LA MADRE NATURALEZA ENSEÑA EL CAMINO A SUS ORÍGENES.





Debemos reconocer que la madre Naturaleza, nos enseña el camino a nuestro Origen, la salida de la prisión de nuestras mentes.
Perdidos en el hacer, en el pensar, en el recordar, en el anticipar....
olvidamos lo que las montañas, los bosques y nuestros hermanos animales, siempre nos han enseñado.
Nos hemos olvidado de ser...
de ser nosotros mismos..
de estar en silencio,
de estar donde esta la Vida..
sólo en el Aquí y Ahora.

Si nos concentramos en una piedra, un árbol o un animal, se nos transmitirá algo de su Esencia.
Caminemos descalzos, sintiendo las hierbas, las piedras, el agua en las plantas de nuestros pies, vivámoslo plenamente,y escuchemos en nuestro cuerpo como opera una inteligencia mayor que la mente humana, la misma inteligencia que lo sustenta todo en la Naturaleza.
Seamos conscientes de nuestro propio campo energético interno, sintamos la vida, la presencia que lo anima todo, el misterio sagrado.
La mente reduce la naturaleza a un bien de consumo, a un medio de conseguir beneficios, conocimiento, o algún otro propósito práctico..
Vivamos la Naturaleza con nuestro corazón, observemos amando...sea un animal, una flor, un árbol, y sepamos que, cada uno de ellos es él mismo...y eso tiene una enorme dignidad, inocencia, santidad...
En el momento en que miramos la vida más allá de las etiquetas mentales, sentimos todo en su auténtica dimensión, que no puede ser comprendida por el pensamiento, y esa Armonía, además de compenetrar la totalidad de la naturaleza, también esta dentro de nosotros y ese es el modo de poder llegar a percibirla.
Se produce entonces, un cambio de conciencia que nos permite pasar del mundo conceptual del pensamiento a lo Real de la conciencia incondicionada.
Que la Naturaleza nos enseñe entonces a reconectarnos con nuestro Ser, sea por medio de nuestros compañeritos de viaje, unas macetas en el balcón o la posibilidad de estar en medio del campo !! 

@saiku



No hay comentarios:

Publicar un comentario