Cuando ordeno afuera, ordeno adentro.



En el fondo de todas las almas hay tesoros escondidos que sólo el amor puede descubrir.


Cuando ordeno afuera, ordeno adentro. 

Cuando me desprendo de objetos que hace tiempo no uso, muevo mucho dentro, pues toda esa energía que estaba estancada la empiezo a mover y pueden aparecer mareos, confusión, miedo porque también me estoy desprendiendo de etapas, de recuerdos de momentos vividos que pueden haber sido agradables pero que ya cumplieron su ciclo. 
También me desprendo de creencias viejas, a veces creencias familiares que no sabía que estaban tan instaladas allí a través de símbolos como cadenas, cruces, alianzas, objetos que pasan de generaciòn en generaciòn y permanecen guardados en cajas amarillentas etc... 
A veces nos cuesta tanto que no lo podemos hacer solos, es mucho y no sabemos por dónde comenzar, por eso necesitamos de alguien práctico que nos ayude y nos anime sin sentimentalismos a desprendernos de aquello que nos cuesta soltar aunque ya no lo usemos. (A mi me encanta acompañar a otros en ese proceso jejejeje). Y esa energìa estancada comienza a circular, esos objetos tomaràn un nuevo destino, en otros hogares, en otras manos donde comenzaràn a tener vida nuevamente, más leves, sin tanta carga emotiva ni recuerdos, es como si volvieran a nacer..
Cuando ordeno y descarto lo que hace tiempo no uso, también estoy haciendo espacio para que lo nuevo llegue y ocupe lugares que antes estaban llenos, por eso no llegaba lo nuevo. 

Por eso es tan removedor como liberador ordenar, limpiar aquellos lugares donde hace tiempo no nos detenemos, seguro que al final sentirás un aire leve que inunda todo el espacio a tu alrededor.
Cecilia Vàzquez
macevaz@hotmail.com
Biodescodificaciòn y Estudio del Àrbol Genealògico


SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario