BENEFICIOS Y PROPIEDADES Y PRODUCTOS DERIVADOS DE LA SOJA


Aunque cada cierto tiempo se pone de moda un producto de naturaleza como un súper alimento tan beneficioso para la salud que es casi milagroso, ten en cuenta que en este mundo no existe tal cosa. La soja, hace aproximadamente diez años, era considerada casi como la panacea para todos los males. Se fue incorporando a los estantes de todos los supermercados para luego volver la mirada a otro producto. En este proceso de adoración absoluta y de olvido del alimento hay muchos matices. Ni es una medicina que sirve para curar desde el cáncer hasta las alergias ni es un alimento más. De hecho, la soja, soya es uno de esos productos básicos en la despensa de cualquier persona que cuida su salud y la de su familia.
La soja o soya es una planta altamente nutritiva perteneciente a la familia de las leguminosas. Tiene un buen contenido en aceites y gran valor proteínico. Además, la soja colabora en la recuperación de los suelos. Debes buscar soja natural, de cultivo biológico y agricultura orgánica. No está muy claro las consecuencias de la manipulación genética continuada en este alimento. Así que es mejor no arriesgarse.
La soja forma parte de la dieta tradicional de buena parte de los países orientales. Se prepara de mil maneras (tofu, miso, en grano, en harina o aceite) y, aunque conocida en Occidente desde antiguo, se ha puesto muy de moda en los últimos años. Eso es debido a sus probadas bondades nutricionales, a su digestibilidad, a su variedad (tanto en productos elaborados como frescos) y, también, a un factor importante, que es, ni más ni menos, su bajo precio.


¡La #soya es un alimento muy #saludable! Descubre sus beneficios dando clic a la imagen.
La soja solo tiene 141 calorías por 100 gramos, así que es apta para las dietas de control de peso. Es rica en:
• Calcio (83 mg), necesario no solo para huesos y tendones, también para los cartílagos, ojos, piel y para mantener un buen tono vita.
• Fibra (61 mg), deficitaria en las dietas actuales ricas en grasas e hidratos de carbono. La fibra favorece la eliminación de los desechos del organismo de manera natural. Por tanto, solo por eso, ya merece la pena incorporar la soja en tu dieta diaria.
• Folato (54 microgramos), imprescindible para el buen funcionamiento cerebral y el sistema nervioso, sobre todo en mujeres embarazadas.
• Hierro (3 mg), tanto que es uno de los productos vegetales más ricos en este micronutriente.
• Potasio (510 mg), otro mineral imprescindible para la salud que impide la deshidratación y el correcto funcionamiento del sistema circulatorio. Su carencia da vértigos y mareos.
• Vitamina E (1,1 mg), una de las más importantes de las llamadas antioxidantes, aquellas que contribuyen a conservar la juventud celular y permiten un buen funcionamiento del organismo.
• Zinc (0,9 mg), mineral también deficitario en las dietas occidentales desnaturalizadas e imprescindible para la buena marcha del sistema nervioso. El cinc o zinc previene depresiones y te ayuda a remontar de los estados de ánimo apáticos o melancólicos.
• Fitoestrógenos en cantidades elevadas. Por eso, es uno de los alimentos favoritos de las mujeres en la menopausia en cualquiera de sus grados o estados.
• Tiene una gran cantidad de proteínas y baja en grasa. Se puede tomar en guiso (las habas enteras), en sándwiches (el tofu), en sopa (miso), en ensalada (tofu y germinados) y en un sinfín de platos de fácil elaboración.

Sana, sana. ¡Entrenando mi colita de rana!
• La soja o soya se ha hecho popular en Occidente por sus propiedades terapéuticas, sobre todo, en la mujer menopáusica. Reduce los sofocos, irritabilidad e insomnio propio en estas edades. Este efecto seguramente está provocado por los estrógenos vegetales presentes en la soja.
• Aunque esta sustancia ( estrógenos) es la causante de algunos tipos de cánceres (mama o próstata), los países con mayor consumo de soja tienen una incidencia mínima en este tipo de dolencia. Si bien se ha achacado este bajo porcentaje de tumores al consumo de soja, al día de hoy, no está claro que se deba a la ingesta elevada de este alimento y es más bien el resultado en sinergia de factores múltiples: genética, dieta completa, baja incidencia de sobrepeso, ejercicio e, incluso, filosofía vital.
• Como todo alimento rico en fibra, la soja es apta para las personas con problemas de estreñimiento.
• La soya ayuda a ralentizar la digestión y, por tanto, reduce la concentración de azúcar en sangre. Contribuye a estabilizar los niveles de energía y es un alimento adecuado para las personas que sufren diabetes.
• Es rica en proteínas. Por eso funciona como sustituto de la carne en las dietas vegetarianas estrictas. Además, las personas acostumbradas a su consumo, como en el caso de las leguminosas, presentan mejores índices de colesterol en sangre. En esencia, cualquier cardiopatía se beneficia del consumo moderado de esta super-legumbre.
Las isoflavonas se extraen de las semillas, ricas en aceites vegetales. Suelen comercializarse en cápsulas y/o perlas como tratamiento para las molestias asociadas a la menopausia. Se ha demostrado su eficacia no solo en la disminución de sofocos, también en un descenso de retención de líquidos, nerviosismo e irritabilidad.
La soja es una legumbre muy rica en ácidos grasos esenciales (omega 3 y omega 6) y contiene muy pocas grasas saturadas. Además, aporta numerosas vitaminas (vitaminas del grupo B, vitamina E), minerales (hierro, calcio, fósforo, potasio y zinc) e isoflavonas.
Dentro de la familia de las leguminosas, la soja es la legumbre con más proteínas de alta calidad, contiene 8 de los 9 aminoácidos esenciales.
100 gramos de este alimento aportan 36g de proteínas, mientras que un filete contiene 22g. Aunque a simple vista parezca que la soja tiene casi el doble de proteínas que la carne, hay que recordar que una ración de legumbres (70g) es menor que lo que comemos en una ración de carne o pescado (150-200g).
Los carbohidratos presentes en la soja son de bajo índice glucémico (elevación de glucosa en sangre). 100g de soja aportan 15,8g de carbohidratos.
Otra de sus propiedades está relacionada con su contenido en fibra: 15,7 gramos de fibra por cada 100 gramos. De esta forma, se trata de un magnífico aliado para combatir o aliviar el estreñimiento, mejorando el tránsito intestinal.

Beneficios de la soja

Beneficios de la soja

1. Reduce el riesgo de desarrollar enfermedad coronaria. Ayuda a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos.
2. En pacientes con hipertensión, ayuda a disminuir la tensión arterial.
3. Es un alimento con un alto valor nutricional, que puede suplir las carencias de la dieta vegetariana.
4. Mejora el tránsito intestinal: su alto contenido en fibra ayuda a combatir el estreñimiento.
5. Consumir regularmente soja ha demostrado que disminuye la incidencia de varios tipos de cáncer, como el cáncer de mama y próstata.
6. Disminuye la pérdida de densidad en los huesos, mejorando la salud ósea.
7. Las isoflavonas que contiene ayudan a reducir los síntomas de la menopausia (sofocos, osteoporosis).

PRODUCTOS DERIVADOS DE LA SOJA



La soja se presenta en una infinidad de formas para preparar y tomar de distintas maneras. Es un alimento versátil que va encontrando un hueco en nuestras vidas.



LECITINA DE SOJA
La soja es oriunda de China donde es un alimento muy popular y base de la cocina tradicional, tal cual sucede en Japón. En occidente se conoce desde el siglo XVIII, pero su consumo se ha extendido en las últimas décadas.
Sus probados beneficios durante la menopausia son aún mayores cuando se trata de la lecitina de soja. Ésta se prepara, como el aceite de oliva, por presión de las semillas. El líquido de color dorado y bastante espeso que resulta de este proceso se decanta para separar, por un lado, el aceite y, por el otro, la lecitina.
La lecitina de soja es extremadamente rica en ácido grasos beneficiosos para la salud, ya que tienen la propiedad de “despegar” el colesterol LDL, conocido comúnmente como “malo”. Además es una fuente importante de vitaminas A, E y fósforo.
La lecitina de soja se presenta en capsulas y en ellas se encuentran concentradas todas las propiedades de este súper alimento. También se comercializa en perlas sueltas para acompañar con las comidas: sopas, ensaladas, cereales de desayuno…




LECHE DE SOJA
Los tres productos “elaborados” de la soja son frecuentes en los mercados occidentales. La leche de soja se utiliza como sustituto de la leche de vaca en las dietas de personas intolerantes a la lactosa. A pesar de sus propiedades nutricionales, su sabor no es muy sofisticado y su consumo está siendo suplantado por la deliciosa leche de avena.



Tofu
El tofu es una especie de queso elaborado a partir de la leche de soja con el añadido  Para su consumo, primero hay que hidratarla, ya que viene seca y deshidratada. La hidratación mejorará su digestibilidad y textura. Se puede hidratarse con agua o un caldo de verduras, 2,5 veces el peso de la proteína de soja. Puedes añadir al líquido, salsa de soja o especias. Necesita 20-30 minutos para hidratar. Una vez hidratada, escurre el agua sobrante para utilizarla
de cloruro de calcio que actúa como fijador. Es uno de los alimentos con mayor contenido en calcio. Una ración de 100 gramos aporta aproximadamente la mitad necesaria a diario para todos los grupos de edad. Su sabor suave va divinamente en los sándwiches mezclado con lechuga y tomate. Ni que decir tiene que conserva todas las propiedades beneficiosas para la salud (casi medicinales) que los granos de esta legumbre.



SOJA GERMINADA
La soja germinada se puede preparar, incluso, en casa aunque se vende en supermercados corrientes. Se utiliza en ensaladas mezclada con una gran variedad de ingredientes. Hay que consumirla con rapidez. También sirve como acompañante de platos de verdura, arroz y en sopas. Busca productos que estén libres de pesticidas y, por supuesto, de manipulación genética. Además, la soja germinada presente los mismos micronutrientes que las habas de soya pero multiplicados, a veces, hasta por diez. Por eso, es uno de súper alimentos que debes incorporar a tu dieta diaria.


Preparación de la soja
Como otras legumbres (garbanzos, lentejas o judías), la soja se debe poner en remojo la noche antes, aunque con cinco horas será suficiente. Doblan su volumen con esta operación.
Hay que cocerlas, al menos, una hora y media (un poco menos en la olla rápida) con un poco de sal. Una vez blandas, puedes utilizarla como base de ensalada mezclada con pepinos, tomates, pimientos, huevo duro, sal, aceite y picado de perejil.
Si lo prefieres, la soja también puede guisarse. Se puede acompañar con verduras de la huerta (guisantes, judías verdes o calabaza) y también mezclarse con arroz. El sazonado con cúrcuma o azafrán aportará sabor y, también, un bonito color.

A pasta de soja fermentada, essencial à culinária japonesa, tem muito mais usos do que você imagina. Com sabor intenso, complexo e ingredientes variados, ela está avançando por diversas cozinhas, além das orientais, incluindo a brasileira


SOJA FERMENTADA (MISO)
La fermentación es la forma más antigua conocida de la biotecnología alimentaria. El proceso de fermentación tradicional tiene varias funciones, incluyendo el enriquecimiento de los sustratos de alimentos con proteínas, aminoácidos esenciales, ácidos grasos esenciales, vitaminas, poliaminas, carbohidratos, antioxidantes y fitoesteroles.
Los productos no fermentados de la soya contienen altos niveles de ácido fítico (fitato), que contiene propiedades anti-nutritivas, que se ha demostrado que bloquean la absorción de nutrientes vitales, tales como el calcio. El ácido fítico se une también con ciertos nutrientes, como hierro, que inhiben su absorción.
Por otro lado, la soya fermentada tiene una mejor biodisponibilidad de hierro y cobre, por lo que otorga más nutrientes. Con la fermentación se detiene el efecto del ácido fítico y aumenta la disponibilidad de las isoflavonas (una clase de compuestos orgánicos, a menudo en la naturaleza) que los científicos dicen que reduce el riesgo de cáncer. Muchos estudios han demostrado que la soya fermentada ayuda a prevenir muchas enfermedades, incluyendo algunas enfermedades cardíacas.
La fermentación también crea los probióticos, las bacterias "buenas" para el cuerpo, como los lactobacilos, que aumentan la cantidad, disponibilidad, digestibilidad y asimilación de nutrientes en el cuerpo.
Los japoneses, con su consumo extensivo de productos de soya fermentados, como el miso y el natto, junto con alimentos complementarios como el jengibre, las hierbas del océano y el té verde, tienen la "esperanza de vida más saludables", la mayor mundialmente.
Un estudio de un producto de soya fermentado que participa en la comida tradicional japonesa, el miso, concluyó que su consumo determinaba un menor número y tasa de crecimiento de los cánceres. Los investigadores también encontraron que no era la presencia de algún nutriente específico que se fermenta junto con la pasta de soja, sino que la fermentación, la que causaba los beneficios para la salud.
El Natto tiene beneficios similares para la salud, poseyendo la mayor actividad fibrinolítica (capacidad de disolver coágulos) de los 200 alimentos producidos en todo el mundo, previniendo los ataques cardíacos, derrames cerebrales y la demencia. Además contiene vitamina nutrientes que ayudan a prevenir enfermedades como la osteoporosis y el cáncer de mama.

 Cómo cocinar con soja texturizada | Gastronomía Vegana
SOJA TEXTURIZADA
La proteína texturizada de soja, es una proteína vegetal que se obtiene a base de harina o concentrado de soja de la que se extrae la proteína y posteriormente se le da textura. Por lo tanto, resulta un sustitutivo de una ración de proteína para aquellos que no consumen o han reducido el consumo de proteína animal (carne, pescado, marisco o huevo). A nivel nutricional la soja texturizada tiene un alto contenido en proteínas (100g de soja texturizada aporta 20-21 g de proteina) y bajo en grasas.
Se encuentra en el mercado con distintas formas y tamaños. Las más comunes son la soja texturizada fina, soja texturizada gruesa y filetes de soja texturizada. Una ración de soja texturizada podría ser de 40-50g en crudo. Todo dependerá de las necesidades de cada persona.
Se conoce como la «carne picada vegana«. Para mí, es una de las proteínas vegetales más versátiles que hay para cocinar e incluir en nuestros platos. Puedes cocinarla tipo «carne picada» salteada con verduras, tipo salsa boloñesa, cómo relleno de muchos platos (berenjenas o calabacín rellenos…).

No hay comentarios:

Publicar un comentario