positivas.

30 de Abril
        Soy una persona digna de amor. Soy un ser maravilloso. Soy amado.


---------

El frasco de la gratitud y la felicidad.

No hay descripción de la foto disponible.



Es ideal para hacer tanto individualmente como en familia. Eliges o eligen un frasco grande de cristal. Será el frasco de la gratitud y felicidad. Puedes escribirlo con rotulador y colocarlo en un lugar visible de la casa. 
Cada día, tendrás que escribir lo mejor que te pasó durante ese día y apuntarlo en un papel. Pueden ser cosas sencillas. Una palabra amable, una sonrisa o un examen que salió mejor de lo esperado, un momento compartido con alguien, etc... Me siento tan feliz y agradecida hoy que… Al escribirlo, se grabará en el cerebro aunque no nos demos cuenta. Se dobla el papel y se introduce en el frasco. 
Cuando el frasco ya esté lleno, se sacan los papeles y se leen todos los agradecimientos de cada dia. 
Aprenderás a reflexionar sobre las cosas buenas que te ocurren a lo largo del día. A focalizar en lo positivo por lo que agradecer y apreciar esos pequeños detalles que a menudo pasan desapercibidos. Cada vez escribes algo agradable que te pasó, lo recordarás. El cerebro recuerda antes las cosas negativas porque la angustia hace que le demos vueltas una y otra vez. Las cosas positivas pasan desapercibidas. Sin embargo, al escribirlas y al volverlas a leer poco después, quedarán fijadas en el recuerdo. 
Aprenderás a diferenciar los problemas pequeños de los realmente importantes. 
Aprenderás a ser agradecido y verás como al agradecer y centrarte en esto todos los días atraerás mas por lo que agradecer porque en aquello que ponemos atención es lo que crece y se multiplica. Seguramente descubrirás todas las bendiciones que tienes en tu vida.

El miedo a sufrir es peor que el propio sufrimiento





Ciertamente el estado del sufrimiento puede ser uno de los menos deseables a lo largo de nuestra vida, del que lamentablemente pocos se escapan… Sin embargo un estado que podríamos considerar peor que el sufrimiento viene dado por el miedo a atravesar cualquier tipo de sufrimiento.

El miedo tiene como característica principal castrar y limitar, cuando se trata de sentir miedo al sufrimiento nos vemos forzados a suprimir nuestros sentimientos, a evitar experiencias que potencialmente podrían ser fuente de dolor, en caso de que algo distinto a lo que queremos pasase, intentamos no encariñarnos o vincularnos demasiado a nuestros afectos e intentamos encerrar nuestro corazón, nuestros sueños e ilusiones en una cámara de protección donde nada pueda afectarles.
Evitando sufrir, evitamos amar, evitamos vivir y así vamos apagando todos los motores que se encargan de movernos como seres humanos, no nos arriesgamos ni apostamos nada, porque la simple idea de la sensación de pérdida nos genera poner en circulación la adrenalina típica del miedo, que no actúa en este caso para que nos enfrentemos a nuestros retos, sino para que huyamos de esa situación que amenaza nuestro mundo, bastante poco tolerante a la idea del dolor.
Ciertamente en la vida nos veremos muchas veces envueltos en situaciones nada gratas, donde se nos doblen las fuerzas, donde la esperanza se haga lejana, donde dudemos hasta de nuestras capacidades, pero son las situaciones que nos ponen cara a cara ante el sufrimiento las que nos fortalecen, las que nos hacen conocernos, hacernos conscientes de lo que somos capaces…

Y sí, no resulta agradable, la satisfacción por salir airoso normalmente la podemos apreciar mucho tiempo después. Pero dejar de vivir experiencias que podrían inclusive ser las mejores de nuestras vidas, por miedo a que algo no resulte como lo esperamos y nos veamos expuestos al dolor, es como no querer comernos un rico postre por temor a que afectemos nuestro sistema digestivo… Sí, puede ser que nos caiga mal… Pero también existe la posibilidad de que no, y nos hayamos dado un gran gusto… Inclusive, si nos hace sentir mal, muchas veces ese dulce sabor habrá valido la pena…


Abrazos, el alimento emocional indispensable para los niños



Desde los primeros días de nacido, los niños necesitan sentir la cercanía y el amor de sus padres. Los abrazos son una forma de estrechar ese vínculo emocional, a la vez que les hacen sentirse más seguros y protegidos. El simple hecho de estrecharlos entre los brazos puede calmarles cuando están llorando, aliviar el malestar si están enfermos y ayudarles a liberar sus miedos y ansiedades.




¿Qué sucede cuando abrazamos a los niños?
Los abrazos no solo tienen un componente emocional sino también fisiológico. Cuando abrazamos a los niños se activan los corpúsculos de Pacini, unos receptores de presión que se localizan en su piel y que se comunican directamente con el nervio vago. En ese momento, el contacto físico les hace sentir bien ya que este nervio, que se conecta a su vez con las fibras nerviosas que terminan en los pares craneales, participa en la regulación de muchas de las funciones clave del organismo, como la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea.

Los abrazos también estimulan la producción de dopamina a nivel cerebral, un neurotransmisor conocido como la hormona del placer que, en altas concentraciones, genera una sensación de satisfacción agradable capaz de reducir la tensión y el estrés. Asimismo, incrementan la producción de oxitocina, más conocida como la hormona del amor, la cual permite estrechar el vínculo emocional entre padres e hijos, a la vez que fortalece la confianza entre ambos.



Tres beneficios de abrazar a los niños


1. Fortalece su autoestima

La Organización Mundial de la Salud reconoce que los abrazos son una buena estrategia para fortalecer el vínculo afectivo con los más pequeños de casa y estimular su desarrollo emocional. De hecho, numerosos estudios han encontrado que el contacto físico durante los primeros meses de vida es fundamental para la formación del carácter, a la vez que influye en el desarrollo de la personalidad y sobre todo, en la consolidación de la autoestima y la autovaloración.

2. Contribuye a la formación de su imagen corporal

Los abrazos también contribuyen a la formación de la imagen corporal en los niños. Según una investigación realizada en el University College of London, esto se debe a que los abrazos proporcionan sensaciones táctiles que a su vez, generan una serie de señales propioceptivas a nivel cerebral, las cuales no solo crean vivencias agradables sino que también les ayuda a descubrir su cuerpo y a consolidar la imagen corporal que ya se han formado.


3. Les ayuda a relajarse

Se ha demostrado que los abrazos tienen un enorme efecto relajante y tranquilizador que ayuda a paliar el llanto y reconforta a los niños. La explicación llega de la mano de un estudio realizado en el Advanced Telecommunications Research Institute International, en Kioto, en el que se encontró que los abrazos reducen de forma considerable los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Ello explica por qué abrazar a los pequeños les ayuda además a aliviar el dolor y a conciliar el sueño más rápido.

¿Cuántos abrazos diarios necesitan los niños?

Virginia Satir, una psicoterapeuta familiar, afirma: “Necesitamos 4 abrazos al día para sobrevivir, 8 abrazos para mantenernos y 12 abrazos para crecer”. De esta manera, los niños necesitarían una media de 12 abrazos por día para crecer de forma saludable. Sin embargo, es importante tener en cuenta que se trata solo de una cifra aproximada, en realidad la cantidad de abrazos diarios que les damos a nuestros hijos no debería estar condicionada por un número en particular.

Los abrazos son una forma particularmente cercana de demostrarles a los niños nuestro cariño y amor hacia ellos, por lo que cuantas más veces les abracemos más estrecho será ese vínculo emocional. Puede que haya días en los que no les demos exactamente 8 o 12 abrazos, pero habrá otras ocasiones en las que quizá sobrepasemos esa cifra. Lo más importante no es la cantidad de abrazos en sí, sino el hecho de asegurarnos que reciban una dosis cotidiana de abrazos que les haga sentirse seguros y queridos.

https://www.etapainfantil.com